En Venezuela, combate latinoamérica

Juan Alberto Barat •

Bra­sil, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, Ecua­dor, Uru­guay, Bo­li­via, Pa­ra­guay, Perú, se vie­nen de­fi­nien­do como re­fle­jos de un nuevo clima po­lí­ti­co que se ins­ta­la en Amé­ri­ca La­ti­na.

Hay que agre­gar la si­tua­ción de la Ar­gen­ti­na, to­da­vía ex­pre­sa­da en ne­ga­ti­vo, que vive la ins­tan­cia que abrió la ex­pul­sión de De la Rúa, aún con final abier­to, sin re­agru­pa­mien­to con­sis­ten­te de un campo na­cio­nal, pero donde no es po­si­ble dudar del re­cha­zo ge­ne­ra­li­za­do a la par­ti­do­cra­cia re­gi­mi­no­sa.

El sur de Amé­ri­ca La­ti­na tien­de a con­fi­gu­rar, y en los úl­ti­mos tiem­pos con no­to­ria ace­le­ra­ción, un campo de ac­ción de fuer­zas po­pu­la­res, su­per­es­truc­tu­ral­men­te en dis­tin­to grado de desa­rro­llo ideo­ló­gi­co, pero cuyas bases y cua­dros mi­li­tan­tes en­cuen­tran coin­ci­den­cias en una con­fron­ta­ción cre­cien­te con el im­pe­ria­lis­mo.

Este pro­ce­so se vive como re­pu­dio abier­to al neo­li­be­ra­lis­mo, que en los 90 he­ge­mo­ni­zó toda el área que hoy es tea­tro de una re­com­po­si­ción po­lí­ti­ca que se orien­ta en sen­ti­do con­tra­rio a la sa­te­li­za­ción se­mi­co­lo­nial, a la in­te­gra­ción ser­vil al mundo de la glo­ba­li­za­ción im­pe­ria­lis­ta.
Un pe­río­do ca­rac­te­ri­za­do por la trans­fe­ren­cia ma­si­va de ex­ce­den­tes al pri­mer mundo, me­dian­te los ins­tru­men­tos de la deuda ex­ter­na y la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra, que fun­cio­na­ron como pa­rá­me­tros de un sa­queo ex­tre­mo, está en vías de ago­ta­mien­to.

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, que en cada país ope­ra­ron como ga­ran­tes de po­lí­ti­cas ex­pro­pia­to­rias de las cla­ses tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nas y de capas de la clase media ur­ba­na, están sien­do alo­ja­dos en la buhar­di­lla de la his­to­ria, per­di­da toda re­pre­sen­ta­ti­vi­dad.

 Gotas que de­rra­man el vaso

Lula en Bra­sil y Gu­tié­rrez en Ecua­dor, en cier­to modo en las an­tí­po­das en cuan­to a su mag­ni­tud eco­nó­mi­ca y a su desa­rro­llo so­cial, pero com­po­nen­tes le­gí­ti­mos de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ten­den­cial­men­te con­ver­gen­te, que re­plan­tea ob­je­ti­va­men­te el tema cen­tral de la cues­tión na­cio­nal de La­ti­noa­mé­ri­ca bal­ca­ni­za­da, es pro­ba­ble que hayan de­rra­ma­do el vaso de la his­te­ria im­pe­ria­lis­ta. En abril, y avi­sa­dos de que la si­tua­ción se com­pli­ca­ba, in­ten­ta­ron un “putsch” con­tra Chá­vez, en Ve­ne­zue­la.

La unión de la pe­que­ño­bur­gue­sía ci­pa­ya de Ca­ra­cas, los sin­di­ca­lis­tas en­feu­da­dos en es­truc­tu­ras bu­ro­crá­ti­cas li­ga­das a la so­cial de­mo­cra­cia y a cen­tra­les so­cial cris­tia­nas eu­ro­peas, con la marca de AFL-CIO desde los tiem­pos de Se­ra­fino Ro­mual­di (mo­de­lo de di­ri­gen­te venal fi­nan­cia­do desde Wa­shing­ton, “in­ter­na­cio­na­lis­ta”pan­ame­ri­cano, con­se­cuen­te lu­cha­dor con­tra los go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos que en­ca­ra­ron po­lí­ti­cas na­cio­na­les, como los de Perón, Var­gas o Ar­benz) y la pa­tro­nal FE­DE­CA­MA­RAS, pre­sio­nó al sec­tor más débil del es­la­bón mi­li­tar na­cio­na­lis­ta y logró en­car­ce­lar bre­ve­men­te a Chá­vez.

La reac­ción po­pu­lar fue en­ton­ces de su­fi­cien­te en­ver­ga­du­ra como para per­mi­tir el re­agru­pa­mien­to de las tro­pas pa­trio­tas, que junto a las masas mo­vi­li­za­das lo re­ins­ta­la­ron en el go­bierno.

Ya ocu­rrie­ron Lula y Gu­tié­rrez, y Chá­vez sigue ahí, pese a su pro­pia li­mi­ta­ción, que no es otra que la del na­cio­na­lis­mo en la se­mi­co­lo­nia, en la época de la mun­dia­li­za­ción im­pe­ria­lis­ta y de la he­ge­mo­nía mi­li­tar de los Es­ta­dos Uni­dos.

 Li­qui­den a Chá­vez

La ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca sud­ame­ri­ca­na re­con­fi­gu­ra pers­pec­ti­vas. Mo­vi­mien­tos po­pu­la­res en desa­rro­llo, su pro­ba­ble con­so­li­da­ción y ex­pan­sión te­rri­to­rial y su con­quis­ta de go­bier­nos, acer­can la po­si­bi­li­dad de la ar­ti­cu­la­ción del MER­CO­SUR con el Pacto An­dino y el re­tro­ce­so del ALCA, cuya im­po­si­ción sa­cra­li­za­ría la co­lo­ni­za­ción mo­der­na de Amé­ri­ca La­ti­na, an­ti­ci­pa­da por la “doc­tri­na Mon­roe” y el “big stick” de Teo­do­ro Roo­se­velt.

Ante ello, los Es­ta­dos Uni­dos no po­drían ac­tuar pa­si­va­men­te.

Su “des­tino ma­ni­fies­to”, sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos y sus re­que­ri­mien­tos geo­po­lí­ti­cos, los mue­ven in­de­fec­ti­ble­men­te a la agre­sión.

Por ende, no es ex­tra­ña ni ca­sual la re­no­va­da pre­sión con­tra el go­bierno pa­trio­ta de Ve­ne­zue­la. Mi­li­ta­res com­pro­me­ti­dos con el fra­ca­sa­do golpe de Abril acam­pan desde hace más de un mes en la plaza Al­ta­mi­ra, en Ca­ra­cas, que se ha trans­for­ma­do en ora­to­rio “de­mo­crá­ti­co” co­ti­diano del fren­te ci­pa­yo mo­vi­li­za­do con­tra Chá­vez.

La te­le­vi­sión y la pren­sa si­guen manos del gol­pis­mo más ce­rril, bajo el am­pa­ro de la OEA y la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na, que des­em­pol­van las vul­ga­res le­ta­nías que san­ti­fi­can la li­qui­da­ción de emer­gen­cias de poder na­cio­nal po­pu­lar no ali­nea­das con Wa­shing­ton: Ar­benz en 1954, Perón en 1955, Allen­de en 1973, para citar algún ejem­plo.

La Coor­di­na­do­ra De­mo­crá­ti­ca, re­fu­gio de la par­ti­do­cra­cia co­rrup­ta que aplas­tó elec­to­ral­men­te el pue­blo ve­ne­zo­lano, Fe­de­cá­ma­ras, el “gre­mio” de los em­pre­sa­rios sa­quea­do­res, los sin­di­ca­lis­tas ama­ri­llos con­fa­bu­la­dos con el ca­pi­tal im­pe­ria­lis­ta y casi toda la pren­sa y la te­le­vi­sión em­pre­sa­rial, con­for­man una suer­te de “unión de­mo­crá­ti­ca”.

Para en­ten­der la na­tu­ra­le­za de su com­po­si­ción, pro­ce­di­mien­tos y apoyo ex­terno, en la Ar­gen­ti­na no ne­ce­si­ta­mos lec­cio­nes.

Nos basta tomar nota de que el em­ba­ja­dor de los Es­ta­dos Uni­dos en Ca­ra­cas, Char­les Sha­pi­ro, un Bra­den para Chá­vez, ha con­de­na­do “cual­quier in­ten­to por in­ti­mi­dar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, y de los “es­fuer­zos pa­ci­fi­ca­do­res” de la OEA, la misma que con­va­li­dó in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res en Cuba, Gua­te­ma­la, Pa­na­má, Gre­na­da…

El ob­je­ti­vo es claro: li­qui­dar a Chá­vez ya, par­tir a Su­da­mé­ri­ca e in­tro­du­cir una cuña se­gu­ra con un go­bierno tí­te­re. Con­si­de­ran­do la ac­tua­li­dad de Amé­ri­ca La­ti­na, la con­ti­nui­dad de Chá­vez cues­tio­na la he­ge­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na.

 Ve­ne­zue­la, la­bo­ra­to­rio vi­vien­te de la Re­vo­lu­ción Na­cio­nal

Las mul­ti­tu­di­na­rias mo­vi­li­za­cio­nes y con­tra­mo­vi­li­za­cio­nes que se su­ce­den, no dejan duda sobre el apoyo po­pu­lar a la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na.

No ocu­rre lo mismo con los mé­to­dos del go­bierno bo­li­va­riano, que pa­re­ce em­pan­ta­na­do en una ne­go­cia­ción sin sa­li­da y en una re­afir­ma­ción que no logra tras­po­ner lo dis­cur­si­vo. Es obvio que el pro­pó­si­to del gol­pis­mo azu­za­do por Es­ta­dos Uni­dos, es pre­sio­nar sobre las fuer­zas ar­ma­das, para des­mo­ra­li­zar­las y em­pu­jar­las a com­ba­tir a su pro­pio pue­blo.
El tiem­po opera a su favor.

El res­pe­to a la for­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca, a la “li­ber­tad de pren­sa”, a los des­plan­tes de un “sin­di­ca­lis­mo” ven­de­pa­tria y de una jus­ti­cia que sirve esen­cial­men­te al ca­pi­tal he­ge­mó­ni­co y ex­tran­je­ro, puede in­te­grar una tác­ti­ca para en­fren­tar tran­si­to­ria­men­te el pro­ble­ma de una re­la­ción de fuer­zas en que un enor­me poder ex­terno tien­de a equi­li­brar el enor­me poder in­terno de las masas mo­vi­li­za­das.

Pero si esta tác­ti­ca se pro­lon­ga in­de­fi­ni­da­men­te, in­cu­ba el ries­go del des­gas­te de la pro­pia fuer­za y, en el caso, de la des­mo­ra­li­za­ción de un ele­men­to fun­da­men­tal, cuan­do menos co­yun­tu­ral­men­te, como son las fuer­zas ar­ma­das, así como de dar lugar, para con­tri­buir al mismo fin, a ope­ra­cio­nes pro­vo­ca­ti­vas como el re­cien­te su­ce­so de san­gre en los al­ta­res de la plaza Al­ta­mi­ra, cuya marca de fá­bri­ca no es di­fí­cil iden­ti­fi­car.

La apli­ca­ción má­xi­ma de la po­ten­cia­li­dad re­vo­lu­cio­na­ria de masas es hoy, en el punto crí­ti­co del en­fren­ta­mien­to pa­trió­ti­co an­ti­im­pe­ria­lis­ta, lo único idó­neo para evi­tar una de­rro­ta, más aún para con­so­li­dar una vic­to­ria.

Ni pren­sa venal, ni sin­di­ca­tos ama­ri­llos, ni fun­cio­na­rios gol­pis­tas, como los de la pe­tro­le­ra es­ta­tal y al­cal­des con po­li­cía pro­pia, ni jue­ces su­ble­va­dos con­tra el pue­blo ve­ne­zo­lano. Im­pul­sar, en cam­bio, los pro­yec­tos for­mu­la­dos, ace­le­rar la re­vo­lu­ción agra­ria, ges­tión de­mo­crá­ti­ca obre­ra en las em­pre­sas pú­bli­cas y en las que es pre­ci­so na­cio­na­li­zar, y avan­zar.

En la época de la mun­dia­li­za­ción ca­pi­ta­lis­ta, la Re­vo­lu­ción Na­cio­nal no es via­ble sobre la base de equi­li­brios entre cla­ses con­ce­bi­dos desde ideo­lo­gías re­for­mis­tas –con­ser­va­do­ras, sino que re­quie­re del más com­ple­to pro­ta­go­nis­mo obre­ro y po­pu­lar para acau­di­llar al con­jun­to de la so­cie­dad.

En Ve­ne­zue­la, Amé­ri­ca La­ti­na vive una ins­tan­cia de im­por­tan­cia sin­gu­lar. El pue­blo de Bo­lí­var está de nuevo in­vi­ta­do por la his­to­ria, esta vez para fre­nar a los co­lo­ni­za­do­res del Siglo XXI a las puer­tas de Su­da­mé­ri­ca, en el mismo mo­men­to en que co­mien­za a per­fi­lar un nuevo rumbo de li­be­ra­ción na­cio­nal.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.