La Izquierda Nacional adhiere al Paro Nacional del 31 de marzo

Si el campo nacional-popular no se pone a la cabeza de la lucha de los trabajadores por el salario, su lugar lo ocuparán la derecha gorila y sus aliados de la ultraizquierda

Socialismo Latinoamericano •
Izquierda Nacional

Las ra­zo­nes in­vo­ca­das por vo­ce­ros gu­ber­na­men­ta­les para con­de­nar el paro na­cio­nal del 31 de marzo no hacen más que poner de ma­ni­fies­to su ab­so­lu­ta le­gi­ti­mi­dad. “Sólo un 10% de los tra­ba­ja­do­res tri­bu­ta Ga­nan­cias”, afir­man. Pero tan cier­to como esa afir­ma­ción es que si el 90% res­tan­te no tri­bu­ta, ello se debe a que los sa­la­rios están por el piso. ¡Cinco de cada diez tra­ba­ja­do­res co­bran menos de $ 5000 al mes, y ocho de cada diez co­bran menos de $ 8000! ¡Hay en Ar­gen­ti­na 7 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res que re­ci­ben menos de $ 3000 por mes! ¿No cons­ti­tu­yen estos datos una razón más que su­fi­cien­te para jus­ti­fi­car la pelea por el sa­la­rio? ¿O acaso se es­pe­ra que los tra­ba­ja­do­res acep­ten re­sig­na­da­men­te la suer­te que les de­pa­ra la po­la­ri­za­ción de la ri­que­za en una so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta en la que la opu­len­cia de Puer­to Ma­de­ro con­vi­ve im­pú­di­ca­men­te con la mi­se­ria de la Villa 31?

Por otra parte, es cier­to que el lla­ma­do “im­pues­to a las Ga­nan­cias” apli­ca­do al sa­la­rio afec­ta de ma­ne­ra di­rec­ta sólo a quie­nes per­ci­ben un in­gre­so su­pe­rior a los $ 10.000. Pero a la vez su­po­ne un techo para los tra­ba­ja­do­res con in­gre­sos in­fe­rio­res, a quie­nes pa­ra­dó­ji­ca­men­te la ob­ten­ción de un au­men­to sa­la­rial no les re­dun­da­ría en un in­gre­so su­pe­rior. En con­se­cuen­cia, no se trata del re­cla­mo de una mi­no­ría de tra­ba­ja­do­res, sino de un re­cla­mo de con­jun­to.

La apli­ca­ción del “im­pues­to a las Ga­nan­cias” a los sa­la­rios de con­ve­nio –¡que no son “ga­nan­cias”!– cons­ti­tu­ye lisa y lla­na­men­te una con­fis­ca­ción a los tra­ba­ja­do­res. Y ésta es razón más que su­fi­cien­te para exi­gir su re­vi­sión. Del mismo modo, el hecho de que la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res ni si­quie­ra lle­gue a per­ci­bir un sa­la­rio digno, es razón más que su­fi­cien­te para la de­nun­cia y para la lucha.

Pero, ¿no se trata acaso de un “paro po­lí­ti­co”, en la me­di­da que la opo­si­ción go­ri­la pre­ten­de apro­ve­char­lo para for­ta­le­cer­se con miras a las elec­cio­nes de oc­tu­bre, en per­jui­cio del go­bierno kir­ch­ne­ris­ta? Cier­ta­men­te, quie­nes pre­pa­ran el re­cam­bio re­gre­si­vo a par­tir de can­di­da­tu­ras como las de Macri, Massa e in­clu­so Scio­li, pue­den re­go­dear­se con una pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res con­tra el Go­bierno. Sin em­bar­go, se han cui­da­do mucho de ex­pre­sar abier­ta­men­te el apoyo a la me­di­da. La ex­pli­ca­ción de este si­len­cio es sen­ci­lla: las cla­ses do­mi­nan­tes y sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos saben que nada bueno para ellos puede es­pe­rar­se del hecho de que la clase tra­ba­ja­do­ra se ponga de pie y se con­vier­ta en un fac­tor po­lí­ti­co ac­tuan­te.  Quie­nes se pre­pa­ran para de­va­luar, des­pe­dir y “achi­car cos­tos” tras una even­tual vic­to­ria elec­to­ral a fin de año, ne­ce­si­tan un mo­vi­mien­to obre­ro pa­si­vo, des­mo­vi­li­za­do, que acep­te con­ver­tir­se en la va­ria­ble de ajus­te de la cri­sis del ré­gi­men se­mi­co­lo­nial.

El campo na­cio­nal y po­pu­lar, por el con­tra­rio, si pre­ten­de avan­zar y pro­fun­di­zar los en­sa­yos eman­ci­pa­to­rios, ne­ce­si­ta que la clase obre­ra y los sec­to­res po­pu­la­res man­ten­gan en alto su vo­lun­tad de lucha. Nin­gún pro­ce­so de li­be­ra­ción na­cio­nal puede so­bre­vi­vir si los re­cla­mos de sus bases so­cia­les no son aten­di­dos. Desde esta pers­pec­ti­va, las co­rrien­tes na­cio­nal-po­pu­la­res que in­te­gran el kir­ch­ne­ris­mo de­be­rían no sólo ne­gar­se a con­de­nar la lucha de los tra­ba­ja­do­res, aún cuan­do al fren­te de esa lucha se ubi­quen tran­si­to­ria­men­te des­pres­ti­gia­dos bu­ró­cra­tas sin­di­ca­les o re­pre­sen­tan­tes de la par­ti­do­cra­cia más co­rrom­pi­da. De­be­rían, ante todo, pug­nar por co­lo­car­se a su ca­be­za.

La Iz­quier­da Na­cio­nal mi­li­tan­te agru­pa­da en So­cia­lis­mo La­ti­noa­me­ri­cano, en base a las con­si­de­ra­cio­nes pre­ce­den­te­men­te ex­pues­tas, se so­li­da­ri­za con los re­cla­mos de los tra­ba­ja­do­res que ma­ña­na, 31 de marzo, han de­ci­di­do ha­cer­se oír. Apo­ya­mos la lucha y la mo­vi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res como el único ca­mino via­ble para fre­nar la ofen­si­va de la de­re­cha po­lí­ti­ca y so­cial que se pre­pa­ra para ases­tar su zar­pa­zo.

So­cia­lis­mo La­ti­noa­me­ri­cano – Iz­quier­da Na­cio­nal
www.​izquierdanacional.​org
Bue­nos Aires, 30 de marzo de 2015

 

 

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.