Calentamiento global antropogénico: ¿ciencia o política?

Con mé­to­dos que po­drían ca­li­fi­car­se de “es­ta­li­nis­tas”, la ONU hace ca­llar a los cien­tí­fi­cos di­si­den­tes, los eli­mi­nan de sus filas, sus es­tu­dios son ig­no­ra­dos y nin­guno de ellos vol­ve­rá a ob­te­ner fi­nan­cia­ción para sus in­ves­ti­ga­cio­nes, mien­tras que los cien­tí­fi­cos que se ad­hie­ren a la teo­ría tie­nen ase­gu­ra­dos tra­ba­jos “sus­ten­ta­bles”, es decir, per­du­ra­bles en el tiem­po.

Guillermo Hamlin • (Publicado originalmente el 29/01/14).

Mi po­si­ción con re­la­ción al “ca­len­ta­mien­to glo­bal” no es la de dis­cu­tir acer­ca de su exis­ten­cia, sino acer­ca de su causa. Res­pon­der a lo si­guien­te: ¿es na­tu­ral o an­tro­po­gé­ni­co? La po­si­ción ofi­cial de las Na­cio­nes Uni­das a tra­vés de su or­ga­nis­mo ad hoc, el IPCC, dice que es an­tro­po­gé­ni­co, a tra­vés de las emi­sio­nes ga­seo­sas in­dus­tria­les, fun­da­men­tal­men­te CO2 (dió­xi­do de car­bono), las que au­men­ta­rían el efec­to in­ver­na­de­ro cau­san­do el pro­gre­si­vo ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta. Esta po­si­ción desde luego es la de los paí­ses im­pe­ria­lis­tas que con­tro­lan a las Na­cio­nes Uni­das. Tam­bién, como es ló­gi­co, esta po­si­ción es apo­ya­da “mi­li­tan­te­men­te” por las ONG Green­pea­ce y World Water Forum (WWF, pro­pia tropa del im­pe­ria­lis­mo. Tam­bién es adop­ta­da por los mi­li­tan­tes de los par­ti­dos mar­xis­tas eu­ro­peos, quie­nes al que­dar­se sin re­fe­ren­te po­lí­ti­co tras el de­rrum­be de la Unión So­vié­ti­ca, con­ti­nua­ron su “lucha an­ti­ca­pi­ta­lis­ta” al vin­cu­lar­se, aliar­se o fu­sio­nar­se con el mo­vi­mien­to am­bien­ta­lis­ta en oposición al “modo de pro­duc­ción ca­pi­ta­lis­ta”.

Esta teo­ría an­tro­po­gé­ni­ca es la que llamo un cuen­to. No tiene fun­da­men­to cien­tí­fi­co cier­to, se basa en la falta de prue­bas y en la total au­sen­cia de datos que la ve­ri­fi­quen. Con mé­to­dos que po­drían ca­li­fi­car­se de “es­ta­li­nis­tas” hacen ca­llar a los cien­tí­fi­cos di­si­den­tes, los eli­mi­nan de sus filas, sus es­tu­dios son ig­no­ra­dos y nin­guno de ellos vol­ve­rá a ob­te­ner fi­nan­cia­ción para sus in­ves­ti­ga­cio­nes, mien­tras que los cien­tí­fi­cos que se ad­hie­ren a la teo­ría tie­nen ase­gu­ra­dos tra­ba­jos “sus­ten­ta­bles”, es decir, per­du­ra­bles en el tiem­po. La ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos di­si­den­tes lo son por­que no están en la nó­mi­na del IPCC o por­que están ju­bi­la­dos y han aban­do­na­do la com­pe­ten­cia por car­gos como in­ves­ti­ga­do­res, o como ca­te­drá­ti­cos en uni­ver­si­da­des y no tie­nen em­pa­cho en pro­nun­ciar­se pú­bli­ca­men­te con­tra la teo­ría ofi­cial. Desde luego que estos cien­tí­fi­cos son des­ca­li­fi­ca­dos por los par­ti­da­rios de la teo­ría ofi­cial, quienes los designan con el mote de “ne­ga­cio­nis­tas” que están fi­nan­cia­dos por las em­pre­sas pe­tro­le­ras. Sin em­bar­go, es in­tere­san­te ob­ser­var que las ONG men­cio­na­das están pre­ci­sa­men­te fi­nan­cia­das, entre otras trans­na­cio­na­les, por las pe­tro­le­ras, y que los paí­ses que con­tro­lan a las Na­cio­nes Uni­das y al IPCC son pre­ci­sa­men­te los due­ños de las em­pre­sas pe­tro­le­ras más im­por­tan­tes y desa­rro­llan po­lí­ti­cas ten­dien­tes a ase­gu­rar­se la pro­vi­sión de hi­dro­car­bu­ros, uti­li­zan­do para ello todos los me­dios, desde los más su­ti­les de la in­fluen­cia di­plo­má­ti­ca hasta los más cruen­tos de la in­va­sión mi­li­tar.

Esta teo­ría es con­ver­ti­da en “ver­dad cien­tí­fi­ca” im­pues­ta desde el poder por­que con­vie­ne a sus in­tere­ses. No es teo­ría cien­tí­fi­ca, es de­ci­sión po­lí­ti­ca. Sus más gran­des di­fu­so­res me­diá­ti­cos, como el ex vi­ce­pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Al Gore y las ONG Green­pea­ce y WWF, no acep­tan los retos a de­ba­te cien­tí­fi­co que les lan­zan los cien­tí­fi­cos di­si­den­tes, con la ex­cu­sa de que “la cien­cia está es­ta­ble­ci­da” y de que “hay un con­sen­so ma­yo­ri­ta­rio entre los cien­tí­fi­cos”. Como se com­pren­de, la cien­cia no puede estar es­ta­ble­ci­da, esto sig­ni­fi­ca­ría el fin del avan­ce cien­tí­fi­co en este tema; suena como “no me trai­gan más datos que ya tengo una po­si­ción to­ma­da”; se pa­re­ce al “fin de la his­to­ria”, no muy cien­tí­fi­co, por cier­to. Por otro lado, el con­sen­so es un con­cep­to que se uti­li­za en la po­lí­ti­ca, pero no en la cien­cia, donde las teo­rías son vá­li­das o fal­sas.

A par­tir de la ins­ta­la­ción de esta teo­ría como ver­dad acep­ta­da a nivel pla­ne­ta­rio, exis­te un desa­rro­llo de tec­no­lo­gía a par­tir de ella, una ver­da­de­ra in­dus­tria y un mer­ca­do del ca­len­ta­mien­to glo­bal; ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros, como los bonos de car­bono; es­tu­dios eco­nó­mi­cos y de otros cam­pos de las cien­cias, como las hu­ma­ni­da­des y la ética; nin­gu­no de los cua­les, por su­pues­to, cues­tio­nan la pre­mi­sa de ori­gen: que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es cau­sa­do por las emi­sio­nes de CO2 pro­du­ci­das por las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les hu­ma­nas. Esto fun­cio­na como las zon­ce­ras de Ar­tu­ro Jau­ret­che: todo se pien­sa a par­tir de la pri­me­ra zon­ce­ra, que las parió a todas, y nadie cues­tio­na la va­li­dez de la pre­mi­sa ori­gi­nal.

Es po­si­ble com­pro­bar que desde que se co­men­zó a di­fun­dir me­diá­ti­ca­men­te el tema del “ca­len­ta­mien­to glo­bal an­tro­po­gé­ni­co”, hace poco más de 26 años, con­tra­ria­men­te a los ob­je­ti­vos que su­pues­ta­men­te se per­si­guen, se man­tie­ne el statu quo res­pec­to a los con­su­mos ener­gé­ti­cos hi­dro­car­bu­rí­fe­ros.

Mien­tras tanto, du­ran­te ese lapso ocu­rrie­ron va­rias cosas, todas con­ve­nien­tes a las em­pre­sas pe­tro­le­ras y a su com­pa­ñe­ra de ruta, la in­dus­tria au­to­mo­triz. Cuan­do se co­men­zó a im­pul­sar la sus­ti­tu­ción de los com­bus­ti­bles fó­si­les por “ener­gías re­no­va­bles”, se di­fun­dió que era de­bi­do a dos pro­ble­mas gra­ví­si­mos: el ago­ta­mien­to de las re­ser­vas de pe­tró­leo y el ca­len­ta­mien­to glo­bal pro­du­ci­do por las emi­sio­nes de CO2. El temor pro­vo­ca­do por el su­pues­to pró­xi­mo ago­ta­mien­to del pe­tró­leo in­du­jo au­men­tos de pre­cios de los com­bus­ti­bles. Se con­ti­nuó agi­tan­do el es­pan­ta­jo del “pico de pe­tró­leo”, al que nunca se lle­ga­ba pero que se­guía im­pul­san­do los pre­cios hacia arri­ba. Esto per­mi­tió que se co­men­za­ran a ex­plo­rar y a ex­plo­tar pozos off-sho­re, de ma­yo­res cos­tos ope­ra­ti­vos y luego tam­bién per­mi­tió lo mismo en re­la­ción con la frac­tu­ra hi­dráu­li­ca o fra­cking. De todas ma­ne­ras, se si­guen des­cu­brien­do ya­ci­mien­tos pe­tro­lí­fe­ros con­ven­cio­na­les, pero los pre­cios están ins­ta­la­dos en una có­mo­da y alta po­si­ción. Se proyecta que con los nue­vos des­cu­bri­mien­tos y las re­ser­vas mun­dia­les es­ti­ma­das de pe­tró­leo y gas de es­quis­tos se puede abas­te­cer el cre­cien­te con­su­mo ener­gé­ti­co mun­dial por 200 años más.

Por un lado, sabemos que el lan­za­mien­to de la pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles pro­du­jo el au­men­to de los pre­cios de los ali­men­tos, al in­te­grar el mer­ca­do de los ali­men­tos al mer­ca­do de los com­bus­ti­bles en un marco de pre­cios ener­gé­ti­cos altos; pero por el otro, muy im­por­tan­te, man­tu­vo sin cam­bios el mo­de­lo tec­no­ló­gi­co de pro­duc­ción y con­su­mo de la in­dus­tria pe­tro­lí­fe­ra y au­to­mo­triz, así como de los com­bus­ti­bles lí­qui­dos, al im­po­ner­se por ley las mez­clas de ga­soil con bio­die­sel y nafta con eta­nol en todo el mundo; es decir, los bio­com­bus­ti­bles son com­ple­men­ta­rios de los com­bus­ti­bles fó­si­les, y no están des­ti­na­dos a sus­ti­tuir­los, como se dice, pero les otor­gan una con­ve­nien­te pá­ti­na “verde”.

Las otras ener­gías re­no­va­bles im­pul­sa­das, como la eó­li­ca y la solar, no mue­ven la aguja en la ma­triz ener­gé­ti­ca mun­dial. A pesar de que las inversiones comenzaron hace 20 años, no lle­gan al 1% de par­ti­ci­pa­ción. En nin­gún lugar del mundo en que se apli­can estas tec­no­lo­gías se clau­su­ra­ron plan­tas de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca ali­men­ta­das con com­bus­ti­bles fó­si­les, de­bi­do a que deben per­ma­ne­cer en aler­ta como apoyo. Las em­pre­sas pe­tro­le­ras se que­dan tran­qui­las por­que saben que nunca po­drán ser re­em­pla­zadas, por cues­tio­nes fí­si­cas que tie­nen que ver con in­ter­mi­ten­cia y bajo flujo ener­gé­ti­co. ¿Acaso cuan­do se lan­za­ron estas me­di­das hace 20 años no se sabía esto? No cabe duda que en el thinktank en que se per­ge­ñó esta es­tra­te­gia se sabía que las úni­cas ener­gías no ge­ne­ra­do­ras de CO2, de bajo costo re­la­ti­vo, de pro­duc­ción ma­si­va y con­ti­nua, que po­dían y pue­den re­em­pla­zar en la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca a los hi­dro­car­bu­ros, eran y si­guen sien­do la ener­gía nu­clear y la hi­dro­eléc­tri­ca; por ello se las com­ba­te desde las ONG im­pe­ria­lis­tas mientras que se re­co­mien­dan a los paí­ses opri­mi­dos pre­ci­sa­men­te las lla­ma­das energías re­no­va­bles: de bio­com­bus­ti­bles, eó­li­ca y solar.

Entre los di­ver­sos acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les am­bien­ta­les ad­mi­nis­tra­dos por las Na­cio­nes Uni­das se des­ta­ca el Pro­to­co­lo de Kyoto sobre ca­len­ta­mien­to glo­bal. A tra­vés de él se ha im­pul­sa­do la adop­ción de leyes en todos los paí­ses para el desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles, las que tie­nen así el mer­ca­do ase­gu­ra­do. Como ejem­plo de la im­por­tan­cia que tiene como ne­go­cio para las em­pre­sas im­pe­ria­lis­tas, po­de­mos se­ña­lar lo que el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de EUA tiene pre­vis­to ex­por­tar a Mé­xi­co en con­cep­to de ener­gía eó­li­ca y solar: 17,000 mi­llo­nes de dó­la­res para el año 2020.

La po­lí­ti­ca de poner freno a las emi­sio­nes de CO2 apun­ta a im­pe­dir, de­mo­rar o hacer más cos­to­so el desa­rro­llo in­dus­trial de los paí­ses opri­mi­dos, a los cua­les ade­más se obli­ga a com­prar estos sis­te­mas de ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca no con­ve­nien­tes para el cre­ci­mien­to de su in­fra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca e in­dus­trial e invertir en estas cosas inú­ti­les los re­cur­sos es­ca­sos, que no po­drán ser apli­ca­dos a lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, como salud, edu­ca­ción y desa­rro­llo in­dus­trial pro­vee­do­r de fuen­tes de tra­ba­jo. Así se con­fi­gu­ra una po­lí­ti­ca ge­no­ci­da, ca­mu­fla­da bajo la ima­gen de lucha con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Al mismo tiem­po, a dichos países se les des­acon­se­ja desa­rro­llar las ener­gías que sí les se­rían úti­les: la nu­clear y la hi­dráu­li­ca.

 

Ve­rano ca­lu­ro­so

Toda la po­bla­ción del cen­tro y norte de nues­tro país es­tu­vo so­por­tan­do, como en Bue­nos Aires, altas tem­pe­ra­tu­ras. A mi juicio, estas temperaturas, su­pe­rio­res a las que los úl­ti­mos ve­ra­nos nos te­nían acos­tum­bra­dos, no res­pon­den to­tal­men­te a lo que se pro­nos­ti­ca en el libro de cien­cia fic­ción ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio!, que se re­fie­re al ha­ci­na­mien­to en ciu­da­des cada vez más gran­des y con mayor can­ti­dad de ha­bi­tan­tes, es decir, al efec­to “isla de calor”. Se en­tien­de que las cre­cien­tes po­bla­cio­nes que se con­cen­tran en urbes cada vez más po­pu­lo­sas, un fe­nó­meno mun­dial, uti­li­zan cada vez más ener­gía y por tanto ge­ne­ran más calor, lo que hace que las ciu­da­des sean año con año más cá­li­das. Pero, si nos ale­já­ra­mos de las gran­des ciu­da­des, las tem­pe­ra­tu­ras se­rían sen­si­ble­men­te me­no­res. No es el caso de lo que ocu­rrió en estos días; el calor era pa­re­jo en las ciu­da­des gran­des y en las pe­que­ñas, y también se lo sufrió en el campo. Pa­re­cie­ran ser los efec­tos del tan men­ta­do “ca­len­ta­mien­to glo­bal” que se ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra in­du­da­ble. Sin em­bar­go, el fe­nó­meno es­tu­vo li­mi­ta­do a la re­gión cen­tro y norte de nues­tro país; en el sur hacía frío. Al mismo tiem­po que en Bue­nos Aires hacía 28 grados centígrados a las 6 de la ma­ña­na, en Us­huaia ha­cía 3 grados bajo cero y ne­va­ba. Tam­bién ne­va­ba en la cor­di­lle­ra pa­ta­gó­ni­ca. El inusual fe­nó­meno cá­li­do se debió, según la ex­pli­ca­ción de una me­teo­ró­lo­ga, a una si­tua­ción que se había re­pe­ti­do por úl­ti­ma vez hace 43 años: la con­jun­ción de la apa­ri­ción de la en­tra­da de vien­to cá­li­do del norte, como ha­bi­tual­men­te ocu­rre, con la poco fre­cuen­te ins­ta­la­ción del an­ti­ci­clón del Atlán­ti­co Sur en la zona cen­tro y norte del país. El an­ti­ci­clón ejer­ce una alta pre­sión que hace au­men­tar aun más la tem­pe­ra­tu­ra, pero lo más im­por­tan­te es que im­pi­de la en­tra­da de aire frío del sur y, al man­te­ner­se esta si­tua­ción du­ran­te lar­gos días, las tem­pe­ra­tu­ras no bajan sino que pue­den se­guir au­men­tan­do, como lo hi­cie­ron.

En el he­mis­fe­rio norte, por otro lado, nevó en el de­sier­to del Saha­ra, nevó en la ciu­dad de El Cairo, nevó en Tel Aviv; en Eu­ro­pa hubo gran­des tor­men­tas de nieve, y en Es­ta­dos Uni­dos ba­ja­ron tanto las tem­pe­ra­tu­ras (hasta 50 gra­dos centígrados bajo cero) que se con­ge­la­ron las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra. La teo­ría del ca­len­ta­mien­to glo­bal habla del aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra media de la Tie­rra. Evi­den­te­men­te, para de­ter­mi­nar si la tem­pe­ra­tu­ra media au­men­ta o dis­mi­nu­ye al­guien de­be­ría hacer un cómpu­to serio y ho­nes­to de las va­ria­cio­nes de las tem­pe­ra­tu­ras en todo mo­men­to en todo el mundo. John Ch­risty, doctor en Cli­ma­to­lo­gía y cien­cias de la at­mós­fe­ra y miem­bro del IPCC que no coin­ci­de con los pro­nós­ti­cos alar­mis­tas de dicho or­ga­nis­mo, se­ña­la algo muy in­tere­san­te: “la tem­pe­ra­tu­ra media de la Tie­rra, tal como ha sido re­gis­tra­da ofi­cial­men­te por el IPCC, ha au­men­ta­do du­ran­te el siglo vein­te 0.7 grados Cel­sius, es decir, menos de un grado. Si con­si­de­ra­mos que la am­pli­tud tér­mi­ca media dia­ria (di­fe­ren­cia entre la tem­pe­ra­tu­ra mí­ni­ma y la má­xi­ma) es de 10 grados Cel­sius, aquel au­men­to de 0.7 grados es tan pe­que­ño que puede de­ber­se a erro­res en la me­di­ción o a ma­ni­pu­la­cio­nes en el re­gis­tro”.

 

La causa prin­ci­pal del cam­bio cli­má­ti­co es la ac­ti­vi­dad solar

Los mí­ti­cos 2 grados centígrados que se al­can­za­rían y provocarían un ca­ta­clis­mo uni­ver­sal, y los 4 grados que se es­pe­ran para el año 2100, son lo pro­nos­ti­ca­do por los mo­de­los ma­te­má­ti­cos que uti­li­za el IPCC. ¿Estos pro­nós­ti­cos son con­fia­bles? Según Rosa Hilda Com­pag­nuc­ci, doctora en Cien­cias me­teo­ro­ló­gi­cas (UBA), in­ves­ti­ga­do­ra del CO­NI­CET y ex miem­bro del IPCC, no lo son. Según ella, estos mo­de­los sub­es­ti­man la ac­ti­vi­dad solar; si la con­si­de­ra­ran en forma co­rrec­ta, los pro­nós­ti­cos se­ña­la­rían que la Tie­rra se está en­frian­do. Lo mismo in­di­can los es­tu­dios de la as­tro­fí­si­ca (UBA) ar­gen­ti­na Sil­via Duhau y el ho­lan­dés Kees de Jager, “Ac­ti­vi­dad solar y cam­bio cli­má­ti­co”. El es­tu­dio rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos del CO­NI­CET y de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur, di­ri­gi­dos por Eduar­do Gómez, del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Ocea­no­gra­fía (IADO), sos­tie­ne que el cam­bio cli­má­ti­co se ha pro­du­ci­do cí­cli­ca­men­te por miles de años y que la causa prin­ci­pal es la ac­ti­vi­dad solar. En coincidencia con esta po­si­ción, el doctor en Geo­lo­gía (UBA) Eduar­do Ma­lag­nino, in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET, se­ña­la que antes que de cam­bio cli­má­ti­co de­bie­ra ha­blar­se de ci­cli­ci­da­des cli­má­ti­cas, ya que a lo largo de la vida geo­ló­gi­ca de la Tierra se han su­ce­di­do en forma cí­cli­ca ca­len­ta­mien­tos y en­fria­mien­tos, di­ri­gi­dos por va­ria­cio­nes en la ac­ti­vi­dad solar.

 

 

 

 

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.