Pienso, luego estorbo

Daniel N. Moser

Pa­re­ce que la elec­ción pre­si­den­cial de 2012 ya se reali­zo. Mu­chos sos­tie­nen desde hace tiem­po que “el PRI re­gre­sa­rá en 2012 a Los Pinos”. Al­gu­nos se es­pan­tan por­que des­pués de “aca­bar con se­ten­ta años de PRI” en el año 2000, sería un “re­tro­ce­so”. Pero ¿se acabó en el 2000 con se­ten­ta años de PRI? ¿Todo lo que el PRI hizo en se­ten­ta años fue ne­ga­ti­vo? ¿Exis­te un solo PRI?

Desde hace apro­xi­ma­da­men­te 30 años, cuan­do se im­pu­so en el mundo y en Mé­xi­co el neo­li­be­ra­lis­mo –que es una ideo­lo­gía, no sim­ple­men­te una co­rrien­te eco­nó­mi­ca–, los par­ti­dos po­lí­ti­cos se han ve­ni­do trans­for­man­do en fran­qui­cias co­mer­cia­les. Po­lí­ti­cos “pro­fe­sio­na­les” se pos­tu­lan a car­gos de elec­ción po­pu­lar para re­pre­sen­tar a la ciu­da­da­nía, pero no ter­mi­nan de asu­mir el cargo cuan­do se ol­vi­dan de sus elec­to­res, si es que al­gu­na vez los con­si­de­ra­ron se­ria­men­te. En los he­chos, res­pon­den en blo­que a los in­tere­ses de quie­nes con­tro­lan la fran­qui­cia, no a los de quie­nes se su­po­nen re­pre­sen­ta­rían.

Las cam­pa­ñas tie­nen un abru­ma­dor per­fil mer­can­ti­lis­ta, con fra­ses con­ven­cio­na­les, caras son­rien­tes y poca sus­tan­cia que de­ba­tir. Este fe­nó­meno es la razón de fondo por la cual la gran ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía des­pre­cia y re­pu­dia a “los po­lí­ti­cos” y, por re­la­ción di­rec­ta –aun­que erró­nea e in­jus­ta– a la po­lí­ti­ca, pero po­lí­ti­cos y po­lí­ti­ca son cosas muy dis­tin­tas.

Sin en­trar al te­rreno de las dis­qui­si­cio­nes se­mán­ti­cas, di­ga­mos que los po­lí­ti­cos esen­cial­men­te somos todos los ciu­da­da­nos (abo­ga­dos, amas de casa, al­ba­ñi­les, doc­to­res, in­ge­nie­ros, es­tu­dian­tes, cam­pe­si­nos…). Te­ne­mos el de­re­cho y la obli­ga­ción de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te de los asun­tos de la so­cie­dad en que vi­vi­mos, par­ti­ci­pa­ción que no debe li­mi­tar­se al voto. Los co­no­ci­dos como po­lí­ti­cos “pro­fe­sio­na­les” –al menos la abru­ma­do­ra ma­yo­ría–, son em­plea­dos pri­vi­le­gia­dos de las fran­qui­cias.

 

La fut­bo­li­za­ción de la po­lí­ti­ca

Hay quie­nes se iden­ti­fi­can con un par­ti­do po­lí­ti­co como si fuese un equi­po de fut­bol. Algún día se hi­cie­ron sim­pa­ti­zan­tes o fa­ná­ti­cos del Cruz Azul, o del Atlas, o del Amé­ri­ca y lle­van la ca­mi­se­ta pe­ga­da a la piel, su­ce­de así en casi todo el mundo, es raro quien cam­bie de equi­po. Así ac­túan mu­chos en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca, algún día se iden­ti­fi­ca­ron con el PRI, el PAN o el PRD… pero el fut­bol y la po­lí­ti­ca son asun­tos muy dis­tin­tos.

Esta ac­ti­tud es pro­mo­vi­da y apro­ve­cha­da por las fran­qui­cias para con­so­li­dar lo que lla­man su “voto duro”. A ello se suma el voto opor­tu­nis­ta, por ne­ce­si­dad o co­mo­di­dad. No menos im­por­tan­te es el abs­ten­cio­nis­mo, re­sul­ta­do de dos fe­nó­me­nos: el des­pre­cio por la po­lí­ti­ca y la ig­no­ran­cia. Entre pa­rén­te­sis, el abs­ten­cio­nis­mo es ig­no­ra­do elec­to­ral­men­te pero juega un papel im­por­tan­tí­si­mo y debe ser con­si­de­ra­do se­ria­men­te a la hora del aná­li­sis po­lí­ti­co.

El voto sin sus­ten­to e in­du­ci­do por la mer­ca­do­tec­nia así como el abs­ten­cio­nis­mo, tie­nen su prin­ci­pal fun­da­men­to en la ig­no­ran­cia, que no es un fe­nó­meno ca­sual. No fal­tan re­cur­sos para in­ver­tir en edu­ca­ción, exis­te una po­lí­ti­ca de­li­be­ra­da por man­te­ner a am­plios sec­to­res so­cia­les –sin dis­tin­ción de nivel so­cio­eco­nó­mi­co– en la ig­no­ran­cia. Es desde las aulas y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va que se im­pul­sa esta po­lí­ti­ca de des­in­for­ma­ción co­lec­ti­va. Aquí cabe mo­di­fi­car la ce­le­bre frase de De­car­tes “pien­so, luego exis­to”, por la más apro­pia­da al caso que nos re­fe­ri­mos de “pien­so, luego es­tor­bo”.

Una mi­ra­da su­per­fi­cial al sis­te­ma par­ti­do­crá­ti­co nos per­mi­te com­pro­bar que efec­ti­va­men­te los par­ti­dos po­lí­ti­cos fun­cio­nan no con base en pre­mi­sas ideo­ló­gi­cas sino de in­tere­ses par­ti­cu­la­res. El mismo día, un par­ti­do com­par­te con otro la bo­le­ta en una elec­ción mu­ni­ci­pal y con un ter­ce­ro en una es­ta­tal. Otro, o el mismo, com­par­te la bo­le­ta con un par­ti­do en una elec­ción pre­si­den­cial y con otro muy dis­tin­to en la si­guien­te. No hay com­pro­mi­sos ideo­ló­gi­cos, sino com­po­nen­das por in­tere­ses par­ti­cu­la­res o de grupo. Los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos y de la na­ción sólo se men­cio­nan en cam­pa­ña elec­to­ral.

Es po­si­ble que al­guien des­cu­bra que la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca con la cual se iden­ti­fi­có, en algún mo­men­to aban­do­na o trai­cio­na la ideo­lo­gía y los prin­ci­pios que ese al­guien com­par­te, y en­cuen­tre que ahora es otra la or­ga­ni­za­ción que sí los re­pre­sen­ta. Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, en tal si­tua­ción cam­biar de par­ti­do re­sul­ta con­gruen­te, la­men­ta­ble­men­te no es lo que su­ce­de en la ma­yo­ría de los casos, menos aún con los po­lí­ti­cos “pro­fe­sio­na­les”.

 

Va­rios par­ti­dos en un mismo par­ti­do

La trans­for­ma­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en fran­qui­cias ha pro­pi­cia­do que en su seno se ge­ne­ren di­fe­ren­cias que nos per­mi­ten ha­blar de va­rios par­ti­dos den­tro de un mismo par­ti­do. No se trata de di­fe­ren­cias me­no­res, in­clu­so en oca­sio­nes sec­to­res de un par­ti­do tie­nen más coin­ci­den­cias con al­gu­nos de otros par­ti­dos que del pro­pio. Este es un fe­nó­meno ca­rac­te­rís­ti­co del sis­te­ma par­ti­do­crá­ti­co. Los ejem­plos so­bran y las ali­nea­cio­nes de se­na­do­res en la dis­cu­sión de la lla­ma­da Ley Te­le­vi­sa fue re­ve­la­do­ra.

¿Cuán­do ha­bla­mos del PAN, ha­bla­mos del de Ma­nuel Gómez Morín y Luis Cal­de­rón Vega, o el de Vi­cen­te Fox y Fe­li­pe Cal­de­rón Hi­no­jo­sa? ¿Cuán­do ha­bla­mos del PRD, ha­bla­mos del de Cuauh­te­moc Cár­de­nas y He­ber­to Cas­ti­llo, o el de Jesús Or­te­ga y Car­los Na­va­rre­te? ¿Cuán­do ha­bla­mos del PRI, ha­bla­mos del de Lá­za­ro Cár­de­nas (aún no se lla­ma­ba PRI), del de López Por­ti­llo o del de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y En­ri­que Peña Nieto?

Si no que­re­mos per­so­na­li­zar ¿Ha­bla­mos del PRD que nació con el pro­pó­si­to de fo­men­tar la de­mo­cra­cia po­pu­lar o del que hoy se de­ba­te en dispu­tas que lo tie­nen siem­pre al borde de la es­ci­sión? ¿Ha­bla­mos del PAN que nació que­rien­do aca­bar con la he­ge­mo­nía del PRI, o del que hoy ha hecho suyos todos los vi­cios de par­ti­do al cual se pro­pu­so qui­tar del poder? ¿De cuál PRI ha­bla­mos, el del Desa­rro­llo Es­ta­bi­li­za­dor que du­ran­te vein­te años per­mi­tió un cre­ci­mien­to pro­me­dio anual del PIB del 6%, o el de los úl­ti­mos 30 años, que por su cuen­ta o alia­do al PAN, ins­tau­ró y con­so­li­do la ideo­lo­gía neo­li­be­ral en Mé­xi­co, con las con­se­cuen­cia co­no­ci­das?

 

Julio de 2012

Prác­ti­ca­men­te de­fi­ni­dos los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca para el pe­río­do 2012-2018, mu­chos dan por hecho que el PRI re­gre­sa­rá a Los Pinos aban­de­ra­do por En­ri­que Peña Nieto. Re­sul­ta aven­tu­ra­da tal con­clu­sión. ¿Cómo estar se­gu­ros de lo que habrá de su­ce­der en julio de 2012?, si hace unas se­ma­nas el PRD y sus alia­dos es­ta­ban al borde de la di­vi­sión y el PRI se mos­tra­ba con­so­li­da­do en la uni­dad tras su más firme can­di­da­to, y hoy, son el PRD y sus alia­dos los que se mues­tran uni­dos (al menos en apa­rien­cia) de­trás de su único can­di­da­to, sien­do el PRI el que está en con­flic­to por di­fe­ren­cias entre sus dos co­no­ci­dos can­di­da­tos (las fi­lo­sas de­cla­ra­cio­nes de Bel­tro­nes, en su des­ple­ga­do y pos­te­rio­res, tie­nen un in­con­fun­di­ble des­ti­na­ta­rio) y la dispu­ta por el re­par­to de los car­gos de elec­ción po­pu­lar.

Sí estoy con­ven­ci­do –aun­que pueda equi­vo­car­me, ob­via­men­te– de que en julio de 2012 habrá un es­ce­na­rio si­mi­lar al de 2006 pero con per­so­na­jes dis­tin­tos. Quien sea, el can­di­da­to del PAN ob­ten­drá un có­mo­do ter­cer lugar y Peña Nieto y López Obra­dor se dispu­tarán la pre­si­den­cia con re­sul­ta­do ce­rra­do.

Sí ha­bla­mos del “re­gre­so del PRI a Los Pinos”. Un PRI re­gre­sa­rá a Los Pinos, pero tengo se­rias dudas de que sea el que lle­va­rá como can­di­da­to a En­ri­que Peña Nieto (EPN). Me atre­vo –y me arries­go– a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de que sea otro PRI, el que de al­gu­na ma­ne­ra re­pre­sen­ta An­drés Ma­nuel López Obra­dor (AMLO).

Fal­tan­do ocho meses para la elec­ción pre­si­den­cial, mucho puede pasar. En mi opi­nión, ve­re­mos re­fle­jar­se en las en­cues­tas que Peña Nieto co­men­za­rá a per­der pun­tos desde el techo que ob­tu­vo, y López Obra­dor cre­ce­rá desde su piso, para arri­bar a las elec­cio­nes de julio con es­ta­dís­ti­cas apre­ta­das en las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les por uno y otro.

Mu­chos datos me lle­van a pen­sar así. En pri­mer lugar, todo pa­re­ce in­di­car que AMLO apren­dió de sus erro­res –los re­co­noz­ca o no– en la lec­ción de 2006. Aun­que son muy pocos los que sepan feha­cien­te­men­te si hubo o no frau­de en esas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, son mu­chos los que lo su­po­nen, e in­clu­so va­rios de quie­nes vo­ta­ron por Fe­li­pe Cal­de­rón me afir­ma­ron que pien­san que sí lo hubo pero que “fue ne­ce­sa­rio por­que AMLO era un pe­li­gro para Mé­xi­co”. Frau­de o no, lo cier­to es que la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­rro­ta deben asu­mir­la AMLO y su gente.

No se debe se­ma­nas antes de cual­quier elec­ción, menos en las de Mé­xi­co, pro­mo­ver cal­co­ma­nías con la le­yen­da “son­ríe, ya ga­na­mos”, menos aún se puede pre­ten­der ga­ran­ti­zar re­sul­ta­dos cier­tos cuan­do no se está en con­di­cio­nes de tener re­pre­sen­tan­tes en cada una de las ca­si­llas y des­pre­ciar a sec­to­res im­por­tan­tes de la so­cie­dad. Ade­más, hay fac­to­res adi­cio­na­les, si se quie­re sub­je­ti­vos, como la es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción del can­di­da­to, entre otros.

Todo pa­re­ce in­di­car que AMLO y su gente to­ma­ron nota. Du­ran­te cinco años se de­di­ca­ron a re­co­rrer va­rias veces cada mu­ni­ci­pio del país y, a pesar de ser so­me­ti­dos a un apa­bu­llan­te “ol­vi­do” por parte de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va, cuan­do no es­car­nio, lo­gra­ron man­te­ner­se vi­gen­tes en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co.

Cons­ti­tu­ye­ron el Mo­vi­mien­to de re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na), con co­mi­tés en todo el país que reúnen a la fecha –según dicen– a más de cua­tro mi­llo­nes de me­xi­ca­nos mi­li­tan­tes po­lí­ti­cos. Es­pe­ran que esta or­ga­ni­za­ción ga­ran­ti­ce un con­teo cier­to de los votos.

Uno de los pun­tos crí­ti­cos de la cam­pa­ña en 2006 fue la po­la­ri­za­ción que ge­ne­ró AMLO. Por un lado re­ci­bió el apoyo firme de sec­to­res po­pu­la­res y por otro el re­cha­zó de sec­to­res de clase media y alta. A esto úl­ti­mo con­tri­bu­ye­ron el es­ti­lo del can­di­da­to y una cam­pa­ña me­diá­ti­ca que es­tig­ma­ti­zó tan falaz como efec­ti­va­men­te as­pec­tos de su dis­cur­so.

 

El giro en la opi­nión de mu­chos em­pre­sa­rios

Por medio de Mé­xi­co Des­pier­ta (MD), or­ga­ni­za­ción crea­da por em­pre­sa­rios que abier­ta­men­te apo­yan su can­di­da­tu­ra, hace unas se­ma­nas AMLO se reunió con mil dos­cien­tos em­pre­sa­rios re­gio­mon­ta­nos, entre quie­nes es­ta­ban Fer­nan­do Ca­na­les Stel­zer, hijo del ex go­ber­na­dor pa­nis­ta Fer­nan­do Ca­na­les Cla­riond, y Mau­ri­cio Sada San­tos, as­pi­ran­te a la can­di­da­tu­ra del PAN para la pre­si­den­cia de San Pedro Garza Gar­cía), los asis­ten­tes lo re­ci­bie­ron con cau­te­la, en si­len­cio, y lo des­pi­die­ron con efu­si­vos aplau­sos. Más re­cien­te­men­te hubo reunio­nes sim­la­res en otras ciu­da­des del país.

Tan cier­to es que no se trata de los más en­cum­bra­dos em­pre­sa­rios, como lo es el hecho de que más el 50% de la pro­duc­ción y el 70% de la ge­ne­ra­ción de em­pleo es res­pon­sa­bi­li­dad de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (Pymes); otro dato no menor es que el 99% de las em­pre­sas me­xi­ca­nas son Pymes, y los votos son in­di­vi­dua­les, al menos en teo­ría.

Días des­pués de la reunión en Mon­te­rrey, el líder de la Con­fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras Na­cio­na­les de Co­mer­cio (Con­ca­na­co), una de las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les más re­pre­sen­ta­ti­vas del sec­tor y ac­ti­va mi­li­tan­te con­tra AMLO en 2006, de­cla­ró que no ve hoy en AMLO “a un pe­li­gro para Mé­xi­co” y des­ta­có el per­fil con­ci­lia­dor y pro­po­si­ti­vo que hoy ex­hi­be el can­di­da­to.

Por otro lado, el em­pre­sa­rio Fer­nan­do Tur­ner Dá­vi­la, mi­li­tan­te del PAN du­ran­te 30 años, re­nun­ció a su par­ti­do por­que se sin­tió  –dijo– “trai­cio­na­do por la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ne­fas­ta apli­ca­da desde el go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­rón, que ha em­po­bre­ci­do al país a ni­ve­les his­tó­ri­cos.” Se­ña­ló que en los úl­ti­mos seis años su in­quie­tud le llevó a en­ca­be­zar junto a otros em­pre­sa­rios re­gio­mon­ta­nos, como Al­fon­so Romo y Al­ber­to San­tos, un mo­vi­mien­to para in­ten­tar di­na­mi­zar la eco­no­mía, pero en Los Pinos los ig­no­ra­ron. “Es un pe­ca­do so­cial y moral tener a la mitad de los me­xi­ca­nos en la po­bre­za”, dijo. Luego agre­gó: “las ideas eco­nó­mi­cas y so­cia­les de An­drés Ma­nuel López Obra­dor coin­ci­den con las nues­tras”. No son las úni­cas ma­ni­fes­ta­cio­nes em­pre­sa­ria­les a favor de AMLO.

Otro dato a tener en cuen­ta, más aún si con­si­de­ra­mos que AMLO y mu­chos de sus se­gui­do­res son ex priis­tas, y que éste siem­pre con­vo­ca a sim­pa­ti­zan­tes y mi­li­tan­tes de otros par­ti­dos a mar­char junto a él, dis­tin­guién­do­los de sus di­ri­gen­tes par­ti­dis­tas, es el en­fren­ta­mien­to que se está dando en el PRI como re­sul­ta­do de la re­par­ti­ción de car­gos elec­to­ra­les que la di­ri­gen­cia del par­ti­do hizo a favor de sus nue­vos alia­dos, el Par­ti­do Verde Eco­lo­gis­ta (fran­qui­cia de la fa­mi­lia Gon­zá­lez) y Nueva Alian­za (fran­qui­cia de Elba Est­her Gor­di­llo).

 

Te­le­vi­sa y al­gu­nas en­cues­tas

Antes, un día des­pués de ha­ber­se con­fir­ma­do que sería el can­di­da­to de la iz­quier­da, sor­pre­si­va­men­te para mu­chos, en el prin­ci­pal no­ti­cie­ro de Te­le­vi­sa se en­tre­vis­to en vivo a AMLO du­ran­te más de 13 mi­nu­tos. Es mo­ti­vo de un aná­li­sis que aquí no in­ten­ta­ré, pero me­re­ce la aten­ción el bus­car com­pren­der las ra­zo­nes de fondo que lle­va­ron a la ca­de­na te­le­vi­si­va que du­ran­te cinco años ig­no­ró e hizo es­car­nio de AMLO, según los casos, a de­di­car­le gra­tui­ta­men­te más de 13 mul­ti­mi­llo­na­rios mi­nu­tos al fla­man­te can­di­da­to.

En la en­tre­vis­ta, AMLO reite­ró abier­ta­men­te su crí­ti­ca a te­le­vi­sa, se mos­tró firme, pero tam­bién pro­po­si­ti­vo y con­ci­lia­dor. Re­co­mien­do in­ver­tir esos 13 mi­nu­tos para ver y oír la en­tre­vis­ta com­ple­ta.[1]

Ese mismo día se dio un dato menor, no re­pre­sen­ta­ti­vo, pero cu­rio­so: los dia­rios El Uni­ver­sal, Ex­cel­sior y Mi­le­nio –no sé si otros tam­bién– pu­bli­ca­ron por se­pa­ra­do sen­das en­cues­tas cuya única pre­gun­ta apun­ta­ba a lo mismo en los tres casos, pa­la­bras más, pa­la­bras menos, de­cían: “¿cree que AMLO puede ganar las elec­cio­nes en julio de 2012?” las res­pues­tas po­si­ti­vas fue­ron del 43%, 47% y 43% res­pec­ti­va­men­te. Por otra parte, según el pro­me­dio de va­rias en­cues­tas –ela­bo­ra­das con an­te­rio­ri­dad a que fuera ele­gi­do for­mal­men­te can­di­da­to– AMLO está en un có­mo­do ter­cer lugar de las pre­fe­ren­cias, con un 14%, de­trás de Jo­se­fi­na Váz­quez Mota que tiene un 22% y EPN con un 49%.

 

Final abier­to

Lí­neas arri­ba se­ña­lé que mu­chos dan por hecho que el PRI re­gre­sa­rá a Los Pinos aban­de­ra­do por En­ri­que Peña Nieto y que yo no estoy se­gu­ro de ello. Es im­po­si­ble hoy saber quien será el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co. Lo cier­to es qué, quie­nes no ten­gan de­ci­di­do su voto tie­nen su­fi­cien­te tiem­po para re­fle­xio­nar­lo. Aque­llos que sin con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas votan con base en sus in­tere­ses es­ta­rán pen­san­do se­ria­men­te en se­guir el ejem­plo de mu­chos em­pre­sa­rios de todos los ni­ve­les –los de Te­le­vi­sa in­clui­dos– y no “ca­sar­se con nin­guno.”

Aun­que ha ido en au­men­to en los úl­ti­mo años, la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos sigue sien­do poca. Es más fácil cri­ti­car lo que otros hacen o dejan de hacer, pero tam­bién es irres­pon­sa­ble. “Nadar de muer­ti­to” es muy có­mo­do pero in­efi­cien­te y pe­li­gro­so en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, sólo hay que ver en la si­tua­ción que es­ta­mos. De­be­mos dejar de ver­nos como víc­ti­mas, res­pon­sa­bi­li­zar­nos, in­vo­lu­crar­nos, no de­jar­nos ma­ni­pu­lar, ra­zo­nar, de­ba­tir con ideas, ir de los he­chos a la con­vic­ción, no a la in­ver­sa, y asu­mir una ac­ti­tud mi­li­tan­te.

Cada ciu­da­dano debe asu­mir­se como lo que es: un po­lí­ti­co, sin co­mi­llas, que tiene el de­re­cho y la res­pon­sa­bi­li­dad de par­ti­ci­par per­ma­nen­te­men­te –y de tanto en tanto con su voto– de los asun­tos que hacen a su des­tino y el de la Pa­tria.

Notas:

http://www.youtube.com/watch?v=v70LlRjleso

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.