Es hora de profundizar la Revolución Bolivariana

El fracaso del golpe es sólo un traspié para los sectores reaccionarios de la sociedad venezolana apoyados abiertamente por EU y tolerados por la partidocracia latinoamericana. Este es el momento de más fuerza de la Revolución Bolivariana pero puede rápidamente transformarse en el de mayor debilidad. Esta es la oportunidad de actuar con más decisión para cortar de raíz el peligro de una nueva desestabilización

Daniel N. Moser •

En­so­ber­be­ci­do por el abier­to res­pal­do del go­bierno de EU y el aún más des­ca­ra­do de la oli­gar­quía a la cual en­car­nó (re­pre­sen­ta­da por los prin­ci­pa­les gru­pos del poder eco­nó­mi­co, los due­ños de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos y al­gu­nos altos jefes de las fuer­zas ar­ma­das), Car­mo­na, el usur­pa­dor de la pre­si­den­cia de Ve­ne­zue­la, pre­ten­dió bo­rrar de un plu­ma­zo al poder ju­di­cial, la asam­blea le­gis­la­ti­va y la cons­ti­tu­ción bo­li­va­ria­na, todo en nom­bre de la “de­mo­cra­cia”. Fue de­ma­sia­do.

 La his­to­ria se re­pi­tió, su final no

A di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do en 1955 en la Ar­gen­ti­na a Juan D. Perón o en 1973 en Chile a Sal­va­dor Allen­de, los sec­to­res menos be­ne­fi­cia­dos de la in­jus­ta dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, el grue­so del pue­blo ve­ne­zo­lano, en im­plí­ci­ta alian­za con los sec­to­res pa­trio­tas de las fuer­zas ar­ma­das, aca­ba­ron en pocas horas con el golpe a tra­vés del cual las mi­no­rías po­de­ro­sas pre­ten­dían re­ins­tau­rar el viejo orden al que la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na pre­ten­de po­ner­le fin.

 Quien es quien

La ex­pe­rien­cia gol­pis­ta de 28 horas de du­ra­ción puso aun más al des­cu­bier­to –si esto fuera po­si­ble– la hi­po­cre­sía y ver­da­de­ra esen­cia de pre­si­den­tes y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que se dicen de­fen­so­res del orden cons­ti­tu­cio­nal y la de­mo­cra­cia cuan­do en reali­dad lo único que hacen es so­me­ter­se, gra­tui­ta, co­bar­de y ser­vil­men­te a los dic­ta­dos del go­bierno nor­te­ame­ri­cano.

El pre­si­den­te es­pa­ñol se apre­su­ró a re­co­no­cer al usur­pa­dor; EU culpó del golpe a su víc­ti­ma, el le­gí­ti­mo y legal go­bierno ve­ne­zo­lano; la OEA se apre­su­ró a “ob­ser­var” antes que con­de­nar sin me­dias tin­tas a los gol­pis­tas. Las lista es larga y por demás co­no­ci­da.

En Ve­ne­zue­la, las ca­de­nas de te­le­vi­sión pri­va­das mon­ta­ron una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción, pro­mo­vien­do abier­ta­men­te la rup­tu­ra del orden cons­ti­tu­cio­nal y dando am­plia co­ber­tu­ra a las mo­vi­li­za­cio­nes de los par­ti­da­rios del golpe con trans­mi­sio­nes en ca­de­na y jus­ti­fi­can­do al usur­pa­dor.

Pero cuan­do cien­tos de miles de ve­ne­zo­la­nos co­men­za­ron a mo­vi­li­zar­se en todo el país des­co­no­cien­do al em­pre­sa­rio Car­mo­na, usur­pa­dor y re­cla­man­do la li­ber­tar y res­ti­tu­ción en su cargo del pre­si­den­te Hugo Chá­vez, se de­di­ca­ron a trans­mi­tir te­le­no­ve­las y pro­gra­mas de en­tre­te­ni­mien­to.

 Se quie­ren curar en salud

La alian­za de la ma­yo­ría del pue­blo ve­ne­zo­lano con los sec­to­res pa­trio­tas de las fuer­zas ar­ma­das re­sul­tó in­ven­ci­ble y dio una lec­ción de po­lí­ti­ca de la que de­be­mos tomar nota todos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Ese es el ca­mino.

Li­be­ra­do y de re­gre­so en sus fun­cio­nes, Hugo Chá­vez, acor­de a las cir­cuns­tan­cias, se mos­tró se­reno y con­ci­lia­dor. Llamo a la re­fle­xión y a la uni­dad na­cio­nal. No se podía es­pe­rar otra cosa.

Al mismo tiem­po, y a pesar de esta ac­ti­tud del pre­si­den­te que aca­ba­ba de ser vic­ti­ma de un golpe que le costó la vida a de­ce­nas de ve­ne­zo­la­nos, los gol­pis­tas y sus alia­dos co­men­za­ron a di­fun­dir su preo­cu­pa­ción por el “pe­li­gro de que el go­bierno de Chá­vez co­men­za­ra a per­se­guir a la opo­si­ción”.

Los sin­vergüenzas quie­ren cu­rar­se en salud. A horas de ins­tau­rar su go­bierno de facto, ya ha­bían li­qui­da­do de un plu­ma­zo todos los po­de­res y per­se­guían, lista negra en mano, a los prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res del go­bierno le­gí­ti­mo al que ha­bían de­rro­ca­do. Ahora están “preo­cu­pa­dos” por su des­tino.

 Todo el peso de la ley

Sin duda que el lla­ma­do a la re­fle­xión y la uni­dad hecho por el pre­si­den­te Chá­vez es tan opor­tuno como ne­ce­sa­rio. Pero la re­fle­xión y la uni­dad na­cio­nal no se opo­nen a la apli­ca­ción de todo el peso de la ley sobre los gol­pis­tas y los ase­si­nos.

Una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes que este acon­te­ci­mien­to ofre­ce es la ne­ce­si­dad de pro­fun­di­zar or­de­na­da y rá­pi­da­men­te las po­lí­ti­cas des­ti­na­das a aca­bar con el an­ti­guo orden que el pue­blo ve­ne­zo­lano –pri­me­ro en las urnas y luego por la fuer­za de su mo­vi­li­za­ción junto con los sec­to­res pa­trio­tas de las fuer­zas ar­ma­das– re­pu­dió ca­te­gó­ri­ca­men­te.

 Ga­ran­ti­zar la li­ber­tad de ex­pre­sión

Como los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­tri­bu­yen en forma de­ci­si­va a con­di­cio­nar el desa­rro­llo de la cul­tu­ra de un pue­blo, a for­mar o de­for­mar va­lo­res e ideas, a de­fi­nir las per­cep­cio­nes que se tiene de la reali­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, su con­trol ge­ne­ra –como quedó una vez más de­mos­tra­do du­ran­te los úl­ti­mos meses en Ve­ne­zue­la– un poder po­lí­ti­co de­ter­mi­nan­te que, en be­ne­fi­cio de los in­tere­ses su­pe­rio­res de la Na­ción, no debe ser mo­no­po­lio de gru­pos mi­no­ri­ta­rios que los uti­li­zan para sus pro­pios y mu­chas veces es­pu­rios in­tere­ses.

¿Puede ha­blar­se de li­ber­tad de ex­pre­sión cuan­do los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va están en manos de estas mi­no­rías pri­vi­le­gia­das que ma­ni­pu­lan a su an­to­jo la in­for­ma­ción? De­fi­ni­ti­va­men­te no.

Las fuer­tes pre­sio­nes ex­ter­nas, fun­da­men­tal­men­te desde EU, y la con­vul­sión in­ter­na, no ofre­cen las con­di­cio­nes para tomar las me­di­das que la ne­ce­si­dad im­po­ne, como se­rían, según los casos, la ex­pro­pia­ción y can­ce­la­ción de con­ce­sio­nes a los ac­tua­les pro­pie­ta­rios de los prin­ci­pa­les me­dios que abier­ta­men­te par­ti­ci­pa­ron del golpe de Es­ta­do. Pero se puede am­pliar la ofer­ta.

Lejos de apli­car la cen­su­ra o li­mi­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión, se trata de ga­ran­ti­zar­la. Todo ciu­da­dano debe tener la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar la crí­ti­ca y la dis­cre­pan­cia con res­pon­sa­bi­li­dad y ve­ra­ci­dad, res­pe­tan­do el orden cons­ti­tu­cio­nal.

Para hacer reali­dad la li­ber­tad de ex­pre­sión es ne­ce­sa­rio que el go­bierno ga­ran­ti­ce una ver­da­de­ra li­ber­tad de pren­sa, ofre­cien­do a todos los sec­to­res re­pre­sen­ta­ti­vos de la so­cie­dad la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar­se a tra­vés de los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción exis­ten­tes y crean­do nue­vos que deben estar en manos de or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res, pro­fe­sio­na­les de la co­mu­ni­ca­ción, edu­ca­do­res e in­te­lec­tua­les, por ejem­plo, para que hagan con­tra­pe­so a las ca­de­nas en manos de fa­mi­lias o gru­pos eco­nó­mi­cos que se es­cu­dan en la “li­ber­tad de pren­sa” para de­fen­der ex­clu­si­va­men­te sus ne­go­cios.

 Abrir el juego

“El pue­blo –argüían los gol­pis­tas ci­vi­les y mi­li­ta­res– pidió que Chá­vez se vaya”; el pue­blo y los mi­li­ta­res tam­bién apa­re­cie­ron para re­gre­sar­lo al poder pocas horas des­pués.

Cuan­do se habla de “el pue­blo”, de “los em­pre­sa­rios”, de “la igle­sia”, de “los tra­ba­ja­do­res” ¿De quie­nes se está ha­blan­do?

Los di­ri­gen­tes de la cen­tral sin­di­cal “de tra­ba­ja­do­res” que par­ti­ci­pó en el golpe re­sul­ta estar le­gal­men­te cues­tio­na­da y re­pre­sen­tar ape­nas al 12% de la fuer­za la­bo­ral. Se­gu­ra­men­te buena parte del 88% res­tan­te es­tu­vo en las ca­lles re­pu­dian­do el golpe.

¿Cuál es la ver­da­de­ra re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de Fe­de­cá­ma­ras? El gre­mio de los em­pre­sa­rios está en manos de un nú­me­ro re­du­ci­do de em­pre­sas po­de­ro­sas cuyos in­tere­ses tie­nen poco que ver con el de los me­dia­nos, pe­que­ños y micro em­pre­sa­rios.

No co­noz­co en de­ta­lle el caso ve­ne­zo­lano pero, aquí en Mé­xi­co, por ejem­plo, cerca del 90% de las fuen­tes de tra­ba­jo la ge­ne­ran los micro, pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios, todos arrui­na­dos por la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que –apli­ca­da “sin cam­bio” desde hace 20 años– pro­du­ce cada vez más ricos a los gran­des em­pre­sa­rios.

¿Es­ta­ré muy equi­vo­ca­do al su­po­ner que en Ve­ne­zue­la un go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio que busca una justa dis­tri­bu­ción de la ri­que­za pueda en­con­trar alia­dos entre aque­llos em­pre­sa­rios que viven del mer­ca­do in­terno y no de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra, el mo­no­po­lio y la fuga de ca­pi­ta­les?

Se­gu­ra­men­te el poder de pre­sión de estos em­pre­sa­rios no se com­pa­ra con el de Fe­de­cá­ma­ras pero, muy pro­ba­ble­men­te, su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do in­terno sea si­mi­lar al de sus pares me­xi­ca­nos. Una reac­ti­va­ción de ese mer­ca­do in­terno, ade­más, ayu­da­ría a bajar los de­ci­be­les de buena parte de la clase media enar­de­ci­da y mo­vi­li­za­da por la oli­gar­quía.

En el caso de la igle­sia, otro sec­tor con peso po­lí­ti­co, la si­tua­ción no puede ser muy dis­tin­ta. En toda or­ga­ni­za­ción como las que men­cio­na­mos, siem­pre exis­te la di­si­den­cia y Chá­vez debe abrir­le es­pa­cios, ganar su con­fian­za.

El diá­lo­go pro­pues­to por el pre­si­den­te Chá­vez debe ser de am­plia par­ti­ci­pa­ción, sólo deben estar ex­clui­dos aque­llos a quie­nes le­gal­men­te se les com­prue­be la par­ti­ci­pa­ción en la rup­tu­ra del orden cons­ti­tu­cio­nal.

 El papel de las Fuer­zas Ar­ma­das

En le caso de las Fuer­zas Ar­ma­das, a pesar de la ver­ti­ca­li­dad de su or­ga­ni­za­ción, a que­da­do de­mos­tra­da una vez más la fa­la­cia de la “apo­li­ti­ci­dad”, una abe­rra­ción con­cep­tual ya que, como miem­bro de una co­mu­ni­dad, nin­gún ciu­da­dano puede ser “apo­lí­ti­co”. Su falta de par­ti­ci­pa­ción tam­bién es una po­si­ción po­lí­ti­ca; en úl­ti­mo de los casos será apar­ti­da­rio, que es algo muy dis­tin­to.

Los mi­li­ta­res están po­li­ti­za­dos por­que tam­bién son ciu­da­da­nos. La po­li­ti­za­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das es una reali­dad in­ne­ga­ble, la pre­ten­di­da “des­po­li­ti­za­ción” es­con­de el in­te­rés de los gru­pos mi­no­ri­ta­rios pero po­de­ro­sos de trans­for­mar a los mi­li­ta­res en mer­ce­na­rios dis­pues­tos a ac­tuar con­tra su pro­pio pue­blo, como ates­ti­gua dra­má­ti­ca­men­te la his­to­ria de Amé­ri­ca del Sur.

Que cada ciu­da­dano –in­clui­dos los mi­li­ta­res– tenga con­cien­cia de la his­to­ria, la cul­tu­ra, la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca de su país es im­pres­cin­di­ble para que las mi­no­rías po­de­ro­sas no hagan y des­ha­gan a su an­to­jo.

No de­be­mos en­ga­ñar­nos, en Ve­ne­zue­la se hi­cie­ron evi­den­tes los mé­to­dos que esas mi­no­rías po­de­ro­sas apli­can en cada país de Amé­ri­ca La­ti­na, la di­fe­ren­cia es que en Ve­ne­zue­la hay un go­bierno que real­men­te pre­ten­de cam­biar el in­jus­to orden de cosas y la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Los pri­vi­le­gia­dos por ese orden in­jus­to que Chá­vez pre­ten­de cam­biar se re­sis­ten y están dis­pues­tos a todo –como lo de­mues­tra el golpe– para no per­der sus pri­vi­le­gios.

 La ne­ce­sa­ria au­to­crí­ti­ca

Chá­vez y la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na están en grave pe­li­gro. Son mu­chas las pre­sio­nes, de den­tro y fuera, que in­ten­ta­rán con­di­cio­nar su po­lí­ti­ca. El pa­no­ra­ma sigue sien­do di­fí­cil y para lle­var a buen puer­to su go­bierno Chá­vez de­be­rá, ne­ce­sa­ria­men­te, ra­di­ca­li­zar su po­lí­ti­ca al tiem­po que sumar ad­he­sio­nes si no quie­re co­rrer la suer­te de Perón o de Allen­de.

El pre­si­den­te Hugo Chá­vez debe rea­li­zar una pro­fun­da au­to­crí­ti­ca. Es­pe­cial­men­te debe re­vi­sar los erro­res es­tra­té­gi­cos y tác­ti­cos –evi­den­tes– que alen­ta­ron a los sec­to­res gol­pis­tas. Fun­da­men­tal­men­te, aque­llas po­lí­ti­cas que les per­mi­tie­ron a los gol­pis­tas ob­te­ner el res­pal­do y la mo­vi­li­za­ción una parte im­por­tan­te de los sec­to­res me­dios, mo­vi­li­za­ción que se pu­bli­ci­tó como “el mo­ti­vo” de un golpe que en reali­dad lle­va­ba meses pre­pa­rán­do­se.

El for­ta­le­ci­mien­to de las es­truc­tu­ras del poder es otro paso im­pres­cin­di­ble. En los Co­mi­tés Bo­li­va­ria­nos, en el go­bierno, en el par­ti­do V Re­pú­bli­ca y en las Fuer­zas Ar­ma­das, deben pro­mo­ver­se los me­jo­res y más com­pro­me­ti­dos ele­men­tos que pue­dan ocu­par los prin­ci­pa­les es­pa­cios, pen­san­do en ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la re­vo­lu­ción, ante los muy pro­ba­bles in­ten­tos de los gol­pis­tas por sacar de la ju­ga­da o di­rec­ta­men­te ase­si­nar al pre­si­den­te Chá­vez.

 Sin re­van­chis­mos

Este es un mo­men­to de fuer­za de la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na pero puede trans­for­mar­se en uno de de­bi­li­dad si no se actúa con de­ci­sión para cor­tar de raíz el pe­li­gro de una nueva des­es­ta­bi­li­za­ción. Las mi­no­rías pri­vi­le­gia­das ges­to­ras del golpe ya están tra­ba­jan­do en la ge­ne­ra­ción de una nueva opor­tu­ni­dad y de­jar­la re­or­ga­ni­zar­se sería el peor error del go­bierno de Hugo Chá­vez.

Se­gu­ra­men­te la apa­ri­ción de Lula en es­ce­na –si logra asu­mir la pre­si­den­cia de Bra­sil– y un desen­la­ce con orien­ta­ción si­mi­lar de la cri­sis po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, me­jo­ra­rán su en­torno. Mien­tras tanto, sin re­van­chis­mos, con la ley en la mano y el res­pal­do po­pu­lar que da le­ga­li­dad y le­gi­ti­mi­dad a su go­bierno, Hugo Chá­vez debe lle­var hasta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias el man­da­to po­pu­lar.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.