Recordando a Ernesto Ceballos (1928-2000)

HISTÓRICO MILITANTE DE LA IZQUIERDA NACIONAL

Socialismo Latinoamericano • Izquierda Nacional

Este 16 de abril se cum­plen 14 años del fa­lle­ci­mien­to del com­pa­ñe­ro Er­nes­to C. Ce­ba­llos, uno de los fun­da­do­res de la Iz­quier­da Na­cio­nal en Ar­gen­ti­na.

Así lo des­pe­día, en el ya le­jano in­vierno del año 2000, la re­vis­ta Cau­ces, di­ri­gi­da por el re­cor­da­do com­pa­ñe­ro Al­ber­to Guer­be­rof:

“Ce­ba­llos había na­ci­do en 1928 y desde muy joven se in­te­gró a las filas del Par­ti­do So­cia­lis­ta, del que sal­dría a fines de los años ‘40 para su­mar­se a esa gran co­rrien­te de ideas que cons­ti­tu­yó la Iz­quier­da Na­cio­nal. En ella, fue uno de los se­gui­do­res de la ten­den­cia que en­ca­be­zó Au­re­lio Nar­va­ja. Como tal, mi­li­tó al lado de hom­bres como Hugo Syl­ves­ter, En­ri­que Ri­ve­ra e Ig­na­cio Cor­ne­jo. Con este úl­ti­mo co­la­bo­ró en la edi­ción de la re­vis­ta ‘Po­lí­ti­ca’, que se ali­men­ta­ba de los pun­tos de vista del le­gen­da­rio pe­rió­di­co ‘Fren­te Obre­ro’, el pri­me­ro en dar una in­ter­pre­ta­ción co­rrec­ta del en­ton­ces in­com­pren­si­ble -para la iz­quier­da- fe­nó­meno del Pe­ro­nis­mo.

Fue siem­pre fiel a las tesis ini­cia­les del Grupo Fren­te Obre­ro y casi so­li­ta­ria­men­te desde Cór­do­ba, úni­ca­men­te en re­la­ción dis­ci­pu­lar con Nar­va­ja —a quien vi­si­ta­ba con re­gu­la­ri­dad—. No de­ca­yó nunca en su in­te­rés por las cosas de la Pa­tria La­ti­noa­me­ri­ca­na y sus tra­ba­ja­do­res. Or­ga­ni­zó un efí­me­ro Ate­neo Ge­ne­ral San Mar­tín allá por 1970, co­la­bo­ró con va­rias re­vis­tas po­lí­ti­cas, se acer­có al Fren­te de Iz­quier­da Po­pu­lar (FIP) li­man­do sus as­pe­re­zas con Jorge Abe­lar­do Ramos en los se­ten­ta y es­cri­bió gran can­ti­dad de fo­lle­tos y li­bros que edi­ta­ba casi ar­te­sa­nal­men­te, en una es­for­za­da tarea de mi­li­tan­cia in­te­lec­tual. El FIP le pu­bli­có dos de sus li­bros: ‘His­to­ria po­lí­ti­ca del mo­vi­mien­to obre­ro ar­gen­tino’ y ‘Las fuer­zas ar­ma­das ar­gen­ti­nas’.

Vis­tas con la pers­pec­ti­va de los años, las di­fe­ren­cias y afi­ni­da­des que nos ale­ja­ban y acer­ca­ban pe­rió­di­ca­men­te a la fi­gu­ra de Er­nes­to Ce­ba­llos, se nos apa­re­cen como ni­mias y como pro­duc­to de una época sig­na­da por cier­to sec­ta­ris­mo, in­gre­dien­te éste que tanto daño nos ha cau­sa­do, pero que pa­re­ce hasta cier­to punto his­tó­ri­ca­men­te inevi­ta­ble. Ramos lo com­pren­dió tar­día­men­te al acer­car­se a Nar­va­ja, y Ce­ba­llos al acer­car­se a Ramos.

Pero lo im­por­tan­te ahora es res­ca­tar de Ce­ba­llos su fi­gu­ra de lu­cha­dor in­do­ble­ga­ble, de miem­bro lú­ci­do de la in­te­li­gen­cia cor­do­be­sa so­cia­lis­ta na­cio­nal, de in­te­gran­te por de­re­cho y de­ci­sión pro­pios del mo­vi­mien­to na­cio­nal, al que se man­tu­vo fiel hasta su úl­ti­mo alien­to, sin esos de­cai­mien­tos teó­ri­cos que sue­len ser el dis­fraz de las peo­res ca­pi­tu­la­cio­nes. Su fir­me­za ideo­ló­gi­ca, cons­ti­tui­da en su ju­ven­tud, lo man­tu­vo a salvo de ellas. Er­nes­to Ce­ba­llos fue uno de los nues­tros, un mi­li­tan­te de la causa na­cio­nal y po­pu­lar, y por ello lo re­cor­da­re­mos siem­pre”.

Sólo res­ta­ría agre­gar a las pa­la­bras pre­ce­den­tes que en los duros años 90, cuan­do el me­ne­mis­mo oca­sio­nó un daño ma­yúscu­lo no sólo al mo­vi­mien­to po­pu­lar en ge­ne­ral, sino es­pe­cí­fi­ca­men­te al so­cia­lis­mo de la Iz­quier­da Na­cio­nal, coop­tan­do a mu­chos de su cua­dros mi­li­tan­tes (em­pe­zan­do por el pro­pio Jorge Abe­lar­do Ramos), Ce­ba­llos se man­tu­vo digno y en­te­ro, y man­tu­vo con com­pa­ñe­ros de So­cia­lis­mo La­ti­noa­me­ri­cano —ex­pre­sión mi­li­tan­te de nues­tra co­rrien­te du­ran­te esa se­gun­da “dé­ca­da in­fa­me”— un fra­ter­nal in­ter­cam­bio de ideas.

Com­pa­ñe­ro Ce­ba­llos: ¡hasta siem­pre!

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.