Le tocó el turno a Milani

¿Está preso César Milani por los las denuncias de secuestro, tortura y desaparición de personas, o lo está por haber entregado información a la justicia sobre los represores del batallón 601 del Ejército Argentino, por haber intentado desmontar al aparato de inteligencia del SIDE controlado por la CIA y el Mossad desde que Alfonsín decidió “reestructurarlo” con el “apoyo” de agencias de inteligencia extranjeras (por cierto, algo realmente descabellado)?

Daniel Moser • 25 de febrero 2017 •

Para quienes han tomado como bandera mediática al teniente general retirado César Milani, el que resulte culpable o inocente de los cargos que se le hacen es secundario, intrascendente. Como ocurre hoy con casos similares, siendo los de Milagro Sala o Lázaro Báez, ambos en la cárcel, o Cristina Fernández enfrentando múltiples acusaciones –algunas de las cuales podrían ponerla en la cárcel también–, lo que menos importa es hacer justicia.

Mi propósito no es salir en defensa de ninguno de los mencionados. No estoy en condiciones de probar su culpabilidad o inocencia. Ellos con sus abogados sabrán cómo defenderse.

Sí quiero señalar lo que tienen en común: sus casos son utilizados para distraer la atención de las cuestiones prioritarias que preocupan y ocupan a la enorme mayoría de los argentinos, hoy, ahora.

Una somera revisión de los principales medios de comunicación revela con absoluta transparencia cómo estos casos ocupan, cada uno oportunamente, los titulares, para pasar a segundo, tercero o cuarto plano, cuando no omitir, los asuntos de trascendente actualidad en lo social, político y económico que afectan al grueso de la población; hoy, ahora.

Cabe mencionar que existen medios de comunicación que destacan los crímenes comprobados o no de integrantes del gobierno (M) y los que lo hacen con los integrantes de la principal oposición (K), respondiendo a una característica destacada de la idiosincrasia de la mayoría de los argentinos: el maniqueísmo. Lo menciono, pero este es tema de otras líneas.

Aquí me ocupa el caso emblemático del teniente general retirado César Milani. Cuando el golpe cívico-militar de 1976, César Milani era un oficial subalterno de 22 años. Su capacidad de decisión era inexistente y su participación en los crímenes del terrorismo de Estado practicado por la dictadura cívico-militar es motivo de investigación y él será condenado o exonerado, pero ¿hoy está preso el teniente general retirado César Milani por las denuncias aún no probadas de su participación en el periodo 1976-1983, o por su papel en el periodo 2013-2015?

¿Está preso por los las denuncias de secuestro, tortura y desaparición de personas, o lo está por haber entregado información a la justicia sobre los represores del batallón 601 del Ejército Argentino, por haber intentado desmontar al aparato de inteligencia del SIDE controlado por la CIA y el Mossad desde que Alfonsín decidió “reestructurarlo” con el “apoyo” de agencias de inteligencia extranjeras (por cierto, algo realmente descabellado)?

¿Cómo entender que medios de comunicación de alto impacto mediático como La Nación y Clarín, que han desdeñado informar sobre las causas contra los principales responsables de la dictadura cívico-militar de 1976-1983 (Martínez de Hoz y Rafael Videla, por citar a los más emblemáticos, de quienes fueron cómplices y recibieron prebendas, como Papel Prensa), le dan tanto espacio al caso Milani?

¿Cómo entender la “preocupación”, hoy, ahora, por los derechos humanos de un gobierno donde abundan los defensores y simpatizantes de la dictadura cívico-militar de 1976-1983, comenzando por Mauricio Macri, quien junto a su padre, familiares, amigos y testaferros han sido los principales beneficiados de dicha dictadura?

Las respuestas a estas preguntas no se encontrarán en los medios de comunicación, hay que destinar tiempo a investigar la historia; de hacerlo, estaremos menos proclives a las campañas de manipulación informativa.

2papelPrensa
En primera fila, Mitre, Magneto, Videla y Herrera de Noble.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.