Energía nuclear: Argentina sigue en la buena senda

Guillermo Hamlin

En la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal Mi­nis­te­rial sobre Ener­gía Nu­clear en el siglo XXI, que se rea­li­za­ra du­ran­te los úl­ti­mos días de junio y pri­me­ros de julio del 2013, en San Pe­ters­bur­go, Rusia, el Mi­nis­tro ar­gen­tino de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, In­ver­sión Pú­bli­ca y Ser­vi­cios, Julio De Vido, man­tu­vo reunio­nes con Yu­ki­ya Amano, Di­rec­tor Ge­ne­ral de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (OIEA)y luego con au­to­ri­da­des nu­clea­res chi­nas.

La de­le­ga­ción ar­gen­ti­na a éste im­por­tan­te even­to es­tu­vo con­for­ma­da por, ade­más del Mi­nis­tro De Vido, por el Se­cre­ta­rio de Ener­gía de la Na­ción, Da­niel Ca­me­ron; el Vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (CNEA), Mau­ri­cio Bi­sau­ta; el Em­ba­ja­dor ar­gen­tino en la Fe­de­ra­ción de Rusia, Juan Car­los Kre­ckler, y el Em­ba­ja­dor ar­gen­tino en Aus­tria y ex Di­rec­tor Ge­ne­ral Ad­jun­to de la OIEA, Ra­fael Gros­si.

El Mi­nis­tro reali­zó la po­nen­cia ar­gen­ti­na, den­tro del pri­mer blo­que de ex­po­si­to­res con­for­ma­do por la Con­fe­de­ra­ción Rusa, Fran­cia, Ale­ma­nia, Irán y Es­ta­dos Uni­dos. Des­ta­có la tra­yec­to­ria de la Ar­gen­ti­na en la ac­ti­vi­dad ató­mi­ca “con fines ex­clu­si­va­men­te pa­cí­fi­cos” y alu­dió al Plan Nu­clear Ar­gen­tino que fue trans­for­ma­do en Po­lí­ti­ca de Es­ta­do en la Ar­gen­ti­na por Ley del Con­gre­so de la Na­ción en el año 2006. Anun­ció que el Plan Nu­clear con­ti­nua­rá con la cons­truc­ción de la Cuar­ta y Quin­ta cen­tral nu­clear de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca y es­ti­mó que la par­ti­ci­pa­ción de ese tipo de ener­gía po­dría lle­gar a re­pre­sen­tar entre 15 y 18 por cien­to del total del con­su­mo del país para el año 2023. El Plan con­tem­pla, en su con­jun­to, una in­ver­sión total entre los años 2006 y 2023 de 42.000 mi­llo­nes de dó­la­res, de los cua­les ya se en­cuen­tra eje­cu­ta­do el 15 por cien­to, por lo que fal­ta­rían 37.500 mi­llo­nes de dó­la­res para com­ple­tar el Plan pre­vis­to hasta el 2023. El Mi­nis­tro se­ña­ló otro pilar tec­no­ló­gi­co ar­gen­tino “el desa­rro­llo de la Cen­tral Ar­gen­ti­na de Ele­men­tos Mo­du­la­res” CAREM, la pri­me­ra cen­tral nu­clear de po­ten­cia de tec­no­lo­gía to­tal­men­te ar­gen­ti­na, será lle­va­da ade­lan­te con una pri­me­ra ver­sión de 25 MW. Este reac­tor ocu­pa­rá un lugar es­tra­té­gi­co para ge­ne­rar ener­gía eléc­tri­ca en bajas y me­dia­nas po­ten­cias, ideal para la pro­vi­sión del flui­do eléc­tri­co a po­bla­cio­nes ais­la­das o ale­ja­das de las prin­ci­pa­les ciu­da­des. Tam­bién co­men­tó los avan­ces en la coope­ra­ción bi­la­te­ral con el Bra­sil, in­di­có que la CNEA y la Co­mi­sión de Ener­gía Ató­mi­ca de Bra­sil, que ha­bían fir­ma­do en Bue­nos Aires en enero del 2011 un acuer­do para el desa­rro­llo de la in­ge­nie­ría bá­si­ca común a dos reac­to­res de in­ves­ti­ga­ción ge­me­los,los mis­mos están ac­tual­men­te en eje­cu­ción.

 

El im­pe­ra­lis­mo con­tra­ata­ca

El desa­rro­llo nu­clear ar­gen­tino siem­pre ha sido boi­co­tea­do por el im­pe­ria­lis­mo, desde la fun­da­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca por el pre­si­den­te Juan D. Perón en 1950, hasta nues­tros días. No es de ex­tra­ñar en­ton­ces, que nues­tro país re­ci­ba otra vez las aco­me­ti­das im­pe­ria­les, a tra­vés de sus di­ver­sos agen­tes, cuan­do el go­bierno ar­gen­tino toma co­rrec­tas de­ci­sio­nes en el sen­ti­do de la con­ti­nua­ción y pro­fun­di­za­ción del desa­rro­llo nu­clear.  El sá­ba­do 6 de julio pa­sa­do, en Cla­rín, Mar­ce­lo Can­ton pu­bli­ca un ar­tícu­lo con el su­ge­ren­te tí­tu­lo de “Un de­ba­te ur­ti­can­te: chau a la ener­gía ató­mi­ca”, en donde nos en­te­ra­mos de la cri­mi­nal pro­pues­ta, otro ca­li­fi­ca­ti­vo no cabe, no sólo de in­te­rrum­pir el Plan Nu­clear Ar­gen­tino sino ade­más de ce­rrar todas las usi­nas nu­clea­res para el año 2020 y ¡re­em­pla­zar­las por ener­gía eó­li­ca! ¿Quién pro­po­ne se­me­jan­te dis­pa­ra­te? Pues nada más y nada menos que Juan Car­los Vi­lla­lon­ga, pre­si­den­te de la Junta Di­rec­ti­va de Los Ver­des, ex Di­rec­tor po­lí­ti­co de Green­pea­ce.

Po­de­mos re­cor­dar cuan­do en el año 2000 la Ar­gen­ti­na ganó una li­ci­ta­ción in­ter­na­cio­nal para la pro­vi­sión a Aus­tra­lia de un reac­tor con fines me­di­ci­na­les, in­dus­tria­les y de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. El pro­ce­so li­ci­ta­to­rio co­men­zó en 1998 con la eva­lua­ción de las ocho em­pre­sas más im­por­tan­tes de todo el mundo de­di­ca­das a éste tipo de reac­to­res. De esta pri­me­ra se­lec­ción cua­tro em­pre­sas fue­ron ca­li­fi­ca­das para par­ti­ci­par en la fase final de la li­ci­ta­ción, entre ellas INVAP de la Ar­gen­ti­na. Las ofer­tas téc­ni­cas, co­mer­cia­les y eco­nó­mi­cas fue­ron pre­sen­ta­das el 3 de enero de 2000. El 5 de junio de 2000 la ofer­ta de INVAP fue de­cla­ra­da como la “pre­fe­ri­da” por el go­bierno aus­tra­liano. Se debe des­ta­car que la ofer­ta de INVAP no fue la más eco­nó­mi­ca. INVAP se im­pu­so por sobre las pro­pues­tas de tres po­de­ro­sas em­pre­sas del sec­tor a nivel in­ter­na­cio­nal: la ale­ma­na SIE­MENS, la fran­ce­sa TE­CH­NI­CA­TO­ME y la ca­na­dien­se AECL. El con­tra­to se firmó por 180 mi­llo­nes de dó­la­res (luego ter­mi­nó su­peran­do los 200 mi­llo­nes) y la cons­truc­ción co­men­zó en abril de 2002. Los plie­gos li­ci­ta­to­rios com­pren­dían, ade­más de la pro­vi­sión del reac­tor pro­pia­men­te dicho, con sus co­rres­pon­dien­tes ele­men­tos com­bus­ti­bles, el ser­vi­cio del re­pro­ce­so de los mis­mos. Esto sig­ni­fi­ca que al ago­tar­se los ele­men­tos com­bus­ti­bles, es decir cuan­do su nivel de irra­dia­ción re­co­mien­da su cam­bio, nues­tro país, en­via­ría a Aus­tra­lia un con­jun­to nuevo de ele­men­tos com­bus­ti­bles para su re­em­pla­zo en el reac­tor y trae­ría­mos a nues­tro país los ele­men­tos ago­ta­dos para su re­pro­ce­so en la plan­ta de CO­NUAR en Ezei­za, para a con­ti­nua­ción vol­ver a en­tre­gar los ele­men­tos com­bus­ti­ble ya re­pro­ce­sa­dos a Australia.​Pero, el dia­blo verde metió la cola. Há­bil­men­te Green­pea­ce, con­du­ci­do en aquel en­ton­ces por Vi­lla­lon­ga, im­pul­só una fu­ri­bun­da cam­pa­ña para fre­nar el Acuer­do de coope­ra­ción nu­clear con Aus­tra­lia. Green­pea­ce fue se­cun­da­do en ese aten­ta­do al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co na­cio­nal, por otra ONG, la Funam, de Cór­do­ba, di­ri­gi­da por el Bió­lo­go Raúl Mon­te­ne­gro, cuyos an­te­ce­den­tes an­ti­na­cio­na­les fue­ron de­nun­cia­dos por Ro­ber­to Fe­rre­ro en 1985. Funam se opone a las re­pre­sas hi­dro­eléc­tri­cas y a la ener­gía nu­clear. (1) Ambas ONGs cues­tio­na­ron la ad­ju­di­ca­ción de la li­ci­ta­ción a INVAP cuan­do se co­no­ció la de­ci­sión, mu­chí­si­mo antes que co­men­za­ran a uti­li­zar el “pre­tex­to” de la im­por­ta­ción de re­si­duos ra­dio­ac­ti­vos. La pri­me­ra ex­cu­sa uti­li­za­da por Green­pea­ce para opo­ner­se a la li­ci­ta­ción fue que INVAP había trans­fe­ri­do ile­gal­men­te tec­no­lo­gía nu­clear a Irán, Ar­ge­lia y Libia, que eran paí­ses no con­fia­bles. Esto fue des­men­ti­do por ANSTO, la au­to­ri­dad nu­clear na­cio­nal aus­tra­lia­na, in­me­dia­ta­men­te, afir­man­do, cosa que es cier­ta, que todas las ex­por­ta­cio­nes de INVAP han sido rea­li­za­das bajo con­trol in­ter­na­cio­nal de la OIEA (sal­va­guar­dias). Green­pea­ce coor­di­nó de­nun­cias ju­di­cia­les con­tra el reac­tor aus­tra­liano, a tra­vés de sus fi­lia­les de Aus­tra­lia, Fran­cia y Ar­gen­ti­na. En los tres paí­ses las de­nun­cias fue­ron des­es­ti­ma­das por la jus­ti­cia.

Raúl Mon­te­ne­gro, de Funam pidió de­cla­rar ante el Con­gre­so aus­tra­liano, en con­tra del pro­yec­to del reac­tor ale­gan­do que INVAP tenía pro­ble­mas ju­di­cia­les en la Ar­gen­ti­na por cons­truir ins­ta­la­cio­nes nu­clea­res en forma ile­gal. Mon­te­ne­gro ocul­tó que la de­nun­cia la había hecho él mismo y que la jus­ti­cia ar­gen­ti­na la ter­mi­nó des­es­ti­man­do.

Estas es­can­da­lo­sas y cos­to­sas cam­pa­ñas, mues­tran pa­tro­nes si­mi­la­res: ter­gi­ver­san y fal­sean datos, ac­túan sin base cien­tí­fi­ca al­gu­na, ata­can una im­por­tan­te ex­por­ta­ción ar­gen­ti­na de alta tec­no­lo­gía y fa­vo­re­cen ob­je­ti­va­men­te in­tere­ses de em­pre­sas eu­ro­peas.

Estas ac­cio­nes de éstos agen­tes im­pe­ria­les, lo­gra­ron un ob­je­ti­vo par­cial: no lo­gra­ron im­pe­dir la pro­vi­sión del reac­tor y sus 64 ele­men­tos com­bus­ti­bles pro­du­ci­dos en la CNEA, pero sí con­si­guie­ron que los le­gis­la­do­res ar­gen­ti­nos ve­ta­ran el re­pro­ce­so de los ele­men­tos com­bus­ti­bles gas­ta­dos en nues­tro país, adu­cien­do la su­pues­ta vio­la­ción de la cons­ti­tu­ción Na­cio­nal de 1994, que en su ar­tícu­lo 41 prohí­be la im­por­ta­ción de re­si­duos ra­dio­ac­ti­vos. La “con­fu­sión” de los le­gis­la­do­res entre Com­bus­ti­ble Gas­ta­do y Re­si­duo Ra­dio­ac­ti­vo, llama la aten­ción, con­si­de­ran­do que el 6 de julio de 2000, fecha pos­te­rior a la de­cla­ra­ción de “ofer­ta pre­fe­ri­da” la del INVAP (5 de junio de 2000) por el go­bierno aus­tra­liano, el Se­na­do y la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción Ar­gen­ti­na, aprue­ban la Ley Nº 25279, CON­VEN­CIÓN CON­JUN­TA SOBRE SE­GU­RI­DAD EN LA GES­TIÓN DEL COM­BUS­TI­BLE GAS­TA­DO Y SOBRE SE­GU­RI­DAD EN LA GES­TIÓN DE DESECHOS RA­DIO­AC­TI­VOS. Con­ven­ción in­ter­na­cio­nal, adop­ta­da en Viena RE­PÚ­BLI­CA DE AUS­TRIA el 5 de sep­tiem­bre de 1997. Como su tí­tu­lo in­di­ca, se dis­tin­gue entre Com­bus­ti­ble Gas­ta­do y Re­si­duo Ra­dio­ac­ti­vo y la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal prohí­be cla­ra­men­te la im­por­ta­ción de RE­SI­DUOS RA­DIO­AC­TI­VOS, no de COM­BUS­TI­BLE GAS­TA­DO.

Green­pea­ce, me­dian­te sus par­ti­cu­la­res in­ter­pre­ta­cio­nes, re­cha­za ésta dis­tin­ción legal entre “com­bus­ti­ble gas­ta­do” y “re­si­duo ra­dio­ac­ti­vo”, ig­no­ran­do los do­cu­men­tos de la OIEA, que re­gla­men­ta la ges­tión y dis­po­si­ción final de ambas ca­te­go­rías, dos tipos dis­tin­tos de ma­te­rial, e in­ven­ta una frase inexis­ten­te en la ley, según la cual el com­bus­ti­ble gas­ta­do se con­vier­te en re­si­duo ra­dio­ac­ti­vo si no se lo re­uti­li­za (error re­co­gi­do por Elisa Ca­rrióen sus ob­je­cio­nes al dic­ta­men de Co­mi­sión fa­vo­ra­ble al Acuer­do).

 

Vuel­ven a las an­da­das

Ha­bien­do re­cor­da­do las “ha­za­ñas” de Vi­lla­lon­ga en Green­pea­ce, vol­va­mos a sus queha­ce­res ac­tua­les. Se lanzó a las lides de la po­lí­ti­ca ver­ná­cu­la con su Agru­pa­ción po­lí­ti­ca Los Ver­des, que suena tan o más “eco­ló­gi­ca” que Green­pea­ce, y sus “modus ope­ran­di” son los mis­mos: cuan­do pre­sen­tó en so­cie­dad a su Agru­pa­ción (in­ten­tó fun­dar el Par­ti­do Verde que por al­gu­na razón se trans­for­mó en Los Ver­des) lo hizo en­vian­do el men­sa­je de Perón a los pue­blos del mundo de 1972, se­ña­lan­do que cuan­do Perón vol­vió a la Ar­gen­ti­na cam­bió lo que pen­sa­ba sobre el desa­rro­llo in­dus­trial, sobre las ener­gías nu­clear e hi­dráu­li­ca, había de­ve­ni­do en Ge­ne­ral Ecó­lo­go. ¡Cuán­tas cosas le hacen decir a Perón! No hay que fi­jar­se en lo que Perón dijo sino en lo que hizo: fundó en 1950 la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca y a su re­gre­so, des­min­tien­do a Vi­lla­lon­ga dió nuevo im­pul­so al Plan Nu­clear y a los em­pren­di­mien­tos hi­dráu­li­cos. En su úl­ti­mo go­bierno se inau­gu­ró Atu­cha I y la re­pre­sa hi­dro­eléc­tri­ca Salto Gran­de.

Los Ver­des, evi­den­cian­do la misma as­tu­cia y opor­tu­nis­mo ope­ra­ti­vo que Green­pea­ce, di­ri­gi­da por su an­te­rior jefe po­lí­ti­co en Ar­gen­ti­na, se ubica rá­pi­da­men­te en foros im­por­tan­tes. Se “cuela” en el Go­bierno de la Ciu­dad ase­so­ran­do en el Pro­gra­ma Ba­su­ra Cero (ob­je­ti­vo de im­po­si­ble cum­pli­mien­to), y, según dice Mar­ce­lo Can­ton en el ar­tícu­lo de Cla­rín ya men­cio­na­do (2) el año pa­sa­do, junto a la UBA y AGEE­RA (Aso­cia­ción de Ge­ne­ra­do­res de Ener­gía Eléc­tri­ca) Los Ver­des ana­li­za­ron las pro­yec­cio­nes de la ener­gía ar­gen­ti­na hasta el 2030.

 

La pro­pues­ta verde va por todo

Juan Car­los Vi­lla­lon­ga, muy suel­to de cuer­po, se­ña­la que “per­fec­ta­men­te po­de­mos apa­gar todas las usi­nas nu­clea­res de aquí al 2020 y re­em­pla­zar­las por sis­te­mas de ge­ne­ra­ción más ami­ga­bles con el medio am­bien­te”. Esto su­po­ne re­em­pla­zar toda la ener­gía nu­clear por la eó­li­ca, que, según el osado eco­lo­gis­ta, es “una tec­no­lo­gía muy pro­ba­da en todo el mundo y fácil de ins­ta­lar”. Se­ña­la el ejem­plo de Ale­ma­nia que ha anun­cia­do un plan para dar de baja la ener­gía nu­clear para el 2022. Todo, según esta pro­pues­ta, al mismo costo final de la ener­gía, pro­yec­ta­da por AGEE­RA, que, a pesar del ase­so­ra­mien­to Verde, in­clu­ye a la ener­gía nuclear.​www.​ageera.​com.​ar

 

La ener­gía nu­clear des­pués de Fu­kus­hi­ma

El te­rri­ble sismo y con­se­cuen­te tsu­na­mi que aso­la­ron a Japón fue­ron apro­ve­cha­dos por eco­lo­gis­tas y otros gru­pos de in­te­rés, para ejer­cer, por des­co­no­ci­mien­to o in­ten­ción ve­la­da, una gran pre­sión me­diá­ti­ca acer­ca de los su­pues­tos pe­li­gros que en­tra­ña la ener­gía nu­clear, con la pre­ten­sión de sem­brar el pá­ni­co en la po­bla­ción mun­dial. Sin em­bar­go, y a pesar de ello, paí­ses de dis­tin­tas re­gio­nes del mundo, man­tie­nen la ex­pan­sión de sus pro­gra­mas nu­clea­res. Así es como según la IAEA, la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca, se­ña­la en su pá­gi­na web http://​www.​iaea.​org que la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de ener­gía nu­clear que era de 369 GW en el año 2011, se es­ti­ma que, para el año 2030, al­can­za­ría un valor mí­ni­mo de 456GW y un má­xi­mo de 740 GW. Se ob­ser­va una dis­pa­ri­dad en los cre­ci­mien­tos es­ti­ma­dos, según las re­gio­nes. Se des­ta­ca en pri­mer lugar , que la es­ti­ma­ción de la re­gión asiá­ti­ca, ofre­ce las ma­yo­res tasas de cre­ci­mien­to anual, hasta el 2030: 11% la pe­si­mis­ta y 14,2% la op­ti­mis­ta (ob­via­men­te se debe a la in­fluen­cia de China e India). La es­ti­ma­ción de la re­gión La­ti­noa­me­ri­ca­na, ofre­ce tasas de cre­ci­mien­to anual, hasta el año 2030, de, ver­sión pe­si­mis­ta 3,3% y 7,3% la op­ti­mis­ta. La re­gión de Eu­ro­pa del Este, por su parte, anun­cia tasas de cre­ci­mien­to anual hasta el año 2030, de 3,3% pe­si­mis­ta y 5% op­ti­mis­ta. Se dis­tin­gue de todas las re­gio­nes del mundo, la re­gión de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, en donde la ver­sión pe­si­mis­ta es de un de­cre­ci­mien­to de -1,9 y la op­ti­mis­ta de un cre­ci­mien­to de 1,1%, ambas como tasas anua­les hasta el año 2030 (esto ob­via­men­te por la in­fluen­cia de Ale­ma­nia que me­re­ce co­men­tar­se en forma par­ti­cu­lar)

 

El go­bierno de Ale­ma­nia de­ci­de aban­do­nar la ener­gía nu­clear

Pri­me­ro de­ci­dió ce­rrar los reac­to­res más vie­jos en forma in­me­dia­ta y luego pro­yec­ta desechar la ener­gía nu­clear to­tal­men­te como op­ción ener­gé­ti­ca, esto im­pli­ca ce­rrar los 17 reac­to­res nu­clea­res para el 2022. Esta de­ci­sión po­lí­ti­ca de An­ge­la Mer­kel (apre­mia­da por su alian­za elec­to­ral con el in­flu­yen­te par­ti­do Verde), me­re­ció la crí­ti­ca del ex Can­ci­ller Hel­muth­Kohl: “el uso de la ener­gía nu­clear en Ale­ma­nia, no se hizo más pe­li­gro­sa por lo ocu­rri­do en Japón. Si el país cuyas plan­tas de ener­gía nu­clear están entre las más se­gu­ras del mundo, y sus in­ge­nie­ros son ad­mi­ra­dos y res­pe­ta­dos en todo el mundo, toma una de­ci­sión ato­lon­dra­da, como salir de la ener­gía nu­clear, haría al mundo un lugar menos se­gu­ro”.

El fuer­te sec­tor in­dus­trial ale­mán ex­pre­só tam­bién su ma­les­tar ante la de­ci­sión: esto im­pli­ca­ría un in­cre­men­to de los cos­tos pro­me­dio de ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca, re­du­cien­do la com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria ale­ma­na, de las pri­me­ras en el mundo. In­clu­so lle­ga­ron a su­ge­rir que ante po­si­bles au­men­tos de los pre­cios de las ta­ri­fas eléc­tri­cas, de­ri­va­dos de aban­do­nar la ener­gía nu­clear, las plan­tas ale­ma­nas es­ta­rían es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de re­lo­ca­li­zar sus ins­ta­la­cio­nes en otros paí­ses de me­no­res cos­tos ener­gé­ti­cos. La pre­mier An­ge­la Mer­kel, no podía per­mi­tir eso. La “so­lu­ción” adop­ta­da fue la de sub­si­diar los cos­tos ener­gé­ti­cos de las plan­tas in­dus­tria­les ale­ma­nas y orien­tar los ma­yo­res cos­tos al in­cre­men­to de las ta­ri­fas de los usua­rios do­mi­ci­lia­rios ale­ma­nes. Esto es acep­ta­do por el pú­bli­co ale­mán de­bi­do al in­fun­da­do miedo a la ener­gía nu­clear ins­ta­la­do en gran parte de la po­bla­ción eu­ro­pea, la in­fluen­cia del Par­ti­do Verde hizo el resto.

 

El im­pe­rio del miedo

El miedo a la ener­gía nu­clear en Eu­ro­pa es una con­se­cuen­cia di­rec­ta de la “gue­rra fría”, cuan­do ambas su­per­po­ten­cias los EEUU y la URSS, en las dé­ca­das del 60 y 70 com­pe­tían en el au­men­to in­ce­san­te de sus ar­se­na­les nu­clea­res, y nue­vas po­ten­cias nu­clea­res como Fran­cia y China se su­ma­ban a la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca ató­mi­ca.

El miedo a un con­flic­to nu­clear era bien fun­da­do: exis­tía la po­si­bi­li­dad de un con­flic­to ar­ma­do, una gue­rra uti­li­zan­do armas ató­mi­cas sería una ca­tás­tro­fe. Nació en aque­llas épo­cas en Eu­ro­pa, cuyo te­rri­to­rio había sido el campo de ba­ta­lla de las dos gran­des gue­rras in­ter­im­pe­ria­lis­tas del siglo XX, un mo­vi­mien­to so­cial opo­si­tor al uso de las armas ató­mi­cas: Cam­pa­ña por el Desar­me Nu­clear (CDN). Del ma­tri­mo­nio con el eco­lo­gis­mo nace el re­cha­zo ac­tual a la ener­gía nu­clear. El even­to de Cher­nóbyl debe con­tem­plar­se desde ésta óp­ti­ca. El hecho, ocu­rri­do en plena “gue­rra fría”, fue exa­ge­ra­do en gran forma por la pren­sa oc­ci­den­tal (la BBC de Lon­dres in­for­mó 30.000 muer­tos), que de esa ma­ne­ra con­tri­buía a la lucha con el blo­que so­vié­ti­co. El re­sul­ta­do fue una dis­tor­sión ex­tre­ma de los he­chos reales, lo que fue apro­ve­cha­do por el mo­vi­mien­to CDN y por los gru­pos eco­lo­gis­tas. Hay quie­nes aún hoy se afe­rran a esas dis­tor­sio­nes de la in­for­ma­ción con­ver­ti­das en mito lo re­pi­ten (y es­cri­ben) como el caso de Ser­gio Fe­de­ro­visky: “se es­ca­pó a la at­mós­fe­ra y causó unos quin­ce mil muer­tos y de­ce­nas de miles de afec­ta­dos por di­fe­ren­tes mal­for­ma­cio­nes y tu­mo­res que si­guen apa­re­cien­do como hon­gos”. (3) La reali­dad de Cher­nóbyl­fue mucho menos es­pec­ta­cu­lar. Según la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), a tra­vés de sus mé­di­cos y ra­dió­lo­gos, en­con­tró 31 muer­tos en los pri­me­ros días del ac­ci­den­te, 45 muer­tos 14 años des­pués y 75 muer­tos 19 años des­pués. “Se tra­ta­ba de tra­ba­ja­do­res de la cen­tral, bom­be­ros y otros que va­lien­te­men­te lu­cha­ron con­tra el fuego en el reac­tor, lo­gra­ron ex­tin­guir­lo y rea­li­za­ron luego su pos­te­rior lim­pie­za” según lo re­la­ta el bió­lo­go Dr. James Lo­ve­lo­ck. (4) Ya no hay “gue­rra fría” y la opo­si­ción hoy de los eco­lo­gis­tas, no es a las armas nu­clea­res sino al uso pa­cí­fi­co de la ener­gía nu­clear.

 

Prue­bas con bom­bas ató­mi­cas

A par­tir de 1962, las po­ten­cias nu­clea­res hi­cie­ron prue­bas con bom­bas de hi­dró­geno (ener­gía de fu­sión) 20.000 más po­ten­tes que las lan­za­das en Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki. En el ato­lón de Mu­ru­roa, en la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, se rea­li­za­ron entre 1966 y 1974, 41 de­to­na­cio­nes nu­clea­res at­mos­fé­ri­cas, y desde en­ton­ces hasta 1995, 137 ex­plo­sio­nes nu­clea­res sub­ma­ri­nas. A pe­di­do del go­bierno fran­cés la Agen­cia In­ter­na­cio­nal para la Ener­gía Ató­mi­ca (IAEA), es­tu­dió la si­tua­ción ra­dio­ló­gi­ca del ato­lón du­ran­te dos años, in­ter­vi­nie­ron en el mismo 55 ex­per­tos de 21 paí­ses y el ma­te­rial re­co­gi­do en el lugar fue ana­li­za­do en 18 la­bo­ra­to­rios de 12 paí­ses. Las con­clu­sio­nes pu­bli­ca­das en 1998, se­ña­lan que nin­gu­na ac­ción de re­me­dia­ción del suelo es ne­ce­sa­ria ahora o en el fu­tu­ro y que no se ne­ce­si­tan más me­di­cio­nes con el pro­pó­si­to de pro­tec­ción ra­dio­ló­gi­ca.

Po­de­mos ob­ser­var que, des­pués de un bom­bar­deo sis­te­má­ti­co con ar­te­fac­tos nu­clea­res de fi­sión y de fu­sión, du­ran­te 30 años, y luego de trans­cu­rri­dos 15 ape­nas desde la úl­ti­ma ex­plo­sión, no que­da­ban ras­tros de la ra­dia­ción en las pla­yas y en las aguas del ato­lón. Es no­ta­ble la ob­ser­va­ción que hace James Lo­ve­lo­ck al res­pec­to: “Estas gi­gan­tes­cas ex­plo­sio­nes tu­vie­ron con­se­cuen­cias in­tere­san­tes. Li­be­ra­ron tanta ra­diac­ti­vi­dad en la at­mós­fe­ra como hu­bie­ran ge­ne­ra­do dos desas­tres como el de Cher­nóbyl cada se­ma­na, du­ran­te todo un año. Los vien­tos de la es­tra­tós­fe­ra es­par­cie­ron res­tos ra­dio­ac­ti­vos por todo el mundo y todos no­so­tros res­pi­ra­mos o tra­ga­mos, pro­duc­tos de la fu­sión como el cesio 137, el es­tron­cio 90 y plu­to­nio, que no había de­to­na­do. En poco tiem­po se pudo com­pro­bar que había isó­to­pos de es­tron­cio en los hue­sos de prác­ti­ca­men­te todo el mundo. Sea cual fuera el daño que esas prue­bas y sus re­si­duos cau­sa­ron a los hu­ma­nos, no hay nin­gún in­di­cio ni nin­gu­na teo­ría que su­gie­ra que con­tu­vo el pro­gre­si­vo au­men­to de nues­tra es­pe­ran­za de vida. Hoy vi­vi­mos más tiem­po que nunca. De hecho, los go­bier­nos eu­ro­peos están preo­cu­pa­dos por cómo pa­ga­rán la pen­sión a su ciu­da­da­nía an­cia­na. Aque­llas ex­plo­sio­nes que pro­du­je­ron tanta ra­dia­ción como la que hu­bie­ra ge­ne­ra­do una gue­rra nu­clear de in­ten­si­dad media, no su­pu­sie­ron una gran ame­na­za para la Tie­rra ni para la salud o el bie­nes­tar de sus ha­bi­tan­tes. Los ac­ti­vis­tas an­ti­nu­clea­res to­ma­ron el dato de que el “ve­neno” había al­can­za­do todos los rin­co­nes del mundo y agi­ta­ron el pá­ni­co. Estos ac­ti­vis­tas ig­no­ra­ron la fa­mo­sa má­xi­ma de Pa­ra­cel­so: “El ve­neno es la dosis”, ade­más del hecho de que no­so­tros mis­mos somos de forma na­tu­ral mucho más ra­dio­ac­ti­vos que la dosis que se su­po­ne que ab­sor­bi­mos a causa de las prue­bas”. (4) ¿A qué se re­fie­re Lo­ve­lo­ck, cuan­do dice que “somos de forma na­tu­ral mucho más ra­dio­ac­ti­vos que la dosis ab­sor­bi­da por las prue­bas nu­clea­res”?

 

Ra­dia­ción que viene del cos­mos

Los rayos cós­mi­cos pro­ve­nien­tes de todas par­tes del uni­ver­so, bom­bar­dean con­ti­nua­men­te nues­tro pla­ne­ta, día y noche. Bá­si­ca­men­te son iones de todos los ele­men­tos de la tabla pe­rió­di­ca. El 89% está for­ma­do por iones de hi­dró­geno (pro­to­nes), 10% nú­cleos de helio (par­tí­cu­las alfa) y el 1% res­tan­te por ele­men­tos más pe­sa­dos. Den­tro de éstos los más abun­dan­tes son los iones de car­bono, oxí­geno, hie­rro, mag­ne­sio y si­li­cio. Lle­gan con ener­gías tan altas que son pro­yec­ti­les ca­pa­ces de hacer gran daño a las mo­lé­cu­las de la vida. Sin em­bar­go con­vi­vi­mos dia­ria­men­te con ese bom­bar­deo, sin ad­ver­tir su pre­sen­cia y a nadie se le ocu­rri­ría in­ten­tar ate­mo­ri­zar­nos “con los te­rri­bles efec­tos de ésta ra­dia­ción”. Los pa­sa­je­ros de un avión de línea vo­lan­do a 10.000 me­tros de al­tu­ra, re­ci­ben por hora, una ra­dia­ción del mismo orden que la re­gis­tra­da en las zonas ale­da­ñas a la plan­ta nu­clear de Fu­kus­hi­ma, du­ran­te los días pos­te­rio­res al ac­ci­den­te. (5)

 

Ra­dia­ción que viene de nues­tro in­te­rior

En la at­mós­fe­ra el gas más abun­dan­te es el ni­tró­geno, un 79%. Los rayos cós­mi­cos al in­gre­sar en la at­mós­fe­ra, trans­fie­ren gran parte de su ener­gía por medio de sus im­pac­tos con las mo­lé­cu­las del aire, y con­vier­ten a parte de los áto­mos de ni­tró­geno en áto­mos de car­bono 14. El car­bono na­tu­ral más abun­dan­te en la na­tu­ra­le­za es el car­bono 12 y el car­bono 14 es un isó­to­po ra­dio­ac­ti­vo, el cual se oxida en la at­mós­fe­ra y se con­vier­te en CO2, dió­xi­do de car­bono. Este gas, como es sa­bi­do, es ab­sor­bi­do por los ve­ge­ta­les a tra­vés de la fo­to­sín­te­sis y lo con­vier­ten en azú­ca­res, su ali­men­to. A par­tir de allí se dis­tri­bu­ye por todo el mundo bio­ló­gi­co, in­clui­dos no­so­tros. En nues­tro cuer­po te­ne­mos una pro­por­ción de áto­mos de car­bono ra­dio­ac­ti­vo emi­tien­do par­tí­cu­las beta. Pero eso no es todo. Ade­más, en nues­tras vís­ce­ras somos por­ta­do­res de mu­chos ele­men­tos ra­dio­ac­ti­vos: plomo, torio, po­ta­sio, etc. Todos en pe­que­ñas pro­por­cio­nes. Un hom­bre de 70 Kg tiene en su cuer­po, por ejem­plo, unos 140 gra­mos de po­ta­sio. Ele­men­to im­pres­cin­di­ble para la vida, que se acu­mu­la en las cé­lu­las. En la na­tu­ra­le­za, el 0,0118%del po­ta­sio es un isó­to­po ra­dio­ac­ti­vo que bom­bar­dea cons­tan­te­men­te nues­tras cé­lu­las con par­tí­cu­las beta. (5)

 

La ra­dia­ción na­tu­ral

La ra­dio­ac­ti­vi­dad es parte de nues­tro mundo y nos acom­pa­ña desde los orí­ge­nes de la vida en la tie­rra. Ma­te­ria­les ra­dio­ac­ti­vos na­tu­ra­les están pre­sen­tes en la cor­te­za te­rres­tre, y no so­la­men­te en zonas ob­vias como en las sie­rras de las pro­vin­cias de Cór­do­ba y de San Luis donde hay mi­ne­ra­les de ura­nio na­tu­ral, sino aquí mismo en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, y en pro­vin­cias de lla­nu­ra, donde la pre­sen­cia de po­ta­sio y torio ase­gu­ran la pre­sen­cia de ra­dio­ac­ti­vi­dad. Por su­pues­to es mayor en Cór­do­ba y San Luis por­que el ura­nio na­tu­ral es más ra­dio­ac­ti­vo (las de­nun­cias de eco­lo­gis­tas con­tra la mi­ne­ría de ura­nio na­tu­ral no tie­nen fun­da­men­to cien­tí­fi­co). Ma­te­ria­les ra­dio­ac­ti­vos na­tu­ra­les están pre­sen­tes en las pa­re­des pisos y te­chos de nues­tras vi­vien­das, en las es­cue­las, ofi­ci­nas y en los ali­men­tos y be­bi­das. En de­fi­ni­ti­va el hom­bre siem­pre ha es­ta­do ex­pues­to a la ra­dia­ción na­tu­ral sur­gi­da de la tie­rra y del es­pa­cio ex­te­rior (lo que lo con­vier­te en ra­dio­ac­ti­vo). Com­pa­re­mos ésta ra­dio­ac­ti­vi­dad na­tu­ral, con­tra la cual es­ta­mos “va­cu­na­dos”, con la ra­dio­ac­ti­vi­dad que emi­ten las cen­tra­les nu­clea­res en ope­ra­ción y cómo po­dría afec­tar nues­tra salud.

 

Es­tu­dios de los efec­tos de la ra­dia­ción en la po­bla­ción ve­ci­na a las plan­tas nu­clea­res

El Co­mi­té Cien­tí­fi­co sobre Efec­tos de la Ra­dia­ción Nu­clear de las Na­cio­nes Uni­das, (UNS­CEAR) en su in­for­me del 2012, se­ña­la que no se en­con­tró nin­gún efec­to de salud ob­ser­va­ble de­ri­va­do del ac­ci­den­te nu­clear del año 2011, en el pú­bli­co, los tra­ba­ja­do­res o los niños en el área de la plan­ta de Fu­kus­hi­ma, ate­nién­do­se a los es­tu­dios ya pu­bli­ca­dos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y la Uni­ver­si­dad de Tokio.

Acaba de ser pu­bli­ca­do un mi­nu­cio­so es­tu­dio rea­li­za­do por la Co­mi­sión Ca­na­dien­se de Se­gu­ri­dad Nu­clear (CNSC), sobre las po­bla­cio­nes que viven cerca de las tres cen­tra­les nu­clea­res de On­ta­rio. El es­tu­dio RA­DI­CON “Ra­dia­ción e in­ci­den­cia de Cán­cer Al­re­de­dor de las Plan­tas Nu­clea­res de On­ta­rio desde 1990 a 2008”, ha de­mos­tra­do que no hay evi­den­cias de clús­te­res de leu­ce­mia in­fan­til, ni au­men­to de lin­fo­mas no-Hodg­kins, como tam­po­co nin­gún au­men­to en nin­gún otro cán­cer, en cual­quier grupo de edad, en co­mu­ni­da­des den­tro del radio de 25 Km de las plan­tas nu­clea­res.

Dado que las dosis pú­bli­cas de ra­dia­ción que re­sul­tan de la ope­ra­ción de las plan­tas nu­clea­res (0,001-0,050 mSv/año) son de 100 a 10.000 veces más pe­que­ñas que la ra­dia­ción na­tu­ral de fondo (2-10 mSV/año), estos re­sul­ta­dos no son sor­pren­den­tes.

Estos re­sul­ta­dos son si­mi­la­res a otros es­tu­dios se­rios y con­fia­bles he­chos para cual­quier otra cen­tral nu­clear en todo el mundo. Entre éstos se des­ta­ca el In­for­me CO­MA­RE de Gran Bre­ta­ña. El Com­mit­teeon Me­di­cal As­pects of Ra­dia­tion in theEn­vi­ron­ment (CO­MA­RE), rea­li­za­do por la Agen­cia de Pro­tec­ción de la Salud de Gran Bre­ta­ña. Com­pren­de in­for­mes sobre plan­tas nu­clea­res de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia y Suiza. En el si­guien­te cua­dro se ex­po­nen, según cada país, las dosis de ra­dia­ción, a que el pú­bli­co está ex­pues­to, según tres fuen­tes: na­tu­ral, ex­po­si­cio­nes mé­di­cas y emi­sio­nes de las plan­tas nu­clea­res. El cua­dro está trans­crip­to del In­for­me CO­MA­RE, es la tabla 8.4 de la pá­gi­na 90.

TABLA

Como po­de­mos apre­ciar, la ra­dia­ción na­tu­ral a la que es­ta­mos ex­pues­tos dia­ria­men­te, es mucho mayor que las emi­sio­nes con­tro­la­das de las plan­tas nu­clea­res en ope­ra­ción y los te­rro­res que se di­fun­den no tie­nen fun­da­men­to cier­to.

 

De­nun­cia eco­ló­gi­ca sin fun­da­men­to

Una no­ti­cia im­por­tan­te es el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la causa ante el Juz­ga­do Fe­de­ral de Lomas de Za­mo­ra, donde se in­ves­ti­ga­ba el po­si­ble im­pac­to pro­du­ci­do en el medio am­bien­te por las ac­ti­vi­da­des del Cen­tro Ató­mi­co Ezei­za, que su­pues­ta­men­te ha­bría afec­ta­do las napas freá­ti­cas de la zona ad­ya­cen­te y con­ta­mi­na­do las aguas para el con­su­mo hu­mano. Pe­ri­ta­jes de or­ga­nis­mos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, die­ron cuen­ta de que las mues­tras de agua ana­li­za­das no re­pre­sen­ta­ban ries­gos ra­dio­ló­gi­cos. Los va­lo­res en­con­tra­dos es­ta­ban por de­ba­jo de lo re­co­men­da­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. Se de­ter­mi­nó que no exis­tía con­ta­mi­na­ción an­tro­po­gé­ni­ca con ele­men­tos ra­dio­ac­ti­vos en el suelo su­per­fi­cial, sub­sue­lo, ni en las aguas su­per­fi­cia­les ni sub­te­rrá­neas, uti­li­za­das para con­su­mo hu­mano. En con­se­cuen­cia con fecha 4 de marzo de 2013 el juez fe­de­ral dictó sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va por inexis­ten­cia del de­li­to, po­nien­do fin al pro­ce­so y ar­chi­van­do la causa. www.​cnea.​gov.​ar

 

FUNAM sigue en­ga­ñan­do a la po­bla­ción

El bió­lo­go Raúl Mon­te­ne­gro sigue con su cru­za­da an­ti­nu­clear. Pero lo hace con in­for­ma­ción erró­nea, como siem­pre. Uno de sus ca­ba­lli­tos de ba­ta­lla es que la ra­dia­ción es ries­go­sa, que no exis­te um­bral, cual­quier valor de ra­dia­ción io­ni­zan­te por pe­que­ño que sea, es de ries­go y puede pro­du­cir cán­cer. El cua­dro que mos­tra­mos más arri­ba, del in­for­me CO­MA­RE lo des­mien­te, pero ahora hay otro in­for­me to­da­vía más la­pi­da­rio para sus de­nun­cias.

El UNS­CEAR in­for­ma que todas las evi­den­cias que emer­gen de miles de es­tu­dios in­di­can que la Teo­ría Li­neal sin Um­bral (LNT, por li­near no th­res­hold) debe ser aban­do­na­da (de esto se afe­rra­ba Mon­te­ne­gro) y se debe re­co­no­cer la exis­ten­cia de un efec­to “hor­mé­ti­co” de las ra­dia­cio­nes de bajos ni­ve­les como los de la ra­dia­ción na­tu­ral de fondo. Hor­me­sis es el me­ca­nis­mo que usan las va­cu­nas para po­ten­ciar al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co me­dian­te la ex­po­si­ción a pe­que­ñas dosis de al­gu­na sus­tan­cia tó­xi­ca o ve­ne­no­sa. Las dosis de bajas ra­dia­cio­nes tie­nen el po­ten­cial de re­for­zar al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, lo mismo que las va­cu­nas. Se puede pro­fun­di­zar éstos temas le­yen­do el la­pi­da­rio in­for­me de Eduar­do Fe­rrey­ra Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na de Eco­lo­gía Cien­tí­fi­ca (FAEC) donde de­nun­cia a R. Mon­te­ne­gro como far­san­te (6)

 

La danza de los sub­si­dios, ener­gía re­no­va­ble y car­bón en Ale­ma­nia

No es sor­pren­den­te, el hecho de que los me­dios in­ter­na­cio­na­les es­ca­mo­teen in­for­ma­ción, cuan­do de ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca se trate. Los in­tere­ses en juego son muy gran­des, los con­flic­tos en­fren­tan a gran­des cor­po­ra­cio­nes in­dus­tria­les, gran­des pro­vee­do­res de com­bus­ti­bles fó­si­les como el pe­tró­leo, el gas, pero no hay que ol­vi­dar­se del car­bón, es­pe­cial­men­te en Ale­ma­nia. Los fa­bri­can­tes de ener­gía eó­li­ca re­ci­ben be­ne­fi­cios fis­ca­les para su pro­duc­ción y los ge­ne­ra­do­res que los ad­quie­ren y pro­veen ener­gía eléc­tri­ca a la red ale­ma­na, re­ci­ben a su vez sub­si­dios para ob­te­ner una renta ra­zo­na­ble. Dado que Vi­lla­lon­ga uti­li­za el ejem­plo de Ale­ma­nia como mo­de­lo a adop­tar ana­li­za­re­mos con más pro­fun­di­dad el sis­te­ma ger­mano.

In­for­me­mos pri­me­ro que Ale­ma­nia inau­gu­ró a me­dia­dos de agos­to de 2012, una plan­ta de ge­ne­ra­ción ter­mo­eléc­tri­ca de 2.200 MW ali­men­ta­da con car­bón en las cer­ca­nías de la ciu­dad de Co­lo­nia. ¡Eso no es nada, tiene pro­yec­ta­das 23 nue­vas plan­tas ge­ne­ra­do­ras de elec­tri­ci­dad a base de car­bón! ¿No es con­tra­dic­to­rio que el mi­nis­tro de Am­bien­te de Ale­ma­nia Peter Al­ta­maier que ha abra­za­do el ca­mino de las ener­gías re­no­va­bles desde hace 20 años, acep­te que in­vier­tan en cen­tra­les tér­mi­cas, emi­so­ras de dió­xi­do de car­bono?

 

Cos­tos e in­efi­cien­cias ocul­tas de las ener­gías eó­li­ca y solar

Ana­li­za­re­mos con mayor de­ta­lle la ener­gía eó­li­ca que es la re­co­men­da­da por Vi­lla­lon­ga, pero po­de­mos, de pa­sa­da dar al­gu­nos datos res­pec­to de la solar fo­to­vol­tai­ca. El sis­te­ma de sub­si­dios a la ener­gía re­no­va­ble en Ale­ma­nia es­ti­pu­la, por ley, que en el mo­men­to en que un ge­ne­ra­dor de ener­gía eó­li­ca o ener­gía fo­to­vol­tai­ca tiene ofer­ta para ser pro­vis­ta a la red na­cio­nal, la misma debe ser acep­ta­da in­me­dia­ta­men­te y des­co­nec­tar una po­ten­cia equi­va­len­te pro­vis­ta por una cen­tral ge­ne­ra­do­ra ali­men­ta­da con com­bus­ti­bles fó­si­les. El ob­je­to de esas in­ver­sio­nes tiene ese pro­pó­si­to.Su­pues­ta­men­te re­em­pla­zar ener­gía fósil por ener­gía re­no­va­ble. En nues­tro caso Vi­lla­lon­ga pro­po­ne en la Ar­gen­ti­na, re­em­pla­zar la ener­gía nu­clear por ener­gía eó­li­ca.

Dada la in­trín­se­ca in­efi­cien­cia de la ge­ne­ra­ción eó­li­ca y fo­to­vol­tai­ca, el go­bierno ale­mán sub­si­dia a las ta­ri­fas que per­ci­ben los ge­ne­ra­do­res de di­chas ener­gías, a los efec­tos de que las em­pre­sas pri­va­das ten­gan in­te­rés en dicha ac­ti­vi­dad. Si no fuera por los sub­si­dios a nadie se le ocu­rri­ría, en el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, pro­du­cir ener­gía eléc­tri­ca de esa ma­ne­ra.

 

Pre­cios de ta­ri­fa eléc­tri­ca en Ale­ma­nia en el año 2012 (7)

              Ex­pre­sa­dos en cen­ta­vos de Euro/Kwh
Pre­cio No­mi­nal         Ta­ri­fa Eó­li­ca         Ta­ri­fa Fo­to­vol­tai­ca
5,96                       8,93                     32,77

Estos sub­si­dios dis­tor­sio­nan los cos­tos de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca en Ale­ma­nia, cosa que se va in­cre­men­tan­do desde hace 20 años en la me­di­da en que se sigue in­cor­po­ran­do ener­gías re­no­va­bles a la gri­lla eléc­tri­ca, si­tua­ción que se agra­va­ría con la sa­li­da de la ener­gía nu­clear, de me­no­res cos­tos de ge­ne­ra­ción.

 

Pro­gra­mas de ener­gía eó­li­ca cau­san mayor con­su­mo de ener­gías fó­si­les

El pro­ble­ma con la ener­gía eó­li­ca es que de­bi­do a la na­tu­ral in­ter­mi­ten­cia del vien­to, cuyo per­fil de ve­lo­ci­da­des puede ser in­fe­rior a la de di­se­ño, en cuyo caso las aspas no giran y no ge­ne­ra ener­gía, o su­pe­rior a la misma y se de­tie­nen au­to­má­ti­ca­men­te para que el fuer­te vien­to no dañe los equi­pos. Esto hizo que cuan­do se pro­yec­tó la ins­ta­la­ción de éstos apa­ra­tos se con­si­de­ró en Ale­ma­nia un fac­tor de uti­li­za­ción de 30%. Esto sig­ni­fi­ca que el 30% del tiem­po es­ta­ría ge­ne­ran­do ener­gía y aho­rran­do com­bus­ti­ble fósil. Pero tam­bién sig­ni­fi­ca que el 70% del tiem­po res­tan­te, cen­tra­les de ener­gía tér­mi­ca de­be­rán pro­veer una po­ten­cia equi­va­len­te para que no se pro­duz­can apa­go­nes en el sis­te­ma.

Luego de in­cre­men­tos im­por­tan­tes en la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, que era de 6 GW en el año 2000, lle­gan­do a su­perar los 23 GW ac­tua­les, Ale­ma­nia tiene una ex­pe­rien­cia im­por­tan­te y las con­clu­sio­nes que po­de­mos sacar de la misma son muy alec­cio­na­do­ras.

Ale­ma­nia ha en­con­tra­do que, en pro­me­dio el 30% que se había to­ma­do como fac­tor de uti­li­za­ción de di­se­ño, re­sul­tó en la reali­dad de sólo 17,5%. Po­de­mos con­tras­tar esto con los fac­to­res de uti­li­za­ción de las cen­tra­les tér­mi­cas, a car­bón, gas na­tu­ral, o hi­dro­eléc­tri­cas cuyos fac­to­res de uti­li­za­ción va­rían entre el 85 y 90%, ni qué decir de las cen­tra­les nu­clea­res con un 95% de fac­tor de uti­li­za­ción.

Que el fac­tor real de uti­li­za­ción sea de 17,5% sig­ni­fi­ca que de las 23 GW de ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da que tiene Ale­ma­nia, sólo ob­tie­ne en la reali­dad 4 GW. La di­fe­ren­cia deben cu­brir­la cen­tra­les tér­mi­cas de apoyo. Pero no es tarea fácil. De­bi­do a la gran va­ria­bi­li­dad de la ener­gía en­tre­ga­da por los ge­ne­ra­do­res eó­li­cos, pue­den haber os­ci­la­cio­nes dia­rias de en­tre­ga ener­gé­ti­ca que, según la ex­pe­rien­cia ale­ma­na, van del 0,2% del total en­tre­ga­do a la red, hasta el 38%. Esto es con­tro­la­do por compu­tado­ras que deben de­ci­dir todo el tiem­po, poner y sacar de ser­vi­cio cen­tra­les tér­mi­cas con las po­ten­cias re­que­ri­das a los efec­tos de cu­brir las ne­ce­si­da­des ori­gi­na­das en esta gran va­ria­bi­li­dad en los mo­li­nos ope­ran­do en todo el te­rri­to­rio ale­mán. Este tra­ba­jo de parar y arran­car, a que son so­me­ti­das las cen­tra­les tér­mi­cas de apoyo, tiene su costo. Este costo es el de una dis­mi­nu­ción de su efi­cien­cia, un mayor con­su­mo de com­bus­ti­ble en los mo­men­tos en que las cen­tra­les de apoyo deben po­ner­se en mar­cha para co­nec­tar­se a la red y re­le­var a los mo­li­nos de vien­to que sal­gan mo­men­tá­nea­men­te de ser­vi­cio. Tam­bién hay un costo de man­te­ni­mien­to de todas estas cen­tra­les de apoyo, en las cua­les se ori­gi­nan na­tu­ra­les ma­yo­res des­gas­tes de­bi­do al con­ti­nuo ré­gi­men de parar y arran­car, tam­bién hay ma­yo­res in­ver­sio­nes en la red de alta ten­sión. (7)

En el ve­cino país de Ho­lan­da, hay pla­nes para se­guir el ejem­plo del mo­de­lo ener­gé­ti­co ale­mán, apa­ren­te­men­te verde y efi­cien­te. Pero no todos los ho­lan­de­ses pien­san lo mismo. K. de Groot & C. le Pair hi­cie­ron un es­tu­dio, ba­sa­do en in­for­ma­ción del sis­te­ma ener­gé­ti­co ale­mán y lle­ga­ron a la con­clu­sión que de­bi­do a las in­efi­cien­cias se­ña­la­das en el pá­rra­fo an­te­rior, el par­que eó­li­co ale­mán no solo en­tre­ga un mero 17,5% de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, sino que ade­más ter­mi­na con­su­mien­do más com­bus­ti­ble fósil que si no se hu­bie­ra ins­ta­la­do el par­que eó­li­co.(“The hid­den fuel costs of wind ge­ne­ra­ted elec­tri­city”, kenjdegoot@​mac.​com / clepair@​casema.​nl)

La ne­ce­si­dad de ge­ne­ra­do­res de apoyo ex­pli­ca la op­ción de Ale­ma­nia de ins­ta­lar plan­tas tér­mi­cas a base de car­bón: por cada GW de ener­gía eó­li­ca que opera, debe estar en stand-by un GW de ori­gen tér­mi­co de res­pal­do. Por lo tanto, su plan de se­guir in­cor­po­ran­do ge­ne­ra­do­res eó­li­cos, ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca la ins­ta­la­ción de plan­tas tér­mi­cas de po­ten­cia equi­va­len­te, como res­pal­do.

Esta irra­cio­nal du­pli­ca­ción de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, que sig­ni­fi­ca una in­ver­sión des­pro­por­cio­na­da, im­pli­ca ade­más am­pliar el monto ab­so­lu­to de los sub­si­dios a los nue­vos ge­ne­ra­do­res eó­li­cos que se vayan in­cor­po­ran­do. Esto ge­ne­ra ten­sio­nes den­tro del go­bierno ale­mán, que no son todos Ver­des, quie­nes ob­ser­van con preo­cu­pa­ción la cre­cien­te in­efi­cien­cia del sec­tor ener­gé­ti­co, que se agra­va­ría, si la de­ci­sión de ce­rrar las plan­tas nu­clea­res se lle­va­ra a cabo. Esto afec­ta­ría, como ya hemos ex­pli­ca­do más arri­ba,  los cos­tos de la efi­cien­te in­dus­tria ale­ma­na de ex­por­ta­ción, de las me­jo­res del mundo. (7)

Ale­ma­nia tiene, por ahora, una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da en Eu­ro­pa, cuya ex­plo­ta­ción fi­nan­cie­ra de los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, le per­mi­te tener un ex­ce­den­te como para darse el lujo de in­ver­tir en éstos in­efi­cien­tes pro­gra­mas “ver­des”. Pero la reali­dad se abre paso, Ale­ma­nia no puede poner en ries­go, la com­pe­ti­ti­vi­dad de su in­dus­tria pro­vee­do­ra de gran­des equi­pos de alta tec­no­lo­gía a China en ex­pan­sión. No está dada la úl­ti­ma pa­la­bra, acer­ca de la des­ac­ti­va­ción del plan nu­clear ale­mán, falta mucho para el 2022, pero eso es pro­ble­ma de los ale­ma­nes.

 

¿Cons­pi­ra­ción del lobby pe­tro­le­ro?

Acá en nues­tro país al­gu­nos par­ti­da­rios de la con­ve­nien­cia de la ener­gía eó­li­ca, creen que la baja, casi in­sig­ni­fi­can­te par­ti­ci­pa­ción de las ener­gías eó­li­cas y solar en la ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca mun­dial, del orden del 1 al 2%, se debe a las ha­bi­li­da­des e in­fluen­cia del lobby de la in­dus­tria pe­tro­le­ra. Así lo ma­ni­fies­ta Ser­gio Fe­de­ro­visky en su libro “Los mitos del medio Am­bien­te”. El hecho de que Ale­ma­nia, la pri­me­ra po­ten­cia in­dus­trial de Eu­ro­pa, pueda so­la­men­te ob­te­ner un 6% de ener­gía en­tre­ga­da a la red, cuan­do tiene en la misma ins­ta­la­da una ca­pa­ci­dad de 34%, nos de­mues­tra que no es una cons­pi­ra­ción de los pe­tro­le­ros sino, en todo caso, una “cons­pi­ra­ción de las leyes de la fí­si­ca”.

 

Ener­gía eó­li­ca en la Ar­gen­ti­na

No es con­ve­nien­te en éste tema, y en nin­gún otro, con­sul­tar a Vi­lla­lon­ga, hay que ha­cer­lo con los que saben del tema. ¿Qué opi­nan los que saben del tema en la Ar­gen­ti­na? La Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ener­gía Eó­li­ca (AAEE) se­ña­la que en “la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na, la cons­tan­cia, di­rec­ción y ve­lo­ci­dad del vien­to re­gis­tran fac­to­res de ca­pa­ci­dad su­pe­rio­res al 35%, ese po­ten­cial su­pera por mucho al que re­por­tan re­fe­ren­tes eó­li­cos como Di­na­mar­ca o Es­pa­ña”.En efec­to, tanto Di­na­mar­ca como Es­pa­ña, re­pro­du­cen en menor es­ca­la la si­tua­ción ale­ma­na. En­ton­ces acá en nues­tro país el fac­tor de ca­pa­ci­dad sería mayor a 35%, sea­mos op­ti­mis­tas pen­se­mos en 40% y si­guien­do con el op­ti­mis­mo pen­se­mos que acá no va a ocu­rrir lo que ocu­rrió en Ale­ma­nia donde un fac­tor de pro­yec­to de 30% ter­mi­nó en la reali­dad, en ex­pe­rien­cia de 20 años sien­do de 17,5%. Es decir pen­se­mos que el fac­tor será de 40%. ¿Qué ha­ce­mos el 60% del tiem­po res­tan­te? Lo mismo que en Ale­ma­nia, en Di­na­mar­ca y en Es­pa­ña, ins­ta­lar cen­tra­les tér­mi­cas de respaldo.​Esto es pre­ci­sa­men­te lo que opi­nan otros de los que saben del tema: AGEE­RA. La Aso­cia­ción de Ge­ne­ra­do­res de Ener­gía Eléc­tri­ca de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na se­ña­la que“a me­di­da que los in­gre­sos de ener­gía eó­li­ca dejen de ser mar­gi­na­les, será ne­ce­sa­rio ener­gía tér­mi­ca de back up”.(8)

 

El de­ba­te sobre la ener­gía nu­clear no es cien­tí­fi­ca sino po­lí­ti­ca

Po­de­mos coin­ci­dir con una frase de Vi­lla­lon­ga en el ar­tícu­lo de Cla­rín, donde ad­vier­te que “el con­flic­to puede ser po­lí­ti­co”. Hasta ahí es­ta­mos de acuer­do. La cues­tión es qué po­si­ción se adop­ta en el con­flic­to, del lado de los paí­ses se­mi­co­lo­nia­les como el nues­tro que in­ten­tan lle­var a cabo pro­gra­mas de desa­rro­llo de la ener­gía nu­clear, o a favor de la po­si­ción de los paí­ses im­pe­ria­lis­tas que tra­tan de im­pe­dir­lo. Vi­lla­lon­ga está cla­ra­men­te en ésta úl­ti­ma po­si­ción. Es re­ve­la­do­ra su frase “para los ar­gen­ti­nos, mu­chas veces el desa­rro­llo de la ener­gía nu­clear es parte de los va­lo­res na­cio­na­les, de la Pa­tria”. Se re­fie­re a “los ar­gen­ti­nos” como si él no lo fuera. ¿Será ar­gen­tino Vi­lla­lon­ga?

Ig­no­rar el exi­to­so desa­rro­llo nu­clear de más de 60 años lle­va­do a cabo por la CNEA, lle­gan­do al do­mi­nio del ciclo de com­bus­ti­ble, desa­rro­llan­do, tan tem­prano como en 1983, la tec­no­lo­gía de en­ri­que­ci­mien­to de ura­nio con tec­no­lo­gía pro­pia, com­par­tien­do dicha po­si­ción en aquel en­ton­ces con los EEUU la URSS, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y China.

Ig­no­rar que a 16 años de su fun­da­ción en 1950, ad­qui­rió teó­ri­ca­men­te la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca como para en­ca­rar la fa­bri­ca­ción de bom­bas ató­mi­cas como las de­to­na­das en Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki por los EEUU, sin em­bar­go, nunca, los go­bier­nos ar­gen­ti­nos, tanto ci­vi­les como mi­li­ta­res, si­quie­ra to­ma­ron en con­si­de­ra­ción la de­ci­sión po­lí­ti­ca de ha­cer­lo.

Ig­no­rar que siem­pre su desa­rro­llo se con­du­jo por el ca­mino de las apli­ca­cio­nes pa­cí­fi­cas, como la ge­ne­ra­ción nu­cleoe­léc­tri­ca, di­se­ño y cons­truc­ción de reac­to­res de in­ves­ti­ga­ción, apli­ca­cio­nes me­di­ci­na­les, etc.

Ig­no­rar que en 1984, desa­rro­lló un reac­tor nu­clear de ca­rac­te­rís­ti­cas no­ve­do­sas, el CAREM, la Cen­tral Ar­gen­ti­na de Ele­men­tos Mo­du­la­res, reac­tor de cuar­ta ge­ne­ra­ción, que uti­li­za ura­nio en­ri­que­ci­do como com­bus­ti­ble y agua li­via­na como mo­de­ra­dor, y sus sis­te­mas de se­gu­ri­dad son ab­so­lu­ta­men­te con­fia­bles, al de­pen­der de prin­ci­pios fí­si­cos y no de cir­cui­tos ló­gi­cos o de la in­ter­ven­ción hu­ma­na. El go­bierno ha de­ci­di­do ins­ta­lar uno de éstos pro­to­ti­pos en la pro­vin­cia de For­mo­sa donde Funam, con Mon­te­ne­gro a la ca­be­za, ya es­tu­vo alar­man­do a la po­bla­ción acer­ca de los su­pues­tos pe­li­gros, lle­gan­do la his­te­ria a la her­ma­na Re­pú­bli­ca del Pa­ra­guay quien ma­ni­fes­tó su in­quie­tud ante el go­bierno ar­gen­tino por el pro­yec­to.

Ig­no­rar que INVAP está con­si­de­ra­da entre los 10 me­jo­res pro­vee­do­res de reac­to­res nu­clea­res para fines me­di­ci­na­les y de in­ves­ti­ga­ción del mundo.

Ig­no­rar que Ar­gen­ti­na está entre los 10 paí­ses del mundo ex­por­ta­do­res de ra­dio­isó­to­pos para fines me­di­ci­na­les, sien­do el pri­me­ro de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Ig­no­rar que todo éste desa­rro­llo llena de jus­ti­fi­ca­do or­gu­llo los pe­chos de los ar­gen­ti­nos que lu­chan por una Pa­tria libre de ata­du­ras co­lo­nia­les, es pro­pio de al­guien que no es ar­gen­tino.

Ce­le­bra­mos la de­ci­sión po­lí­ti­ca del go­bierno ar­gen­tino de se­guir apos­tan­do al desa­rro­llo nu­clear, que es la ener­gía del fu­tu­ro. Las ener­gías eó­li­ca y solar, po­drán com­ple­men­tar en al­gu­nas apli­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res, pero nunca po­drán re­em­pla­zar a las fó­si­les.

Los reac­to­res nu­clea­res ac­tua­les de fi­sión serán re­em­pla­za­dos en el fu­tu­ro por los de fu­sión, que con­sis­te en unir par­tí­cu­las de hi­dró­geno hasta que se con­vier­ten en helio, a tem­pe­ra­tu­ras de 150 mi­llo­nes de gra­dos Cel­sius. Esto está sien­do desa­rro­lla­do en Fran­cia, es un pro­yec­to in­ter­na­cio­nal. La cons­truc­ción del Reac­tor Ter­mo­nu­clear Ex­pe­ri­men­tal In­ter­na­cio­nal (ITER) po­dría estar ge­ne­ran­do ener­gía co­mer­cial­men­te para el año 2040. Será un mo­men­to his­tó­ri­co: la ge­ne­ra­ción de ener­gía lim­pia, dado que el re­si­duo es el ino­cuo gas de helio; prác­ti­ca­men­te in­fi­ni­ta, dado que el com­bus­ti­ble son los isó­to­pos del hi­dró­geno, el ele­men­to más abun­dan­te en la na­tu­ra­le­za; y muy se­gu­ra, ya que no po­drán ocu­rrir ac­ci­den­tes como los de Cher­nóbyl y Fukushima.​www.​iter.​org

El pro­yec­to ITER está for­ma­do y di­ri­gi­do por la co­la­bo­ra­ción de los si­guien­tes paí­ses: la Unión Eu­ro­pea, los Es­ta­dos Uni­dos, China, Rusia, Japón, Korea del Sur y la India.

Po­de­mos ob­ser­var que cuan­do se lle­gue al año 2040 estos paí­ses ten­drán el mo­no­po­lio de ésta ener­gía, y den­tro del ré­gi­men ca­pi­ta­lis­ta sa­be­mos lo que esto sig­ni­fi­ca­ría. Es por ello su­ma­men­te im­por­tan­te para la Ar­gen­ti­na, do­mi­nar la tec­no­lo­gía y la cien­cia nu­clear para estar en con­di­cio­nes de poder in­ter­ve­nir en este si­guien­te paso del desa­rro­llo nu­clear y ener­gé­ti­co en una po­si­ción no subor­di­na­da.

La hu­ma­ni­dad ha avan­za­do siem­pre desde el con­trol del fuego, ma­ni­pu­lan­do en su pro­gre­so, un in­cre­men­ta­do con­trol sobre ma­te­ria­les pe­li­gro­sos y fuer­zas hos­ti­les, en su be­ne­fi­cio. Si el hom­bre pri­mi­ti­vo hu­bie­ra te­ni­do el mismo irra­cio­nal miedo al fuego, que se pre­ten­de que ten­ga­mos a la ener­gía nu­clear y al pro­gre­so cien­tí­fi­co e in­dus­trial, to­da­vía es­ta­ría­mos en la edad de pie­dra.

Gui­ller­mo Ham­lin, Bue­nos Aires, 23 de julio de 2013

 

Notas:

Roberto Ferrero, Ecología e imperialismo, Ediciones del Mar Dulce, pag. 40

Marcelo Canton, Un debate urticante: chau a la energía atómica, Edición de Clarín del sábado 6 de julio de 2013, pag.22

Sergio Federovisky, Los mitos del medio ambiente, Capital Intelectual, pag. 141

James Lovelock, La venganza de la Tierra, Planeta, pag.143

Mario R, Féliz, “Amenaza nuclear: fisión y ficción”. http://www.mitosyfraudes.org/Nuke/feliz_amenaza_nuclear.html

http://www.mitosyfraudes.org/Nuke/funam_desinforma_engana_poblacion_incauta.html

http://www.instituteforenergyrsearch.org/germany/Germany_Study_-_FINAL.pdf

http://www.escenariosenergeticos.org/escenarios/ageera

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.