Chávez y la empresa “argentina” Techint

Socialismo Latinoamericano •
Izquierda Nacional

La ex­pro­pia­ción de em­pre­sas del Grupo Te­chint que ha lle­va­do ade­lan­te el go­bierno de Hugo Chá­vez se con­vir­tió, a poco de co­no­cer­se, en un epi­so­dio de la po­lí­ti­ca in­ter­na ar­gen­ti­na.

El dia­rio La Na­ción, que junto a Cla­rín ofi­cia de vo­ce­ro prin­ci­pal de la ofen­si­va del es­ta­blish­ment con­tra el kir­ch­ne­ris­mo, se apre­su­ró a tra­zar un pa­ra­le­lo entre los go­bier­nos ve­ne­zo­lano y ar­gen­tino. El edi­to­ria­lis­ta Car­los Pagni es­cri­bió: “El avan­ce ofi­cial sobre la es­fe­ra pri­va­da ha sido en los úl­ti­mos meses tan sis­te­má­ti­co, que los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios del país miran hoy a la ex­pro­pia­ción cha­vis­ta como el es­pe­jo que po­dría ade­lan­tar la ra­di­ca­li­za­ción del es­ta­tis­mo local para des­pués del 28 de junio”. Para que no que­den dudas de la con­se­cuen­cia prác­ti­ca que debe se­guir­se de este aná­li­sis, Pagni con­clu­ye: “Siem­pre y cuan­do el go­bierno con­ser­ve fuer­za para en­ca­rar ese pro­ce­so, claro”.

No de otra cosa se tra­tan las elec­cio­nes del 28 de junio. Las “fuer­zas vivas” de la Ar­gen­ti­na se­mi­co­lo­nial, cuyo pe­lle­jo con­tri­bu­yó a sal­var el kir­ch­ne­ris­mo tras el Ar­gen­ti­na­zo de 2001, re­cla­man una “nor­ma­li­za­ción” de la si­tua­ción po­lí­ti­ca que dis­ci­pli­ne a las fuer­zas so­cia­les po­ten­cial­men­te dis­rup­ti­vas ante la pers­pec­ti­va de que se sien­tan los co­le­ta­zos de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal y que el go­bierno pueda no ga­ran­ti­zar el man­te­ni­mien­to del orden vi­gen­te.

El con­flic­to con la pa­tro­nal agra­ria del año pa­sa­do sig­ni­fi­có la rup­tu­ra con el go­bierno de los be­ne­fi­cia­rios prin­ci­pa­les del mo­de­lo agroex­por­ta­dor. Esta rup­tu­ra, que contó con el acom­pa­ña­mien­to de los sec­to­res me­dios de las gran­des ciu­da­des por­tua­rias (y de los pue­blos ru­ra­les so­je­ros), pa­re­ció de­vol­ver la vida a la vieja par­ti­do­cra­cia de­mo­li­be­ral, que se apre­su­ró a ca­pi­ta­li­zar­la. Ahora, en vís­pe­ras de los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos, las es­ta­ti­za­cio­nes de Chá­vez in­ten­tan ser po­lí­ti­ca­men­te uti­li­za­das en la misma di­rec­ción.

Te­chint es un hol­ding cuyas em­pre­sas tie­nen ma­yo­ría ac­cio­na­ria ex­tran­je­ra, por lo cual mal pue­den ser con­si­de­ra­das em­pre­sas ar­gen­ti­nas. No obs­tan­te ello, Joa­quín Mo­ra­les Solá, un hom­bre li­ga­do a la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se, es­cri­bió que “no es cier­to que los paí­ses no reac­cio­nen cuan­do en el ex­te­rior se per­ju­di­ca a sus em­pre­sas, como des­li­zan vo­ce­ros del Go­bierno. Basta para des­men­tir esta afir­ma­ción con re­cor­dar los ejem­plos de los Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Es­pa­ña o Bra­sil cuan­do se tocó aquí a sus em­pre­sas”.

Cier­ta­men­te, los go­bier­nos de los paí­ses im­pe­ria­lis­tas in­ter­ce­den por los in­tere­ses de sus pro­pias bur­gue­sías fuera de sus fron­te­ras. Pero este en­tre­la­za­mien­to entre in­tere­ses na­cio­na­les (im­pe­ria­lis­tas) y so­cia­les (ca­pi­ta­lis­tas) se ex­pli­ca por el hecho de que esas bur­gue­sías son el nú­cleo mismo de un desa­rro­llo au­to­cen­tra­do que ga­ran­ti­za a esos paí­ses su lugar rec­tor en la eco­no­mía mun­dial. En los paí­ses se­mi­co­lo­nia­les como Ar­gen­ti­na, la au­sen­cia de una bur­gue­sía na­cio­nal con ca­pa­ci­dad de con­quis­tar por­cio­nes del mer­ca­do mun­dial exime a sus pre­ten­di­dos re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos de la ne­ce­si­dad de de­fen­der sus in­tere­ses más allá de las fron­te­ras na­cio­na­les. De allí que la exi­gen­cia de Mo­ra­les Solá sig­ni­fi­que, en la prác­ti­ca, con­ver­tir a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos en co­mi­sio­nis­tas de gru­pos eco­nó­mi­cos que ope­ran en nues­tro suelo, que se dis­fra­zan de ar­gen­ti­nos para ob­te­ner sub­si­dios y pre­rro­ga­ti­vas, pero que están tras­na­cio­na­li­za­dos desde hace dé­ca­das.

Todas las fuer­zas par­ti­do­crá­ti­cas opo­si­to­ras al kir­ch­ne­ris­mo están dis­pues­tas a desem­pe­ñar el papel que re­cla­ma Mo­ra­les Solá. El mul­ti­mi­llo­na­rio Fran­cis­co de Nar­váez, por ejem­plo, de­cla­ró que lu­cha­rá con­tra “un atro­pe­llo sobre lo pri­va­do”. Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, por su parte, agre­gó que “los ne­go­cios de los Kir­ch­ner con Chá­vez no pue­den dejar des­pro­te­gi­das a nues­tras em­pre­sas”. De este modo, queda en evi­den­cia su sin­to­nía con las en­ti­da­des cor­po­ra­ti­vas de las cla­ses do­mi­nan­tes. La So­cie­dad Rural, por boca de su ti­tu­lar Hugo Biol­cat­ti, re­cla­mó que “el Es­ta­do ar­gen­tino ejer­za con fuer­za la de­fen­sa de un prin­ci­pio ele­men­tal para nues­tra Na­ción como es la pro­pie­dad pri­va­da”. La UIA, por su parte, fue más lejos y exi­gió al go­bierno ar­gen­tino “rever la de­ci­sión de in­cor­po­rar a Ve­ne­zue­la como miem­bro pleno” del Mer­co­sur. En igual sen­ti­do se pro­nun­cia­ron otras en­ti­da­des pa­tro­na­les, como la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción, IDEA, la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio, ABA (ban­que­ros), CEMCI (me­dios de co­mu­ni­ca­ción), et­cé­te­ra.

Pero si el en­tra­ma­do de re­la­cio­nes entre los mo­no­po­lios de pren­sa, las en­ti­da­des pa­tro­na­les y los po­lí­ti­cos par­ti­do­crá­ti­cos se ex­pli­ca a par­tir de la de­fen­sa común de un mo­de­lo de subor­di­na­ción a las po­ten­cias im­pe­ria­lis­tas, ¿cómo ex­pli­car las voces que se han hecho es­cu­char desde el go­bierno?

El jefe de Ga­bi­ne­te Ser­gio Massa, ha­cien­do honor a su pa­sa­do de mi­li­tan­te al­so­ga­rays­ta, pon­ti­fi­có: “En la Ar­gen­ti­na no hay lugar para es­ta­ti­za­cio­nes”. La em­ba­ja­do­ra Ali­cia Cas­tro, lle­ga­da al kir­ch­ne­ris­mo desde una ve­re­da opues­ta a la de Massa, acla­ró que “es in­co­rrec­to igua­lar al go­bierno de Ve­ne­zue­la con el de Ar­gen­ti­na”, ase­gu­ran­do que “el go­bierno ar­gen­tino está com­pro­me­ti­do a de­fen­der el in­te­rés de la em­pre­sa ar­gen­ti­na”. Más sor­pren­den­tes fue­ron las de­cla­ra­cio­nes de Hugo Mo­yano: “no com­par­to el hecho de es­ta­ti­zar em­pre­sas pri­va­das por­que no es la po­lí­ti­ca que en su mo­mewn­to en­se­ñó Perón”.

La pre­gun­ta que cabe for­mu­lar­se es la si­guien­te: ¿re­sul­ta po­si­ble en­fren­tar a la rosca oli­gár­qui­co-im­pe­ria­lis­ta, que chi­lla fren­te a las ex­pro­pia­cio­nes na­cio­na­lis­tas como un vam­pi­ro ante un cru­ci­fi­jo, adop­tan­do su dis­cur­so li­be­ral, an­ti­es­ta­tis­ta y an­ti­na­cio­na­lis­ta? ¿Se puede avan­zar re­tro­ce­dien­do? Los ideó­lo­gos kir­ch­ne­ris­tas adu­ci­rán po­si­ble­men­te que si las fuer­zas del statu quo reac­cio­nan con ener­gía ante el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co de un go­bierno ex­tran­je­ro, ¿qué no es­ta­rían dis­pues­tas a hacer si ese na­cio­na­lis­mo fuera el norte del go­bierno ar­gen­tino? La res­pues­ta es que los go­ri­las ar­gen­ti­nos ha­rían lo mismo que hacen los es­cuá­li­dos ve­ne­zo­la­nos: in­ten­ta­rían de­rro­car al go­bierno. Pero una po­lí­ti­ca que busca im­pe­dir los gol­pes del enemi­go ce­dien­do a sus exi­gen­cias no hace otra cosa que fir­mar la de­rro­ta sin pre­sen­tar ba­ta­lla. Tal es y ha sido siem­pre la con­duc­ta de los go­bier­nos de “cen­troiz­quier­da” o de la pe­que­ña bur­gue­sía “pro­gre­sis­ta”.

Es por esta razón que las fuer­zas pa­trió­ti­cas y an­ti­im­pe­ria­lis­tas no pue­den au­to­li­mi­tar­se a apo­yar re­sig­na­da­men­te el “mal menor” de un go­bierno cuya re­ce­ta para fre­nar la ofen­si­va de los so­je­ros, de­va­lua­do­res y fon­do­mo­ne­ta­ris­tas no es otra que la de con­for­mar a los so­je­ros, a los de­va­lua­do­res y a los fon­do­mo­ne­ta­ris­tas. A las fuer­zas de la con­tra­rre­vo­lu­ción se las com­ba­te con las fuer­zas de la re­vo­lu­ción. Poner en mo­vi­mien­to a estas fuer­zas me­dian­te una po­lí­ti­ca an­ti­im­pe­ria­lis­ta con­se­cuen­te, de na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co y eman­ci­pa­ción so­cial, es algo que sólo puede ha­cer­lo una con­duc­ción que esté dis­pues­ta a sal­tar las tran­que­ras ideo­ló­gi­cas e ins­ti­tu­cio­na­les del ré­gi­men par­ti­do­crá­ti­co se­mi­co­lo­nial. El kir­ch­ne­ris­mo, ex­pre­sión equí­vo­ca pero ex­pre­sión al fin de ese mismo ré­gi­men, está des­ti­na­do a frus­trar las ex­pec­ta­ti­vas que se de­po­si­ten en él.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.