El 99.99%

Daniel N. Moser

La Ley de Herodes • Hecha la ley, hecha la trampa • Haiga sido como haiga sido • El Síndrome de Estocolmo • ¿Esquizofrenia o ponerle precio de la complicidad?

A di­fe­ren­cia con lo que su­ce­de en la ma­yo­ría –por no decir todos– los paí­ses con sis­te­mas po­lí­ti­cos si­mi­la­res, en Mé­xi­co el pro­ce­so elec­to­ral cul­mi­na con la ca­li­fi­ca­ción de la elec­ción y la con­si­guien­te con­fir­ma­ción del can­di­da­to ga­na­dor –en este caso el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca– poco más de dos meses des­pués del día de la vo­ta­ción.

¿Por­qué su­ce­de tal cosa? La res­pues­ta es sen­ci­lla: la his­tó­ri­ca tra­di­ción de frau­des elec­to­ra­les en nues­tro país ha ge­ne­ra­do una cul­tu­ra de la sos­pe­cha, por lo cual se ha con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer una com­ple­ja ley elec­to­ral y un largo pro­ce­so.

En el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral que habrá de con­cluir, a más tar­dar, el 6 de sep­tiem­bre, pa­ra­dó­ji­ca­men­te fue­ron las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les las pri­me­ras en in­frin­gir la ley cuyo cum­pli­mien­to deben vi­gi­lar.

 

Ade­lan­tan­do vís­pe­ras y las pri­sas

La misma noche de la elec­ción, cuan­do aún no se con­cluían los cómpu­tos elec­to­ra­les pre­li­mi­na­res, inusi­ta­da­men­te, la can­di­da­ta del PAN, Jo­se­fi­na Váz­quez Mota (JVM), se de­cla­ró ven­ci­da. Un par de horas des­pués, el pre­si­den­te del IFE anun­cia­ba en ca­de­na na­cio­nal un con­teo rá­pi­do que daba al can­di­da­to En­ri­que Peña Nieto (EPN) seis pun­tos de ven­ta­ja sobre An­drés Ma­nuel López Obra­dor (AMLO). Se­gun­dos des­pués, en la misma ca­de­na na­cio­nal, Fe­li­pe Cal­de­rón co­men­ta­ba lo que a su jui­cio era una muy pro­ba­ble vic­to­ria de EPN, lo fe­li­ci­ta­ba y se ofre­cía a co­la­bo­rar am­plia­men­te en el pro­ce­so de tran­si­ción. Ambos, el ti­tu­lar del IFE y Fe­li­pe Cal­de­rón, se con­gra­tu­la­ban por una jor­na­da elec­to­ral “ejem­plar, lim­pia y tran­qui­la”.

Sino sos­pe­cho­so, re­sul­ta cu­rio­so que ambos fun­cio­na­rios ca­li­fi­ca­ran una jor­na­da elec­to­ral donde par­ti­ci­pa­ron 50 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos en más de 400 mil ca­si­llas, a es­ca­sas horas de con­clui­da la vo­ta­ción y cuan­do, por lo mismo, re­sul­ta­ba im­pru­den­te ca­li­fi­car­la con pre­ci­sión, tal como los acon­te­ci­mien­tos y las re­ve­la­cio­nes en días pos­te­rio­res han cer­ti­fi­ca­do.

In­me­dia­ta­men­te des­pués de la ca­de­na na­cio­nal, el can­di­da­to del PRI-PV se apre­su­ró a fes­te­jar, ob­vian­do el largo pro­ce­so legal que aún res­ta­ba –y resta– para que pueda, en su caso, con­si­de­rar­se ven­ce­dor. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, casi sin ex­cep­ción, se su­ma­ron al jú­bi­lo y die­ron prác­ti­ca­men­te por con­clui­do el pro­ce­so con un “claro ven­ce­dor”.

Con­duc­to­res y opi­nó­lo­gos de te­le­vi­sión y radio, es­pe­ra­ban y con­vo­ca­ban al ter­cer as­pi­ran­te con po­si­bi­li­da­des, AMLO, a re­co­no­cer el triun­fo de EPN, por la con­tun­den­cia de los re­sul­ta­dos, que al mo­men­to arro­ja­ban una di­fe­ren­cia de más de tres mi­llo­nes de votos. De­ma­sia­das pri­sas para un pro­ce­so que cul­mi­na­rá más de dos meses des­pués.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fuera de la noche de la elec­ción en la sede del PRI, no se han re­gis­tra­do –al menos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no han dado cuen­ta– mo­vi­li­za­cio­nes po­pu­la­res de los vo­tan­tes o sim­pa­ti­zan­tes del PRI para fes­te­jar el triun­fo anun­cia­do por pro­pios y ex­tra­ños.

 

En­cues­ti­tis

La ma­yo­ría de las em­pre­sas en­cues­ta­do­ras con­tri­bu­ye­ron a dar “cer­te­za” an­ti­ci­pa­da al “triun­fo inob­je­ta­ble”, du­ran­te tres meses, casi todas am­plia­men­te di­fun­di­das por los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­por­ta­ron que EPN lle­va­ba entre 15 y 20 pun­tos de ven­ta­ja a AMLO.

Sobre el papel que ju­ga­ron la ma­yo­ría de la en­cues­tas, la con­se­je­ra del IFE, María Mar­ván La­bor­de de­cla­ró a prin­ci­pios de junio que los es­tu­dios de opi­nión “son usa­dos para decir men­ti­ras; se están uti­li­zan­do de ma­ne­ra ma­ño­sa”, y agre­gó “los ciu­da­da­nos deben des­con­fiar de en­cues­tas que no pre­sen­te su base de datos, el ta­ma­ño de la mues­tra y la tasa de re­cha­zo”; cier­to es que el pre­si­den­te del IFE y los demás con­se­je­ros no com­par­ten su opi­nión.

La más des­ta­ca­da de estas en­cues­tas fue la de que dia­ria­men­te Grupo Mi­le­nio di­vul­gó por radio, te­le­vi­sión y pe­rió­di­co va­rias veces al día. Daba un pro­me­dio de 18% de ven­ta­ja de EPN. El día dos de julio Grupo Mi­le­nio cerró el caso con una “dis­cul­pa”.

El de las en­cues­tas no es un asun­to menor y por con­si­de­rar­las pro­pa­gan­da elec­to­ral ha sido plan­tea­do por la coa­li­ción PRD-PT-AC como una de las cau­sa­les de in­va­li­dez de la elec­ción.

Fren­te a la eu­fo­ria triun­fa­lis­ta, sin sor­pre­sas, AMLO no re­co­no­ció el triun­fo y se de­cla­ró en es­pe­ra de que se cum­plie­ran todas las eta­pas del pro­ce­so elec­to­ral, re­ser­ván­do­se el de­re­cho de cues­tio­nar­lo.

Las crí­ti­cas en los más va­ria­dos tonos de los más di­ver­sos sec­to­res no se hi­cie­ron es­pe­rar. El ca­li­fi­ca­ti­vo más común con el cual se lo de­fi­nió fue el de “mal per­de­dor”, y se le acusó de no res­pe­tar al pro­ce­so elec­to­ral y las ins­ti­tu­cio­nes, al tiem­po que se an­ti­ci­pó que se­gu­ra­men­te vol­ve­ría a rea­li­zar mar­chas y plan­to­nes como en el 2006.

 

An­ti­de­mo­crá­ti­cos, per­de­do­res y ga­na­do­res en ve­re­mos

Lo pa­ra­dó­ji­co es que –según la ley elec­to­ral y los he­chos re­gis­tra­dos a la fecha– es AMLO quien actúa con­for­me a la ley y res­pe­tan­do las ins­ti­tu­cio­nes, con­tra­rio a lo que hi­cie­ron mu­chos de sus crí­ti­cos, que lo de­cla­ra­ron “mal per­de­dor” antes de que se con­fir­me le­gal­men­te al ga­na­dor. Más aún, AMLO ha ra­ti­fi­ca­do que sus cues­tio­na­mien­tos se rea­li­za­rán en es­tric­to apego a la ley y de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca. Hasta ahora ha sido así, algo que ha des­co­lo­ca­do a sus ad­ver­sa­rios.

Si el ga­na­dor de la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca se co­no­ce­rá sólo una vez que el Tri­bu­nal Fe­de­ral Elec­to­ral (TEPJF) ca­li­fi­que la elec­ción, luego de exa­mi­nar todas las im­pug­na­cio­nes que se pre­sen­ten, lo cual debe su­ce­der a más tar­dar el 6 de sep­tiem­bre, ¿qué re­sul­ta an­ti­de­mo­crá­ti­co, re­cu­rrir al de­re­cho que la ley otor­ga para cues­tio­nar o dar por an­ti­ci­pa­do ga­na­dor a un can­di­da­to?

Ape­nas tres días des­pués de la elec­ción, el grupo Yo­So­y132 daba a co­no­cer más de 1300 de­nun­cias ciu­da­da­nas de ano­ma­lías elec­to­ra­les, do­cu­men­ta­das con tes­ti­mo­nios y vi­deos.

Desde en­ton­ces a la fecha se están dando a co­no­cer datos que ponen en tela de jui­cio la “lim­pie­za y tran­qui­li­dad” de los co­mi­cios que la noche del 1 de julio pre­su­mie­ron el pre­si­den­te del IFE y Fe­li­pe Cal­de­rón. Por ejem­plo: vio­len­cia con­tra vo­tan­tes, se­cues­tro de fun­cio­na­rios elec­to­ra­les por parte de gru­pos ar­ma­dos, in­cen­dio de do­cu­men­ta­ción elec­to­ral, com­pra y coac­ción del voto. En di­ver­sas con­fe­ren­cias de pren­sa, tanto el PAN como la coa­li­ción PRD-PT-MC, de­nun­cia­ron ilí­ci­tos entre los cua­les des­ta­ca­ron la com­pra y coac­ción del voto, el re­ba­se de topes de re­cur­sos de cam­pa­ña y el la­va­do de di­ne­ro, en todos los casos por parte de la coa­li­ción PRI-PV; des­ta­can los casos de Monex, So­ria­na, la de­nun­cia del em­pre­sa­rio mé­xi­co-es­ta­dou­ni­den­se José Aquino por una es­ta­fa por más de 50 mi­llo­nes de dó­la­res vin­cu­la­da a una cam­pa­ña en me­dios para EPN, así como las em­pre­sas fan­tas­mas para la trian­gu­la­ción de miles de mi­llo­nes de pesos, claro, una cosa es de­nun­ciar, otra pro­bar y otra que, en caso de pro­bar­se, se apli­que la ley.

No puede dejar de se­ña­lar­se que los frau­des elec­to­ra­les de todo tipo y mag­ni­tud no son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo del PRI, aun­que cier­to es que el PRI los apli­ca con mayor ex­pe­rien­cia y en vo­lú­me­nes inima­gi­na­bles.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo más per­ju­di­ca­dos por las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les im­pul­sa­das por el PRI y el PAN, han sido de­ter­mi­nan­tes en el re­sul­ta­do en las urnas. AMLO du­ran­te su cam­pa­ña reite­ró un lla­ma­do a acep­tar los “ob­se­quios” pero a votar li­bre­men­te. No le re­sul­tó. Tal vez en al­gu­na me­di­da sin es­crú­pu­los o acep­tan­do como “nor­mal” la com­pra del voto, in­clu­so al­gu­nos, asu­mien­do el “com­pro­mi­so moral” de cum­plir su pa­la­bra de votar a cam­bio de al­gu­na con­tra­pres­ta­ción, lo cier­to es que mi­llo­nes de los me­xi­ca­nos su­mi­dos en la po­bre­za por las po­lí­ti­cas de las úl­ti­mas dé­ca­das, vo­ta­ron por el PRI. Los pri­me­ros aná­li­sis de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les re­ve­lan datos “cu­rio­sos”, como el de que en las zonas ru­ra­les el pro­me­dio de vo­ta­ción llegó al 80% del pa­drón. ¿com­pra de votos, frau­de, con­vic­ción?

 

El TEPJF sale so­bran­do, según su pre­si­den­te

No tardó el ti­tu­lar del TEPJF, José Ale­jan­dro Luna Ramos, en de­cla­rar son­rien­te (¿qué ten­drá de gra­cio­so el asun­to?) que “nadie ga­na­rá en la mesa lo que no pudo ganar en las urnas”. Lo dijo en más de una oca­sión. Dicha de­cla­ra­ción re­sul­ta, por decir lo menos, in­só­li­ta. Sien­do el TEPJF el res­pon­sa­ble de ca­li­fi­car el pro­ce­so elec­tor de ma­ne­ra in­te­gral –antes, du­ran­te y des­pués de la jor­na­da de la vo­ta­ción– la afir­ma­ción de Luna Ramos im­pli­ca (aun­que re­sul­te inau­di­to) un des­co­no­ci­mien­to de las atri­bu­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des del or­ga­nis­mo que pre­si­de. Su con­vic­ción de que lo único que cuen­ta es la can­ti­dad de votos que apa­rez­can en las urnas sin im­por­tar como lle­ga­ron allí, y a prio­ri de ana­li­zar las im­pug­na­cio­nes que en su de­re­cho y am­pa­ra­dos por la ley elec­to­ral, los can­di­da­tos pu­die­ran pre­sen­tar, ponen al pre­si­den­te del TEPJF al mar­gen de la ley que se su­po­ne debe hacer cum­plir. Sí, como se­ña­ló en más de una oca­sión Luna Ramos: “nadie ga­na­rá en la mesa lo que no pudo ganar en las urnas”, ¿Para qué exis­te el TEPJF, y que ne­ce­si­dad hay de ca­li­fi­car el pro­ce­so elec­to­ral en su con­jun­to? El TEPJF sale so­bran­do, según se des­pren­de de la de­cla­ra­ción de su pre­si­den­te.

 

El Sín­dro­me de Es­to­col­mo a la me­xi­ca­na

Pero no son las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les, los re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los mer­ce­na­rios de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción los úni­cos que acu­san de in­frin­gir la ley elec­to­ral al único que, hasta el mo­men­to de es­cri­bir estas lí­neas, la está res­pe­tan­do: AMLO. Por ig­no­ran­cia, o con­vic­ción irra­cio­nal mo­ti­va­da en fo­bias, ciu­da­da­nos in­de­pen­dien­tes, po­si­ble­men­te in­fluen­cia­dos por la cam­pa­ña me­diá­ti­ca que da por hecho el triun­fo de EPN, tam­bién re­cla­man que AMLO acep­te lo que con­si­de­ran su de­rro­ta; esto a pesar de que aun­que mu­chos de ellos dan por hecho que hubo irre­gu­la­ri­da­des, que las elec­cio­nes no fue­ron trans­pa­ren­tes y ape­ga­das a la le­ga­li­dad, e in­clu­so re­co­no­cen que el re­gre­so del PRI no es una buena op­ción… pero “ya fue”.

Se trata de algo así como una ma­ni­fes­ta­ción co­lec­ti­va, a la me­xi­ca­na, del Sín­dro­me de Es­to­col­mo, reac­ción psí­qui­ca en la cual la víc­ti­ma de un se­cues­tro –en este caso parte de la so­cie­dad me­xi­ca­na a manos del grupo en el poder que pre­ten­de im­po­ner pre­si­den­tes–  desa­rro­lla una re­la­ción de com­pli­ci­dad con quien la ha se­cues­tra­do.

 

La ley de He­ro­des

La le­gis­la­ción vi­gen­te sigue con­tem­plan­do que se in­ves­ti­guen los casos de vio­la­ción de la ley elec­to­ral y que se juz­gue y, en su caso, cas­ti­gue a los res­pon­sa­bles de in­fli­gir­la, pero a pesar de los an­te­ce­den­tes de los es­cán­da­los “Ami­gos de Fox” y “Pe­mex­ga­te” tal cosa po­dría su­ce­der –en su caso– des­pués de asu­mi­do el nuevo pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, ob­via­men­te be­ne­fi­cia­do por las irre­gu­la­ri­da­des. De esta ma­ne­ra se pone en prác­ti­ca la Ley de He­ro­des, bri­llan­te­men­te desa­rro­lla­da en la cé­le­bre pe­lí­cu­la me­xi­ca­na del mismo nom­bre, un clá­si­co del cine na­cio­nal que de­be­ría ser de ex­hi­bi­ción obli­ga­to­ria en las es­cue­las.

El pro­ce­di­mien­to pre­vis­to en la ley elec­to­ral es una exal­ta­ción de la im­pu­ni­dad. Se trata de un caso fla­gran­te de “hecha la ley, hecha la tram­pa”. Como ya se ha com­pro­ba­do, re­sul­ta que cual­quier par­ti­do puede in­fli­gir la ley, ob­te­ner me­dian­te ese acto la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca y des­pués cum­plir una san­ción, ob­via­men­te siem­pre un “ne­go­cio” acep­ta­ble luego de ob­te­ner el botín, per­dón, la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca.

Por ab­sur­do se pres­ta a la risa, pero por dra­má­ti­co la in­hi­be. La ley elec­to­ral es­ta­ble­ce cua­les son los de­li­tos que im­pi­den ob­te­ner la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca, pero la com­pro­ba­ción de los mis­mos se dan des­pués de en­tre­gár­se­la al can­di­da­to que la haya ob­te­ni­do, “haiga sido como haiga sido”.

Con­se­je­ros del IFE se han de­fen­di­do se­ña­lan­do que ellos no hacen otra cosa que cum­plir con la ley, y en parte tie­nen razón. El punto es que la ley elec­to­ral, igual que la in­te­gra­ción de las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les, es re­sul­ta­do de las ne­go­cia­cio­nes (im­po­si­cio­nes de quie­nes os­ten­tan mayor poder) entre los par­ti­dos que deben ser re­gi­dos por dicha ley. Es­ta­mos así ante un círcu­lo vi­cio­so y per­ver­so, del cual la so­cie­dad me­xi­ca­na es la prin­ci­pal víc­ti­ma.

 

Una breve di­gre­sión

Ha­blan­do de vi­cios y víc­ti­mas (y sui­ci­dios), una pe­que­ña di­gre­sión sobre los vo­tan­tes de Ga­briel Qua­dri. El 2.30% de los elec­to­res de Qua­dri ga­ran­ti­za­ron el re­gis­tro a la fran­qui­cia de Elba Ester Gor­di­llo (EEG).  Ob­via­men­te, salvo la fa­mi­lia Gor­di­llo y los be­ne­fi­cia­rios di­rec­tos de la fran­qui­cia, los pocos más de 1,100,000 me­xi­ca­nos que vo­ta­ron por Qua­dri pen­sa­ron que lo ha­cían por un can­di­da­to ciu­da­dano y no para ga­ran­ti­zar­le a EEG ­–como efec­ti­va­men­te su­ce­dió– el ins­tru­men­to para ne­go­ciar con el PRI las pre­ben­das de rigor para ella y los votos ne­ce­sa­rios para ob­te­ner el PRI la ma­yo­ría que ne­ce­si­ta en el poder le­gis­la­ti­vo. Lo que se­gu­ra­men­te ig­no­ran los in­ge­nuos vo­tan­tes por Qua­dri, es que aun­que se li­qui­dó la alian­za elec­to­ral entre la fran­qui­cia (Panal) de EEG y el PRI, la alian­za es­tra­té­gi­ca entre ambos con­ti­nuó, al punto que el ejer­ci­to elec­to­ral del SNTE tuvo des­ta­ca­da ac­tua­ción al ser­vi­cio de EPN du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral y, par­ti­cu­lar­men­te, du­ran­te el día de la elec­ción. Fi­nal­men­te, ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas in­di­can que ya se han reuni­do EPN y EEG para ne­go­ciar las con­di­cio­nes a par­tir de las cua­les PRI-PV-NA lo­gra­rían con­tar con la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria en el Poder Le­gis­la­ti­vo.

 

¿Es­qui­zo­fre­nia o po­ner­le pre­cio a la com­pli­ci­dad?

Antes de que cul­mi­na­se el 1 de julio Fe­li­pe Cal­de­rón fe­li­ci­ta­ba a EPN. Horas des­pués,  Gus­ta­vo Ma­de­ro, pre­si­den­te del PAN, re­to­ma­ba la de­nun­cia que su par­ti­do había hecho sobre las irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por el PRI en el caso Monex. JVM pri­me­ro y FCH poco des­pués, se su­ma­ron a la re­no­va­da de­nun­cia para pedir que se es­cla­rez­can los he­chos, pero al mismo tiem­po de­cla­ra­ban que no ha­brían de im­pug­nar la elec­ción por con­si­de­rar que no había prue­bas su­fi­cien­tes para ello. ¿Es­qui­zo­fre­nia o po­ner­le pre­cio a la com­pli­ci­dad? La res­pues­ta la ten­dre­mos den­tro de unos meses si, como pa­re­ce, fi­nal­men­te, el TEPJF le en­tre­ga la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca al PRI.

 

La for­ta­le­za de un EPN pre­si­den­te

Frus­tran­do las ex­pec­ta­ti­vas de sus de­trac­to­res, AMLO ase­gu­ra que su cam­pa­ña por la De­fen­sa de la de­mo­cra­cia y la dig­ni­dad de Mé­xi­co es y será en el marco de la le­ga­li­dad y pa­cí­fi­ca. Con una es­tra­te­gia que pa­re­ce estar dán­do­le re­sul­ta­dos po­si­ti­vos se mues­tra con­fia­do en la con­tun­den­cia de las prue­bas que dice tener para ga­ran­ti­zar que con base en ellas el TEPJF in­va­li­de la elec­ción y llame a nue­vos co­mi­cios pre­si­den­cia­les. La es­tra­te­gia pa­re­ce tener dos ob­je­ti­vos muy cla­ros: lo­grar que el TEPJF de­cla­re la in­va­li­dez de la elec­ción pre­si­den­cial, y con­so­li­dar su li­de­raz­go para el fu­tu­ro in­me­dia­to.

En caso de que el TEPJF ca­li­fi­que po­si­ti­va­men­te la elec­ción, como los an­te­ce­den­tes del 2006 pa­re­cen in­di­car, ¿Con que grado de au­to­ri­dad y for­ta­le­za asu­mi­ría EPN? En las con­di­cio­nes ac­tua­les, EPN asu­mi­ría con mayor de­bi­li­dad que Cal­de­rón. A pesar de que la di­fe­ren­cia de votos es de más de 6%, las con­di­cio­nes po­lí­ti­cas son dis­tin­tas. El país que re­ci­be está en peo­res con­di­cio­nes que el que re­ci­bió Cal­de­rón en 2006; in­de­pen­dien­te­men­te de la opo­si­ción par­ti­dis­ta que en­ca­be­za AMLO, exis­te un des­per­tar ciu­da­dano en­ca­be­za­do de ma­ne­ra evi­den­te por el #Yo­So­y132 como or­ga­ni­za­ción de uni­ver­si­ta­rios que se ha de­cla­ra­do apar­ti­dis­ta, en con­tra de lo que ca­li­fi­ca como la “im­po­si­ción de EPN” y que está con­vo­can­do a otras or­ga­ni­za­cio­nes a los ciu­da­da­nos de forma in­de­pen­dien­te su­mar­se a la mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca or­ga­ni­za­da ¿Bas­ta­rá la ex­pe­rien­cia del PRI para con­te­ner este im­pul­so? Di­fí­cil pre­de­cir­lo.

 

AMLO y Ebrard ante el 2018

¿Daría AMLO por ter­mi­na­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca o apo­ya­do en Mo­re­na, los casi 16,000,000 de votos y el im­pul­so de la mo­vi­li­za­ción que en­ca­be­za co­men­za­rá su cam­pa­ña para el 2018? La res­pues­ta es clara: ya optó por el se­gun­do ca­mino. Aun­que por ra­zo­nes ob­vias no lo ex­pre­se pú­bli­ca­men­te, como la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos debe ser cons­cien­te de que lo más pro­ba­ble es que, si no apa­re­cen prue­bas de una con­tun­den­cia tal que obli­gue al TEPJF a de­cla­rar la in­va­li­dez de la elec­ción, exis­te un 99.99% de pro­ba­bi­li­da­des de que EPN sea el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co. Si así su­ce­de, no pa­re­ce haber una razón de peso para que re­ti­re de la vida po­lí­ti­ca sien­do el prin­ci­pal re­fe­ren­te de la opo­si­ción y quien cuen­ta con la mayor or­ga­ni­za­ción mi­li­tan­te y, hasta ahora el res­pal­do am­plio de los tres par­ti­dos de la coa­li­ción (PRD, PT y MC).

AMLO no pa­re­ce tener con­trin­can­tes que le pue­dan hacer som­bra. El fla­man­te go­ber­na­dor de Ta­bas­co es un alia­do in­con­di­cio­nal, Graco Ra­mí­rez no cuen­ta, desde siem­pre se ha pro­cla­ma­do par­ti­da­rio del con­tu­ber­nio con el sis­te­ma plu­to­crá­ti­co; Mi­guel Ángel Man­ce­ra es un per­so­na­je gris que ya hasta le tomó la lla­ma­da de EPN; se dice que re­ci­bió más votos que AMLO en el DF pero se pasa por alto el ori­gen de di­chos votos. Quie­nes vo­ta­ron por AMLO le die­ron su voto a Man­ce­ra y los que Man­ce­ra ob­tu­vo por sobre AMLO son de los sec­to­res pe­que­ño­bur­gue­ses que jamás vo­ta­rían por AMLO pero menos por el PRI. En otras pa­la­bras, todos los votos por AMLO en el DF son de él, la ma­yo­ría de los de Man­ce­ra son de AMLO.

A di­fe­ren­cia de Graco Ra­mí­rez y Man­ce­ra, aun­que sin pe­gar­se a él, Mar­ce­lo Ebrard res­pal­da la cam­pa­ña de AMLO por­que es cons­cien­te de que sus as­pi­ra­cio­nes a ser can­di­da­to a pre­si­den­te en 2018 se re­du­cen drás­ti­ca­men­te si EPN es im­pues­to, y se ro­bus­te­cen si se in­va­li­da la elec­ción. AMLO pre­si­den­te le abre a Ebrard el ca­mino a la pre­si­den­cia en 2018, en cual­quier con­tien­da (no en­cues­ta) con AMLO por la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial para ese año la pier­de.

 

El nuevo PRI y la uto­pía

El fu­tu­ro de la iz­quier­da par­ti­dis­ta está en manos de AMLO. Si no co­me­te los erro­res tác­ti­cos y es­tra­té­gi­cos del 2006, él será el líder in­dis­cu­ti­ble de la opo­si­ción y quien de­ter­mi­ne el des­tino de la es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta. Si las tri­bus pe­rre­dis­tas no se ali­nean no tar­da­rán en que­dar­se con el cas­ca­ron del PRD ante la pos­ter­ga­da de­ci­sión de AMLO de trans­for­mar a Mo­re­na en par­ti­do po­lí­ti­co o for­ma­li­zar una alian­za par­ti­dis­ta con PT y MC para los pró­xi­mos co­mi­cios. Habrá que co­no­cer cua­les los tiem­pos y for­ma­li­da­des a cum­plir, pero lo cier­to es que sin AMLO los votos del PRD dis­mi­nui­rán dra­má­ti­ca­men­te de­jan­do sin hueso a los in­te­gran­tes de las tri­bus, que ob­via­men­te le darán ba­ta­lla.

Por el lado del PRI, nadie se en­ga­ña. Si re­gre­sa al poder for­mal será el PRI de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, este y no otro es el fun­da­dor y líder in­dis­cu­ti­ble del nuevo PRI. El es­ce­na­rio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co no ten­drá cam­bios sus­tan­ti­vos. Con­ti­nua­rán tra­tan­do de cum­plir con los pa­ra­dig­mas neo­li­be­ra­les que puso en prac­ti­ca Mi­guel de la Ma­drid, que con­so­li­do Car­los Sa­li­nas y que con­ti­nua­ron Ze­di­llo, Fox y Cal­de­rón. Pero el país es otro, no será fácil con­te­ner el des­con­ten­to or­ga­ni­za­do de miles de ciu­da­da­nos.

¿Y si se in­va­li­da la elec­ción? Es utó­pi­co, pero no im­po­si­ble. Se vale soñar.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.