Ecuador, una llamada de atención

La asonada de un sector de la policía presenta una oportunidad para tomar conciencia de la urgente necesidad de los sectores patriotas de reorganizarse y sumar fuerzas para radicalizar el proceso de cambio antes de que sea tarde

Facundo Arrieta •

Co­men­ce­mos por dejar clara la ne­ce­si­dad de re­pu­diar sin me­dias tin­tas cual­quier in­ten­to por de­rro­car a un go­bierno legal y le­gí­ti­mo que puso en mar­cha un pro­ce­so de cam­bios des­ti­na­dos a re­cons­truir la so­be­ra­nía na­cio­nal y po­pu­lar en Ecua­dor.

A me­di­da que pasan los días des­pués de la in­su­bor­di­na­ción po­li­cial y las ac­cio­nes co­la­te­ra­les, el pa­no­ra­ma en Ecua­dor se vuel­ve más com­ple­jo. Desde quie­nes –como el pre­si­den­te Co­rrea– de­nun­cian un in­ten­to gol­pis­ta, hasta aque­llos que acu­san la ma­ni­pu­la­ción de los he­chos por parte del go­bierno, exis­te un aba­ni­co am­plio de opi­nio­nes di­ver­gen­tes.

¿Qué hu­bie­se ocu­rri­do si el pre­si­den­te Co­rrea no se pre­sen­ta­ba fren­te a los in­su­bor­di­na­dos, po­nien­do en ries­go su in­te­gri­dad fí­si­ca y el má­xi­mo cargo que os­ten­ta? Muy pro­ba­ble­men­te la di­men­sión del su­ce­so hu­bie­se sido otra y la re­per­cu­sio­nes mucho me­no­res en todos los ám­bi­tos y ni­ve­les. La es­ca­la­da de los acon­te­ci­mien­tos mucho tuvo que ver tam­bién con el hecho de que los in­su­bor­di­na­dos se­cues­tra­ron al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sin saber qué hacer con él.

Mucho se es­pe­cu­la sobre quié­nes fue­ron los “ce­re­bros” de la aso­na­da y si los sec­to­res oli­gár­qui­cos vie­ron en ella la opor­tu­ni­dad de tomar el poder, lo cier­to es que las aguas vol­vie­ron a su nivel pero si­guen agi­ta­das.

 Ni con los gol­pis­tas ni con el go­bierno

Cu­rio­sa­men­te, di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas, cam­pe­si­nas y po­lí­ti­cas de iz­quier­da tu­vie­ron una pri­me­ra reac­ción equí­vo­ca fren­te al su­ce­so, so­li­da­ri­zán­do­se con los re­cla­mos de los po­li­cías in­su­bor­di­na­dos y cri­ti­can­do al go­bierno al tiem­po que re­pro­ba­ban cual­quier in­ten­to gol­pis­ta.

Una vez con­tro­la­da la si­tua­ción, las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas y cam­pe­si­nas (CO­NAIE, ECUA­RU­NA­RI, CON­FE­NIAE y CO­NAI­CE) emi­tie­ron una de­cla­ra­ción con­jun­ta cuyos pá­rra­fos sus­tan­cia­les re­pro­du­ci­mos por con­si­de­rar im­por­tan­te la opi­nión de quie­nes po­seen com­pro­ba­da re­pre­sen­ta­ti­vi­dad po­pu­lar y han sido ar­tí­fi­ces en gran me­di­da de la de­rro­ta de los úl­ti­mos go­bier­nos neo­li­be­ra­les:

“No­so­tros no te­ne­mos duda que esta cri­sis po­lí­ti­ca sea una reac­ción de la de­re­cha con­tra la Cons­ti­tu­ción del 2008, apro­ba­da por el voto fa­vo­ra­ble del 64% de los ecua­to­ria­nos y ecua­to­ria­nas”.

Pero in­me­dia­ta­men­te se di­fe­ren­cia del go­bierno y la opo­si­ción al ma­ni­fes­tar su “re­cha­zo a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial del go­bierno, y con la misma ener­gía re­cha­za tam­bién las ac­cio­nes de la de­re­cha que, en­cu­bier­ta, forma parte de un in­ten­to de golpe de Es­ta­do”.

Para estas or­ga­ni­za­cio­nes, la in­su­bor­di­na­ción de la Po­li­cía, más allá de sus de­man­das in­me­dia­tas, des­nu­da:

“1. Mien­tras el go­bierno se ha de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a ata­car y des­le­gi­ti­mar a los sec­to­res or­ga­ni­za­dos, como el mo­vi­mien­to in­dí­ge­na, los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res, etc., no ha de­bi­li­ta­do en lo más mí­ni­mo las es­truc­tu­ras de poder de la de­re­cha, ni si­quie­ra den­tro de los apa­ra­tos del Es­ta­do.

“2. La cri­sis so­cial desata­da hoy día tam­bién es pro­vo­ca­da por el ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio y la no aper­tu­ra al diá­lo­go en la ela­bo­ra­ción de las leyes.

“3. Fren­te a la crí­ti­ca y mo­vi­li­za­ción de las co­mu­ni­da­des en con­tra de las trans­na­cio­na­les mi­ne­ras, pe­tro­le­ras y agro-co­mer­cia­les, el go­bierno, en lugar de pro­pi­ciar el diá­lo­go res­pon­de con vio­len­ta re­pre­sión.

“4. Este es­ce­na­rio ali­men­ta a los sec­to­res con­ser­va­do­res.”

In­me­dia­ta­men­te se­ña­lan su re­cha­zo “a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial del go­bierno, y con la misma ener­gía re­cha­za­mos tam­bién las ac­cio­nes de la de­re­cha que, en­cu­bier­ta, forma parte de un in­ten­to de golpe de Es­ta­do”.

De­man­dan del go­bierno na­cio­nal “de­po­ner toda ac­ti­tud de con­ce­sio­nes a la de­re­cha. Exi­gi­mos que aban­do­ne su ac­ti­tud au­to­ri­ta­ria con­tra los sec­to­res po­pu­la­res, a no cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta so­cial y la per­se­cu­ción a los di­ri­gen­tes; ese tipo de po­lí­ti­cas lo único que pro­vo­ca es abrir es­pa­cios a la de­re­cha y crea es­ce­na­rios de des­es­ta­bi­li­za­ción.”

Fi­nal­men­te se­ña­lan que “la mejor forma de de­fen­der la de­mo­cra­cia es im­pul­sar una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción que re­suel­va las cues­tio­nes más ur­gen­tes y es­truc­tu­ra­les en be­ne­fi­cio de las ma­yo­rías.”

 La ver­sión de Co­rrea

Una vez li­be­ra­do, el pre­si­den­te Co­rrea se ocupó de acla­rar que los in­su­bor­di­na­dos eran una pe­que­ña mi­no­ría entre los 42,000 po­li­cías, lo cual, lejos de tran­qui­li­zar, preo­cu­pa al com­pro­bar que tan pocos pro­vo­ca­ron tanto es­cán­da­lo. De­nun­ció los se­rios pro­ble­mas de in­te­li­gen­cia que pa­de­ce su go­bierno. Se de­fen­dió de las crí­ti­cas a su ges­tión se­ña­lan­do que los go­bier­nos pro­gre­sis­tas como el suyo pa­de­cen la obs­truc­ción per­ma­nen­te de los reac­cio­na­rios, por la de­re­cha, y de los ra­di­ca­li­za­dos, por la iz­quier­da. Ga­ran­ti­zó que no habrá per­dón para los res­pon­sa­bles de la aso­na­da y que se in­ves­ti­ga­rá hasta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias para cas­ti­gar con todo el rigor de la ley a quien co­rres­pon­da.

 Con­clu­sión ele­men­tal

Sien­do di­fe­ren­tes las con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas del pro­ce­so ecua­to­riano y del ve­ne­zo­lano, la sa­li­da de la co­yun­tu­ra ac­tual es la misma para ambos go­bier­nos: pro­fun­di­zar el pro­ce­so de cam­bios anun­cia­dos al inicio de cada pro­ce­so.

En el caso con­cre­to de Ecua­dor, dos datos re­le­van­tes pa­re­cen sur­gir de los acon­te­ci­mien­tos co­men­ta­dos: la enor­me di­fi­cul­tad para des­mon­tar las es­truc­tu­ras de poder for­mal y real he­re­da­das del sis­te­ma que se pre­ten­de re­em­pla­zar, y la dis­tan­cia que exis­te entre el go­bierno de Co­rrea y las or­ga­ni­za­cio­nes po­pu­la­res que die­ron sus­ten­to a su triun­fo elec­to­ral y a la pro­mul­ga­ción de la nueva cons­ti­tu­ción.

Lejos de pre­ten­der com­pa­rar a Ra­fael Co­rrea con Lucio Gu­tié­rrez, el pri­me­ro no de­be­ría per­der de vista que las or­ga­ni­za­cio­nes po­pu­la­res que lo lle­va­ron al poder fue­ron las mis­mas que de­rro­ca­ron a Gu­tié­rrez.

Sin duda, el dis­tan­cia­mien­to entre el go­bierno y las más re­pre­sen­ta­ti­vas or­ga­ni­za­cio­nes po­pu­la­res es res­pon­sa­bi­li­dad de ambas par­tes. Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que se en­cuen­tren los ca­mi­nos para con­so­li­dar un fren­te único que con­so­li­de un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, reorien­tan­do y co­rri­gien­do lo que haya que co­rre­gir en el rumbo ac­tual. Los sec­to­res reac­cio­na­rios per­ma­ne­cen aga­za­pa­dos es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad para re­cu­pe­rar el poder que les fue le­gí­ti­ma­men­te arre­ba­ta­do. ¿Fue la aso­na­da de un sec­tor de la po­li­cía una de estas opor­tu­ni­da­des? Tal vez. Cier­to es que lo fue para tomar con­cien­cia de la ur­gen­te ne­ce­si­dad de las pa­trió­ti­cas de re­or­ga­ni­zar­se y sumar fuer­zas para ra­di­ca­li­zar el pro­ce­so de cam­bio antes de que sea tarde.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.