Macri lucha contra la corrupción (no quiere competencia)

La corrupción estructural del macrismo, es un “modus operandi”, que con su amigo Nicolás Caputo y su empresa S.E.S.S.A. Mauricio Macri practicó durante su gestión de gobierno al frente de la C.A.B.A. y continua ahora a nivel nacional: la estructura del Estado puesta al servicio del desarrollo del mercado y de los negocios de las empresas privadas. Muchas de estas empresas ligadas a amistades propias o de sus funcionarios, ejerciendo de este modo el juego depredador del Estado, desde los dos lados del mostrador.

MACRI-CORRUPCIÓN-gh

Guillermo Hamlin •

Muy suelto de cuerpo, el presidente dijo “que las obras no estén asociadas a la corrupción”, al presentar un plan de infraestructura en un barrio de Tres de Febrero. Aprovecha el blindaje mediático, con que los medios del grupo Clarín y la Nación, distraen a la opinión pública del hecho bochornoso de la aparición de su nombre como directivo de empresas radicadas en “paraísos fiscales”, de la licitación ganada en Córdoba por la empresa IECSA de propiedad de su primo Angelo Calcaterra, que implica importación de caños desde China, de lo cual se beneficia su padre, Franco Macri, de la vinculación de la empresa IECSA de su primo con el empresario Báez, investigado por corrupción en obras públicas durante el gobierno anterior, de la aparición de por lo menos un total de nueve empresas off-shore vinculadas a la familia Macri, de lo que no ha dado explicaciones convincentes, etc.

Lo que los medios periodísticos ocultan al público, es la corrupción estructural del macrismo, es un “modus operandi”, que con su amigo Nicolás Caputo y su empresa S.E.S.S.A. había practicado durante su gestión de gobierno al frente de la C.A.B.A. y que continua ahora a nivel nacional: la estructura del Estado puesta al servicio del desarrollo del mercado y de los negocios de las empresas privadas. Muchas de estas empresas ligadas a amistades propias o de sus funcionarios, ejerciendo de este modo el juego depredador del Estado, desde los dos lados del mostrador.

El gobierno de Macri continua su lucha contra la corrupción a nivel internacional. En efecto, la Canciller Malcorra, asistió en representación de la Argentina a la “Cumbre Global Anticorrupción”, convocado por el gobierno británico y que se desarrolló en Londres el día 12 de mayo de 2016. El propósito declarado por James Cameron premier británico, cuyo nombre acompaño al de Macri y tantos otros en la revelación de los “panamá papers”, es el de “recuperar los fondos de los corruptos, confiscarlos y repatriar los fondos robados para compensar a sus víctimas”. Desde luego, que Argentina fue uno de los países que más apoyó las propuestas para combatir a los corruptos.

¡Cumbre Global de la Hipocresía! ¡De todos los lugares, elegir Londres, sede de la City, la famosa milla cuadrada, donde opera el más grande “paraíso fiscal” del mundo! ¡Desde donde se maneja la telaraña británica! Que consiste en un conjunto de paraísos fiscales distribuidos en forma radial con centro en la City de Londres. Hay dos anillos interiores, dependencias de la corona británica: Jersey, Guernesey y la Isla de Man, luego, territorios de ultramar como las islas Caimán, Bahamas, Gibraltar, y el anillo exterior formado por Hong Kong, Singapur, Belice, etc. Una red mundial de corrupción. Estos anillos atrapan los capitales que entran y salen de distintas jurisdicciones buscando cuanto menos evadir impuestos, secretismo y otras ventajas que la red ofrece. Gran parte de este dinero y su manejo se canaliza hacia Londres. Este sistema permite a la City involucrarse en distantes negocios prohibidos en Londres, pero que en el viaje a la City se procederá a su conveniente lavado, cuando llegue a Londres será impoluto. Se calcula que la mitad de los activos bancarios del mundo están manejados por la telaraña británica.

Desde luego que será muy improbable que Londres devuelva fondos “para compensar  a sus víctimas” pero también parece improbable que la familia Macri, por ejemplo, devuelva la deuda externa de SOCMA que se estatizó y que estamos pagando entre todos, que Franco Macri devuelva el canon que dejó de pagar al Correo Argentino, que Mauricio devuelva las cargas sociales de su personal en negro de las Autopistas del Sol y que seguramente fugó a algún paraíso, lo mismo que lo que obtuvo con el contrabando desde Uruguay, por lo que fue denunciado, procesado y condenado (luego sobreseído por la corte Menemista), el producido por los negocios con su amigo Caputo y tantos otros. No creo que alguien pueda ilusionarse con esto, salvo los corruptos que simulan combatir la corrupción.

 

 

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.