Nos “vacunan” con Covid. La realidad desnuda a la perversa manipulación

¿Protección o abuso infantil?

Argentina, diciembre 16 de 2021 • Norberto Finocchio • Actualizando los datos de la pandemia en Argentina para sacar conclusiones. Muertos informados en dos años: 116.000. Discriminemos por edad. Pongo números absolutos y entre paréntesis el porcentaje de muertos en cada franja etaria sobre el total:

Edad   Fallecidos       Porcentaje

+ 60:    92.000             (80.0 %)

40/59: 19.000             (17.0 %)

20-39:    3.000             (  2,6 %)

– 20:          400             (  0,3 %)

Ahora veamos el porcentaje de población de cada franja etaria sobre el total de la población (45 millones). Pongo el porcentaje entre paréntesis y el número absoluto al lado:

Edad   Cantidad     Porcentaje

+ 60:      7.100.000 (15,5 %)

40/59: 10.200.000 (22,5 %)

20-39:  13.500.000 (30,0 %)

– 20:     14.200.000 (32,0 %)

Ahora podemos  calcular la tasa de mortalidad para cada franja etaria, dividiendo la cantidad de muertos en cada franja por el total de la población de cada franja. Esto es fundamental para conocer de qué manera ataca el virus. Un ejemplo extremo: si todos los muertos fueran personas de más de 90 años, habría que proteger a las personas mayores de 90 años, y no tendría sentido cerrar las escuelas. Si todos los muertos fueran niños en edad escolar habría que concentrarse en la protección de las escuelas, sin que sea necesario aislar a los geriátricos.

Veamos la tasa de mortalidad para cada franja etaria:

Edad   Porcentaje

+ 60:    1,31 %

40/59: 0,19 %

20-39:  0,02 %

– 20:     0,002 %

Esto significa que de cada 100 personas de más de 60 años muere 1,31. Más claro: mueren 13 cada 1.000, o  131 cada 10.000 (el terrorismo mediático calcula “por millón” para generar la creencia de que hay más muertos).

En el otro extremo, cada 100 menores de 20 años mueren 0,002. O sea, 2 cada 100.000. Esta información es más precisa que calcular la mortalidad para la población total, sin discriminar por edad, que es 0,25% (mueren 25 cada 10.000 afectados).

Veámoslo de otra manera. En vez de calcular qué porcentaje muere, calculemos qué porcentaje no muere:

Edad   Porcentaje

+ 60:     98,69 %

40/59:  99,81 %

20/39:  99,98 %

– 20:      99,99 %

Habría que afinar más el análisis. Por ejemplo, la mayoría de los muertos menores de 20 años padecía graves enfermedades subyacentes en el momento de infectarse. Este también es un dato fundamental para determinar el tipo de medidas a adoptar para enfrentar una pandemia. Y, desde luego, la ponderación de los efectos de la pandemia no puede hacerse sin considerar los efectos de la cuarentena, que también pueden medirse en términos de muertes ocasionadas por el encierro.

Y no hay que olvidar esto: los datos son de los años 2020/21, es decir, de dos años y no de uno sólo, como se miden las tasas de mortalidad o natalidad.

A partir de esto, debemos hacernos muchas preguntas, entre ellas, estas:

¿Se justifica el cierre de escuelas dura te un año?

¿Se justifica el cierre de universidades durante dos años?

¿Por qué aislar a los sanos en vez de proteger diferenciadamente a los ancianos?

¿Es necesario inyectar a niños, que no corren riesgo de vida por el Covid, con una vacuna todavía en etapa experimental?

Datos para poder pensar con nuestras cabezas y evitar que el poder globalizado piense por nosotros.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.