La institucionalización del terrorismo

Lejos de habernos “librado de una amenaza terrorista” con el supuesto asesinato de Osama Bin Laden, EE.UU. ha confirmado que la amenaza terrorista tiene plena vigencia y que el asesinato selectivo (Osama Bin Laden) o masivo (en Palestina, Kosovo, Irak, Afganistán) es un recurso a su disposición.

Facundo Arrieta

El su­pues­to ase­si­na­to o la desa­pa­ri­ción de Osama Bin Laden tuvo por ob­je­to un im­pac­to me­diá­ti­co. Una ver­da­de­ra lucha con­tra el te­rro­ris­mo im­pli­ca­ría aten­der a la re­so­lu­ción de sus cau­sas, y una pri­me­ra me­di­da sería que EE.​UU. y sus cóm­pli­ces de­ja­ran de prac­ti­car­lo sis­te­má­ti­ca­men­te.

El su­pues­to ase­si­na­to de Osama Bin Laden es el más re­cien­te mon­ta­je pro­pa­gan­dís­ti­co de es­ca­la mun­dial lan­za­do por el im­pe­rio de­ca­den­te. Obama, el pre­si­den­te que había des­per­ta­do ex­pec­ta­ti­vas de cam­bios en sec­to­res pro­gre­sis­tas de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se, e in­clu­so del resto del mundo,1 anun­ció en ca­de­na na­cio­nal que un co­man­do es­pe­cial había dado muer­te a Osama Bin Laden y sen­ten­ció, sin ru­bo­ri­zar­se, que “EE.​UU. puede hacer lo que se pro­pon­ga”.

Si­guen vi­gen­tes las sos­pe­chas de la com­pli­ci­dad de los apa­ra­tos de in­te­li­gen­cia de EE.​UU. e Is­rael en los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, se con­fir­ma­ron las sos­pe­chas de que Irak no tenía armas de des­truc­ción ma­si­va y no tar­da­rá mucho en ha­cer­se inocul­ta­ble que la pre­ten­di­da­men­te di­si­mu­la­da in­va­sión a Libia, con­se­cuen­cia de “re­be­lio­nes po­pu­la­res es­pon­tá­neas”, es una farsa.

El anun­cio del su­pues­to ase­si­na­to de Osama Bin Laden pro­ba­ble­men­te tenga un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la cam­pa­ña elec­to­ral de Obama, pero no tiene mayor re­le­van­cia res­pec­to a la dispu­ta con Al Qaeda. En caso de que se con­fir­ma­ra feha­cien­te­men­te que Bin Laden fue ase­si­na­do –algo di­fí­cil si, como se dice, arro­ja­ron su ca­dá­ver al mar–, poca im­por­tan­cia ten­dría para el desa­rro­llo del en­fren­ta­mien­to de EE.​UU. y sus alia­dos con Al Qaeda. Las cau­sas que die­ron ori­gen a dicho en­fren­ta­mien­to si­guen vi­gen­tes, y el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de dicha si­tua­ción –EE.​UU.–, lejos de mos­trar in­te­rés por re­sol­ver­las, se preo­cu­pa por acen­tuar­las. Su in­con­di­cio­nal y pro­vo­ca­dor apoyo al sio­nis­mo te­rro­ris­ta que in­va­dió Pa­les­ti­na y apli­ca una po­lí­ti­ca de ex­ter­mi­nio a ese he­roi­co pue­blo,2 la in­va­sión a Irak, la in­va­sión a Af­ga­nis­tán y la más re­cien­te in­ter­ven­ción en Li­bia3 son sólo al­gu­nos he­chos pun­tua­les que for­ta­le­cen la ac­ción de Al Qaeda. Si a ello su­ma­mos los cien­tos de miles de muer­tos ci­vi­les –entre los cua­les pre­do­mi­nan niños, mu­je­res y an­cia­nos– con­se­cuen­cia de las in­ter­ven­cio­nes men­cio­na­das, no re­sul­ta di­fí­cil con­cluir que el su­pues­to ase­si­na­to de Osama Bin Laden no es más que un golpe de efec­to pro­pa­gan­dís­ti­co de con­su­mo in­terno. Al Qaeda po­dría to­mar­lo como un in­cen­ti­vo para sumar adep­tos y for­ta­le­cer su causa.

 

¿Por qué no lo cap­tu­ra­ron?

Re­sul­ta in­sul­tan­te a la in­te­li­gen­cia que el único país que arro­jó dos bom­bas ató­mi­cas sobre cien­tos de miles de ci­vi­les in­de­fen­sos, que prac­ti­ca los mé­to­dos más te­rri­bles de tor­tu­ra, que hace del te­rro­ris­mo de Es­ta­do una prác­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, que es pro­mo­tor, cóm­pli­ce y de­fen­sor de san­grien­tas dic­ta­du­ras, que prac­ti­ca el ase­si­na­to como ins­tru­men­to de “jus­ti­cia”, nos quie­ra con­ven­cer de lo apro­pia­do de su “lucha con­tra el te­rro­ris­mo”.

Algo que des­pier­ta las ma­yo­res sus­pi­ca­cias es la razón por la cual Osama Bin Laden fue ase­si­na­do (o des­a­pa­re­ci­do) en lugar de apre­sa­do, y la pri­me­ra res­pues­ta que viene a la mente es que se­gu­ra­men­te con­ta­ba con de­ma­sia­da in­for­ma­ción muy com­pro­me­te­do­ra para EE.​UU. Basta re­cor­dar que fue en­tre­na­do, fi­nan­cia­do, ase­so­ra­do, res­pal­da­do y pro­te­gi­do por los ser­vi­cios se­cre­tos es­ta­dou­ni­den­ses para lu­char con­tra la ocu­pa­ción rusa de Af­ga­nis­tán. Así, la ope­ra­ción mata dos pá­ja­ros de un tiro: exal­ta y mag­ni­fi­ca la ca­pa­ci­dad de EE.​UU. para aca­bar con sus enemi­gos y pone en ca­li­dad de “des­a­pa­re­ci­do” a un tes­ti­go com­pro­me­te­dor.

Por otra parte, es muy pro­ba­ble, como se­ña­ló el ana­lis­ta Atah Duré en el foro grupoamauta@​gruposyahoo.​com.​ar, que uno de los ob­je­ti­vos del acto pro­pa­gan­dís­ti­co del ase­si­na­to –real o fic­ti­cio– de Osama Bin Laden sea tener una ex­cu­sa para re­ti­rar­se de Af­ga­nis­tán, un nuevo Viet­nam al cual EE.​UU. in­gre­só con la ex­cu­sa de en­con­trar a Osama Bin Laden, por­que no halle la ma­ne­ra de salir di­si­mu­lan­do su de­rro­ta.

 

Lo real­men­te im­por­tan­te

Lejos de ha­ber­nos “li­bra­do de una ame­na­za te­rro­ris­ta” con el su­pues­to ase­si­na­to de Osama Bin Laden, EE.​UU. ha con­fir­ma­do que la ame­na­za te­rro­ris­ta tiene plena vi­gen­cia y que el ase­si­na­to se­lec­ti­vo (Osama Bin Laden) o ma­si­vo (en Pa­les­ti­na, Ko­so­vo, Irak, Af­ga­nis­tán) es un re­cur­so ins­ti­tu­cio­na­li­za­do que cuen­ta con el apoyo for­mal de la ONU. Se pre­ten­de, así, ge­ne­rar “ju­ris­pru­den­cia” en ma­te­ria de prác­ti­cas de te­rro­ris­mo de Es­ta­do.

Cuan­do sin la menor vergüenza Obama afir­ma que “EE.​UU. puede hacer lo que se pro­pon­ga”, nos está ad­vir­tien­do que ayer fue Irak, hoy Libia y ma­ña­na –¿por qué no?– Ve­ne­zue­la, por ejem­plo.

Con­so­li­da­do el as­pec­to “legal” con el con­sen­ti­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes ge­nu­fle­xas como la ONU, el si­guien­te paso es la “le­gi­ti­ma­ción” me­dian­te el uso de la pro­pa­gan­da para lo­grar el re­co­no­ci­mien­to –o al menos la re­sig­na­ción– de la po­bla­ción mun­dial.

 

Notas:

Otros estilos, las mismas políticas, 11/12/2009.

La cuestión de Oriente Próximo, 05/06/2009.

En Libia, ‘lo esencial no es invisible a los ojos’, 07/04/2011.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.