A paso de vencedores

La revolución bolivariana entró en una nueva fase

Osvaldo Calello •

Dos se­ma­nas des­pués de haber aplas­ta­do a la opo­si­ción en el re­fe­rén­dum con­fir­ma­to­rio de su man­da­to el 15 de agos­to de este año, el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Hugo Chá­vez, dio orden de pro­fun­di­zar la apli­ca­ción de la ley de tie­rras de ese país, po­nien­do en prác­ti­ca los me­ca­nis­mos ex­pro­pia­to­rios des­ti­na­dos a erra­di­car los pre­dios im­pro­duc­ti­vos. La ley apro­ba­da en no­viem­bre de 2001 con­tem­pla una es­ca­la de gra­vá­me­nes sobre las tie­rras no ex­plo­ta­das ma­yo­res de 5.000 hec­tá­reas y la ex­pro­pia­ción, en aque­llos casos en que sus pro­pie­ta­rios de­ci­dan man­te­ner­las im­pro­duc­ti­vas. Ade­más, la norma obli­ga al go­bierno a re­cu­pe­rar las tie­rras del Es­ta­do ocu­pa­das ile­gal­men­te, y pro­ce­der a su dis­tri­bu­ción entre los cam­pe­si­nos, pro­mo­vien­do su or­ga­ni­za­ción en coope­ra­ti­vas.

En Ve­ne­zue­la el censo agrí­co­la de 1998 re­ve­ló que el 70% de las tie­rras pro­duc­ti­vas de buena ca­li­dad están en manos del 20% de te­rra­te­nien­tes con más de 500 hec­tá­reas. En cam­bio, ape­nas 6% de esa su­per­fi­cie se dis­tri­bu­ye entre el 75% de los agri­cul­to­res. El censo se­ña­ló, asi­mis­mo, que el 60% de los pro­duc­to­res no tiene nin­gún tí­tu­lo de pro­pie­dad sobre las tie­rras que tra­ba­ja. Esta con­cen­tra­ción de ri­que­za y pa­ra­si­tis­mo so­cial, se re­fle­jan en el si­guien­te hecho. Bajo el an­ti­guo y de­gra­da­do ré­gi­men de so­cial­de­mó­cra­tas y so­cial­cris­tia­nos, el país debió im­por­tar el 70% de los ali­men­tos. Al mismo tiem­po, du­ran­te el go­bierno de Car­los An­drés Pérez, el 80% de los ve­ne­zo­la­nos llegó a estar por de­ba­jo de la línea de la po­bre­za.

En Ve­ne­zue­la el ré­gi­men de te­nen­cia de la tie­rra tiene una im­por­tan­cia ca­pi­tal. Prue­ba de ello es que Su­pre­mo Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, con­tro­la­do por una pu­tre­fac­ta oli­gar­quía ju­di­cial, anuló los ar­tícu­los de la ley que dis­po­nían la ocu­pa­ción pre­ven­ti­va de la tie­rra por los cam­pe­si­nos una vez ini­cia­do un pro­ce­so por usur­pa­ción con­tra fal­sos pro­pie­ta­rios, y la prohi­bi­ción de cual­quier tipo de in­dem­ni­za­ción a quie­nes, ha­bien­do ocu­pa­do ilí­ci­ta­men­te tie­rras del Es­ta­do, hu­bie­ran cons­trui­do o me­jo­ra­do ins­ta­la­cio­nes. La ley había sido de­nun­cia­da por los te­rra­te­nien­tes ve­ne­zo­la­nos como un aten­ta­do a la pro­pie­dad de ins­pi­ra­ción cas­tris­ta, y sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, la pri­me­ra me­di­da que tomó la dic­ta­du­ra pa­tro­nal de Pedro Car­mo­na, sur­gi­da del golpe de Es­ta­do de abril de 2002, fue su anu­la­ción.

Sin em­bar­go la ley no tiene en sí nada de sub­ver­si­va y su nor­ma­ti­va se en­cua­dra per­fec­ta­men­te en las re­la­cio­nes de pro­pie­dad del ré­gi­men ca­pi­ta­lis­ta. Prevé, como en cual­quier país en el que rija el sa­gra­do de­re­cho del ca­pi­tal, in­dem­ni­za­ción para aque­llos te­rra­te­nien­tes re­cal­ci­tran­tes. In­clu­so, a fines agos­to, al ini­ciar una nueva etapa en su apli­ca­ción, Chá­vez hizo un lla­ma­do a los pro­pie­ta­rios con vis­tas a lle­gar a un acuer­do para poner las tie­rras a pro­du­cir.

 Las en­se­ñan­zas de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na

En reali­dad, lo que con­fie­re un nuevo sesgo a la si­tua­ción es la na­tu­ra­le­za pa­ra­si­ta­ria de los gran­des ca­pi­ta­lis­tas y te­rra­te­nien­tes ve­ne­zo­la­nos, re­frac­ta­rios a cual­quier re­for­ma que tien­da a des­pla­zar el eje de la renta por un pa­trón de acu­mu­la­ción fun­da­do en la pro­duc­ción y re­pro­duc­ción de ca­pi­tal pro­duc­ti­vo. La re­fe­ren­cia al cas­tris­mo y en úl­ti­ma ins­tan­cia a la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, es el fan­tas­ma que pre­sio­na sobre el ima­gi­na­rio de las vie­jas cla­ses do­mi­nan­tes que no están dis­pues­tas a ceder nada que afec­te, aun­que sea en parte, su po­si­ción de pri­vi­le­gio. En este sen­ti­do el pe­li­gro exis­te: forma parte de la al­ter­na­ti­va que en­cie­rra la dia­léc­ti­ca del cam­bio so­cial en los paí­ses atra­sa­dos y de­pen­dien­tes, que ini­cian un pro­ce­so de trans­for­ma­ción de sus es­truc­tu­ras so­cia­les. De forma tal, la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na es un buen ejem­plo de la di­ná­mi­ca que ad­quie­re la lucha de cla­ses, en los pro­ce­sos de re­vo­lu­ción na­cio­nal-de­mo­crá­ti­ca que se desa­rro­llan en los paí­ses do­mi­na­dos por el ca­pi­tal im­pe­ria­lis­ta.

En Cuba un grupo re­vo­lu­cio­na­rio en armas avan­zó inin­te­rrum­pi­da­men­te desde la fase ini­cial de una re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca, hasta el pro­gra­ma de la re­vo­lu­ción agra­ria y, desde ahí con­ti­núo su mar­cha apo­yán­do­se en una serie de me­di­das de corte so­cia­li­zan­te que lle­va­ron a la con­fron­ta­ción con las re­la­cio­nes de pro­duc­ción y de pro­pie­dad exis­ten­tes. Para poder afir­mar­se en la lucha con­tra la dic­ta­du­ra, Fidel Cas­tro y sus com­pa­ñe­ros de­bie­ron ga­nar­se el apoyo del cam­pe­si­na­do ra­di­ca­li­zan­do el pro­gra­ma de­mo­crá­ti­co en el sen­ti­do de la re­vo­lu­ción agra­ria. Hasta en­ton­ces las reivin­di­ca­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de la gue­rri­lla ha­bían des­per­ta­do sim­pa­tía y res­pal­do en buena parte de la bur­gue­sía cu­ba­na, harta del des­po­tis­mo y la pu­tre­fac­ción del ré­gi­men de Ful­gen­cio Ba­tis­ta, y tam­bién en el ala li­be­ral de la po­lí­ti­ca, el pe­rio­dis­mo y los ne­go­cios de Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, el en­fren­ta­mien­to con los te­rra­te­nien­tes im­pri­mió un giro de­ci­si­vo a la re­vo­lu­ción, y de ahí en ade­lan­te el pro­gra­ma de los re­vo­lu­cio­na­rios de Sie­rra Maes­tra ad­qui­rió un sesgo mar­ca­da­men­te an­ti­im­pe­ria­lis­ta. En la me­di­da que los in­tere­ses de los due­ños de los la­ti­fun­dios y las gran­des plan­ta­cio­nes es­ta­ban es­tre­cha­men­te en­tre­la­za­dos con los del ca­pi­tal ex­tran­je­ro y éstos con los de la bur­gue­sía co­mer­cial por­tua­ria, las me­di­das de de­mo­cra­ti­za­ción de la es­truc­tu­ra agra­ria lle­va­ron inevi­ta­ble­men­te a un en­fren­ta­mien­to con el blo­que de cla­ses que con­tro­la­ba el poder, y con el sis­te­ma de pro­pie­dad que ga­ran­ti­za­ba le­gal­men­te sus ne­go­cios.

Par­ti­cu­lar­men­te, la reac­ción tar­día pero cer­te­ra del im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, que ad­vir­tió la pro­yec­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na que podía al­can­zar la re­vo­lu­ción, le dio al en­fren­ta­mien­to un ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo. Una fuer­te co­rrien­te de acon­te­ci­mien­tos im­pul­só a los in­sur­gen­tes hacia de­lan­te. Así, el de­mo­cra­tis­mo li­be­ral que cons­ti­tu­yó la ideo­lo­gía ini­cial de la pe­que­ña bur­gue­sía re­vo­lu­cio­na­ria al­za­da en armas con­tra la dic­ta­du­ra, se ra­di­ca­li­zó sobre la mar­cha como ideo­lo­gía an­ti­im­pe­ria­lis­ta y an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, mien­tras que al mismo tiem­po las ta­reas agra­rias, na­cio­na­les y de­mo­crá­ti­cas en­con­tra­ban un curso de tran­si­ción hacia el so­cia­lis­mo.

 La re­vo­lu­ción na­cio­nal-de­mo­crá­ti­ca y el so­cia­lis­mo

De esta forma la ex­pe­rien­cia cu­ba­na con­fir­mó en Amé­ri­ca La­ti­na la teo­ría de la re­vo­lu­ción per­ma­nen­te que León Trotsky había for­mu­la­do por pri­me­ra vez en 1905, a la luz de los acon­te­ci­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios que se su­ce­die­ron ese mismo año en el an­ti­guo im­pe­rio de los zares rusos. En su for­mu­la­ción más ge­ne­ral esta teo­ría sos­tie­ne que las ta­reas de­mo­crá­ti­cas, na­cio­na­les, agra­rias, que de­bie­ran ser di­ri­gi­das por la bur­gue­sía na­cio­nal de los paí­ses atra­sa­dos, ad­quie­ren un nuevo con­te­ni­do im­pul­sa­das por el fren­te único de las gran­des masas obre­ras y cam­pe­si­nas bajo el mando del par­ti­do de los tra­ba­ja­do­res. La au­sen­cia de la bur­gue­sía na­ti­va a la hora en que las con­di­cio­nes de la re­vo­lu­ción bur­gue­sa están ma­du­ras, de­ter­mi­na que el pro­gra­ma na­cio­nal-de­mo­crá­ti­co avan­ce más allá de los lí­mi­tes de las re­la­cio­nes de pro­duc­ción y de pro­pie­dad ca­rac­te­rís­ti­cas de la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta, y abran un pe­río­do de tran­si­ción hacia la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta. A su vez, es la inexis­ten­cia de una se­pa­ra­ción por eta­pas entre una y otra re­vo­lu­ción, lo que le con­fie­re al pro­ce­so de ra­di­ca­li­za­ción un ca­rác­ter per­ma­nen­te. En los paí­ses de la pe­ri­fe­ria ca­pi­ta­lis­ta en los cua­les con­vi­ven el atra­so del mundo agra­rio con focos de ci­vi­li­za­ción ur­ba­na crea­dos por el im­pe­ria­lis­mo, la his­to­ria suele desen­vol­ver­se com­bi­nan­do dis­tin­tos mo­men­tos, pro­duc­to de lo cual los tra­ba­ja­do­res y las gran­des masas po­pu­la­res que los apo­yan pue­den lle­gar antes a tomar el poder que en los paí­ses ade­lan­ta­dos, pero de­be­rán re­co­rrer un ca­mino más largo para al­can­zar el so­cia­lis­mo.

En Cuba la pe­que­ña bur­gue­sía re­vo­lu­cio­na­ria, or­ga­ni­za­da en la gue­rri­lla, ocupó el lugar de un par­ti­do obre­ro inexis­ten­te, y para poder do­ble­gar la re­sis­ten­cia de las vie­jas cla­ses do­mi­nan­tes y la pre­sión as­fi­xian­te de im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­ca­nos, debió fijar ob­je­ti­vos so­cia­lis­tas a la lucha an­ti­im­pe­ria­lis­ta. La ten­den­cia a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la re­vo­lu­ción con­te­ni­da en el nú­cleo de la teo­ría de 1905, en este caso el de­sen­vol­vi­mien­to la­ti­noa­me­ri­cano de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, fue trá­gi­ca­men­te sus­ti­tui­da por la re­la­ción con la bu­ro­cra­cia so­vié­ti­ca y por una con­cep­ción erró­nea de su papel en el te­rreno in­ter­na­cio­nal de parte de la di­rec­ción cas­tris­ta. Sin em­bar­go, al igual que en la re­vo­lu­ción cam­pe­si­na di­ri­gi­da por el par­ti­do co­mu­nis­ta de Mao Tse-tung, el nuevo poder re­vo­lu­cio­na­rio sólo pudo con­so­li­dar­se su­peran­do el con­te­ni­do bur­gués de las ta­reas ori­gi­na­les, me­dian­te la apli­ca­ción de me­di­das de na­cio­na­li­za­ción de los prin­ci­pa­les me­dios de pro­duc­ción y de cam­bio y el re­par­to de la tie­rra.

 Una nueva etapa

En Ve­ne­zue­la la lucha de cla­ses, in­ten­si­fi­ca­da tras el golpe de Es­ta­do de abril del 2002 y de la huel­ga pe­tro­le­ra de fines de ese año, ha im­pre­so un sesgo par­ti­cu­lar al pro­ce­so bo­li­va­riano.

El 16 de mayo de este año, tras la de­ten­ción de 102 pa­ra­mi­li­ta­res co­lom­bia­nos in­gre­sa­dos al país para tomar parte de un nuevo golpe de Es­ta­do, Chá­vez anun­ció en Ca­ra­cas, ante una ma­ni­fes­ta­ción de un mi­llón de se­gui­do­res, el inicio de una nueva fase de la re­vo­lu­ción: “Lo ra­ti­fi­co aquí: La Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na des­pués de cinco años y tres meses de go­bierno, des­pués de haber pa­sa­do por va­rias eta­pas, ha en­tra­do en la etapa an­ti­im­pe­ria­lis­ta. Esta es una re­vo­lu­ción an­ti­im­pe­ria­lis­ta y eso la llena de un con­te­ni­do es­pe­cial que nos obli­ga al pen­sa­mien­to claro y a la ac­ción no sólo en Ve­ne­zue­la sino en el mundo en­te­ro”. Sos­tu­vo ade­más que “está dada la orden de ope­ra­cio­nes. Que co­mien­ce pues desde hoy mismo la or­ga­ni­za­ción po­pu­lar y mi­li­tar para la re­sis­ten­cia, para la de­fen­sa del país, por­que esta re­vo­lu­ción se­gui­rá avan­zan­do a paso de ven­ce­do­res”. Asi­mis­mo for­mu­ló un lla­ma­do a “la unión del pue­blo con las Fuer­zas Ar­ma­das”, a tra­vés de la con­vo­ca­to­ria a filas de los re­ser­vis­tas y la pre­pa­ra­ción de hom­bres y mu­je­res dis­pues­tos a or­ga­ni­zar­se para re­ci­bir ins­truc­ción. El plan­teo in­clu­yó un pe­di­do a los jefes mi­li­ta­res para que se­pa­ren de las Fuer­zas Ar­ma­das a “los quin­ta co­lum­na de trai­do­res”. Días antes, seis altos ofi­cia­les com­plo­ta­dos para par­ti­ci­par en la toma de la base aérea La Car­lo­ta y bom­bar­dear el Pa­la­cio Mi­ra­flo­res, ha­bían sido de­te­ni­dos.

Para avan­zar en el pro­gra­ma de la re­for­ma agra­ria y la po­lí­ti­ca an­ti­im­pe­ria­lis­ta, Chá­vez se apoya fun­da­men­tal­men­te en los tra­ba­ja­do­res y en las gran­des masas po­pu­la­res, ex­clui­das tra­di­cio­nal­men­te de la po­lí­ti­ca y de la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na, y en la ofi­cia­li­dad y sub­ofi­cia­li­dad pa­trió­ti­ca de las Fuer­zas Ar­ma­das. El papel cen­tra­li­za­dor que tien­de a desem­pe­ñar el Es­ta­do, a pesar del iner­cia del an­ti­guo apa­ra­to con­tro­la­do par­cial­men­te en las se­gun­das filas por fun­cio­na­rios del viejo ré­gi­men, y la des­com­po­si­ción de los vie­jos par­ti­dos po­lí­ti­cos, le con­fie­re a la je­fa­tu­ra po­pu­lar un ca­rác­ter bo­na­par­tis­ta, con re­la­ti­va au­to­no­mía res­pec­to de las cla­ses so­cia­les. Esta par­ti­cu­la­ri­dad trans­for­ma la ex­pe­rien­cia bo­li­va­ria­na en un pro­ce­so abier­to, en cuyo curso el pro­gra­ma de re­for­mas des­ti­na­das a erra­di­car de la so­cie­dad las for­mas más bru­ta­les de in­jus­ti­cia y ex­plo­ta­ción, ne­ce­si­ta, ante la tenaz re­sis­ten­cia de los an­ti­guos due­ños del poder, ra­di­ca­li­zar­se cons­tan­te­men­te. Chá­vez está exi­gi­do, si quie­re ser fiel a su pro­gra­ma re­for­mis­ta, a con­vo­car a las gran­des masas po­pu­la­res a tomar en sus manos la ini­cia­ti­va de las ta­reas an­ti­im­pe­ria­lis­tas y de de­fen­sa de la re­vo­lu­ción. Por­que en de­fi­ni­ti­va, es la pro­fun­di­za­ción so­cial del pro­ce­so abier­to, apli­can­do hasta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias el pro­gra­ma na­cio­nal-de­mo­crá­ti­co con sus im­pli­can­cias so­cia­li­zan­tes, la al­ter­na­ti­va de hie­rro que tiene el pue­blo bo­li­va­riano de avan­zar a paso de ven­ce­do­res y con­so­li­dar las po­si­cio­nes con­quis­ta­das.

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.